¿Para qué sirve un parlamento escupidero de mentiras?

El muro de las lamentaciones de Sánchez es, obligatoriamente, el Congreso. ¿Se puede hacer política de esta guisa? No conozco ni un solo caso similar en el mundo libre

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Un columnista relevante de este mismo papel digital cree que Sánchez se ha hecho más fuerte a costa del Rey e Iglesias. Debe referir su fortaleza a los más de 50.000 muertos por el covid-19, los siete millones de parados (ERTE incluidos) y los que aterricen, 300.000 pequeñas y medianas empresas en el panteón, nacionalistas e independentistas tomándole a pitorreo, sus colegas europeos que no le quitan ojo y piden lupas para ver cómo y de qué manera le sueltan la pasta, un Estado en bancarrota, etc. ¡Viva la fortaleza de Sánchez!

Desde Alexis de Tocqueville a Maurice Duverger la fortaleza de un gobernante no se mide por la cantidad de triquiñuelas, mentiras, falsedades y manipulaciones que un sujeto investido pueda perpetrar en todos los momentos como es el caso. Porque, al final, todo poder es efímero y mucho más el de Sánchez. ¿Que ha conseguido que el rey Felipe haga las maletas a su padre? ¡Pues vaya! ¿Que dice que consiguió 140.000 millones de Europa por su jeta bonita? ¡Vamos a verlo!

Se puede mentir en todo y la cosa se olvida 'ipso facto'. Desde Sánchez a Ábalos, pasando por Marlaska, Montero, Iglesias y hasta Duque

El muro de las lamentaciones de Sánchez es, obligatoriamente, el Congreso de los Diputados. El Diario de Sesiones recoge tal cantidad de mentiras unas abiertas, otras solapadas, que en cualquier país del mundo libre le hubieran conducido a un 'impeachment' directo. ¡Aquí no pasa nada! De ello se asombran la inmensa mayoría de colegas europeos y anglosajones que siguen el devenir de la descuartizada y reseca España. Se puede mentir en todo y sobre todo y la cosa se olvida 'ipso facto'. Desde Sánchez a Ábalos, pasando por Marlaska, Montero, Iglesias y hasta el ministro astronauta. ¡Y no pasa nada! Todos en sus poltronas coreados y protegidos por una brunete mediática y entusiasta y felpudiana, con una potencia de fuego desconocida desde la restauración democrática que dispara con pólvora del contribuyente.

¿Se puede hacer política de esta guisa? No conozco ni un solo caso similar en el mundo libre.

¿Alguien se imagina en Francia, Alemania, USA, Reino Unido, Austria, Holanda,… diciendo su jefe de gobierno en el Parlamento que está asesorado en un comité de expertos, que toma sus decisiones que afectan a la vida y la muerte de compatriotas sobre las recomendaciones que recibe de estos expertos y que, levantado el estado de alarma, diga que ese comité nunca existió?

¡Acojonante, oiga! ¡Y no pasa nada!

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios