Donde Sánchez e Iglesias pueden demostrar que son poderosos

En estos simples siete asuntos pueden demostrar, en efecto, que se trata de un Gobierno que merece ser respetado. Pónganse de verdad a trabajar y a estudiar de una maldita vez

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

Lejos de los requiebros trufados de letra pequeña en los casi dos meses que el Gobierno "radicalmente de izquierdas" (Sánchez 'dixit') nos regala a diario —contradicciones, palabras hueras, ejercicios autoritarios, destrozo de la legalidad, propaganda vacua, brindis con pólvora del rey— hay asuntos en los que realmente podrían demostrar que son tan buenos y poderosos como se estiman.

Voy a darles algunos:

1. Enfrentarse a Trump en el asunto de los aranceles para los productos españoles, entre ellos, los agroalimentarios. Que un liberal no puede poner puertas al campo en el comercio. Decirle al rubicundo señor de la Casa Blanca, además, que España no está para gastar más dinero en Defensa. Que se ponga como quiera, pero que España no vetará la tecnología 5-G de Huawei.

¿Hay redaños?

2. Enfrentarse a los dirigentes de la Unión Europea para que los agricultores españoles no pierdan el 38% de sus rentas.

¿Hay redaños?

3. Negociar con los mandamases del consorcio Airbus, del que España es accionista, para que no despidan a más de mil trabajadores que prestan servicio en sus factorías de Getafe y Sevilla.

¿Hay valor?

4. Negociar con el Reino Unido un status distinto para Gibraltar —la única colonia en el corazón de Europa— aprovechando la ocasión que se presenta con el Brexit.

Decirle a Torra y Junqueras que España es un Estado reconocido y que es la garantía para los derechos de los más débiles

¿Hay valor?

5. Decirle al rey de Marruecos y a las autoridades de Argelia que las aguas territoriales nacionales son inviolables y que el reino no está dispuesto a que las aguas canarias estén en almoneda.

¿Hay capacidad?

6. Decirle por corto y por derecho al sátrapa caribeño que deje de hacer chacota con las cosas de un país democrático, que aunque no lo parezca, esto no se parece en nada a Venezuela.

¿Hay capacidad?

7. Decirle al señor Torra y al señor Junqueras, que España es un Estado reconocido —últimamente escasamente respetado internacionalmente—, y que lejos de ser una antigualla es la garantía para los derechos de los más débiles.

¿A que no?

En estos simples siete asuntos pueden demostrar, en efecto, que se trata de un Gobierno que merece ser respetado.

Pónganse de verdad a trabajar y a estudiar de una maldita vez. Y dejen sus peroratas tan estultas como infantiles que solo aplauden sus miles de deudos que abrevan a costa del contribuyente.

Si lo consiguen, me quitaré el sombrero.

Rendirse es mucho más cómodo que luchar. Y para lo primero siempre hay excusas.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios