'Notable' no, 'cum laude'... en trolas

Pedro Sánchez ha engañado cual excelso gestor de zoco persa a la determinada Arrimadas, pero no solo. Antes había dejado al pairo a su vicepresidenta económica, Nadia Calviño

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

El espectáculo gubernamental con la España sanchista, reconvertida en grandioso paisaje lunar, resulta enternecedor, inconmensurable, amasado por manos certeras, moderadas, sabias y limpias, que solo buscan dar pan a los hambrientos, trabajo a los parias, cobijo a los desheredados, consuelo a los afligidos, libertad a los confinados.

Hete aquí, que el más inabarcable estadista que reholló estos lares, se afanaba en poner calificación así mismo cuando la mayor parte de sus pares relataba sus fiascos, agujeros en la gestión del covid-19, maneras 'erdoganianas' (turcas) y 'orbanianas' (húngaras)... "Al menos, merezco un notable...". Lo dijo en el más puro 'Sánchez style', orondo, gustándose, relamiendo su poder y no me beso porque no me llego. ¿Con 40.000 muertos? ¿Con 52.000 sanitarios 'trincados' por el virus? ¿Con millones de euros dilapidados en compras 'fake'?

La gestión sanchista del covid-19 habrá que historiar (la) en lo que se merece, pasado el tiempo, con perspectiva y, sobre todo, cuando se conozcan todos los hechos (si se conocen), todas las circunstancias (si llegamos), todos los porqués del tarde, mal y con nocturnidad.

Lo relevante, incluso, no fue el pasado miércoles, que Sánchez obtuviera aval parlamentario para la quinta prórroga del estado de alarma. No. Lo relevante es que mientras engatusaba a Inés Arrimadas y la colocaba en la picota del hazmerreír, había ordenado aceptar las condiciones de EHBildu (reforma laboral) a cambio de la abstención de los herederos de ETA. Por cierto, que la señora Aizpurua, firmante junto a Lastra y Echenique, fue condenada en su día en firme por apología del terrorismo.

¡Ahí estaba mi presidente! Con su galanura y limpieza. Engañó, cual excelso gestor de zoco persa, a la determinada Arrimadas, pero no solo. Antes había dejado al pairo a su vicepresidenta económica, Calviño, al superministro Ábalos y al resto del gabinete. ¡Con un par! ¡Ahí estaba el jefe de Gobierno de la cuarta potencia de Europa! A Merkel, Macron, Kurz, Rutte, Costa, Conte, los sindicatos (a estos les da igual con tal de que pague), los empresarios (se lo tienen merecido) y hasta al guardia civil que vigila la entrada de Moncloa.

También engañó al PNV, es lo que tiene intentar comprar a Sánchez una burra ciega como si se tratara de un caballo cuatralbo, y unas horas después dejaba en la estacada a la propia Lastra (a la que culpan de no haber leído el comunicado conjunto, ¡qué cosas pide!), a Iglesias y a un enfurecido etarra (ex) un tal Otegui recordando, papel en mano, la vieja máxima latina 'pacta sunt servanda'.

¡Un fenómeno Sánchez! Un 'crack' que los españoles malvados quieren mandar a galeras. Todos los ataques que recibe no son otra cosa que envidia cochina y desagradecimiento. ¿Acaso les ciega el rencor y el ultraderechismo para no ver que figuras como las de Roosvelt, Kennedy, De Gaspari, Schumann, De Gaulle, Adenauer, Churchill, Willy Brant, Olof Palme o Felipe González palidecen ante el esplendor inmarcesible del empleador de Redondo? ¡Qué mala baba! ¡Pretender desprenderse del que ha salvado a 300.000 españoles de la parca!

Un tipo que, sin desmelenarse, pide humildemente un 'notable' a su gestión, y le critican cuando lo que realmente se merece es un 'cum laude' tan grande como todas las trolas que en los dos años que lleva de presidente —incluso antes, mucho antes— le han permitido engañar a todos durante todo el tiempo. Y, ¿sus enemigos le regatean el calificativo de 'genio'? ¡Españoles, besad por donde pisa!

Sinceramente, amigos, no he encontrado otro camino, ni mejor, para encarar al personaje que tomarlo a chacota.

P.D. Estíbaliz Garmendia, viuda de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA en 2003, dijo un día a Patxi López: "Haréis y diréis cosas que nos helarán la sangre...".
Pagazaurtundua fue, como toda su familia, militante del PSE/PSOE. Más otros siete dirigentes caídos bajos las balas etarras.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios