Irrelevancia Sánchez ante Biden
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Irrelevancia Sánchez ante Biden

La prueba más fehaciente de todo ello es que el "amigo americano" pasa olímpicamente de su primer Ejecutivo y se telefonea con el rey Felipe, con el que mantiene una vieja relación

placeholder Foto: El presidente de EEUU, Joe Biden. (Reuters)
El presidente de EEUU, Joe Biden. (Reuters)

El responsable de Asuntos Internacionales incrustado en el Gabinete de la Presidencia llevó al error al primer ministro. El palacio de Santa Cruz, sede del ministerio de AAEE, no existe para Moncloa. Quizá por ello cooptaron a una titular líquida, a la que más allá de las cuestiones del comercio, la política internacional le suena como a Mao Ze tung le arrebataban los derechos humanos.

Al presidente Sánchez, sus bien pagados escribientes y allegados monclovitas, le hicieron creer que tras el derribo de Donald Trumpp, el hilo directo con la Casa Blanca era cuestión de vinitos y cantar. Craso error. Una cosa es que en la Oficina Ejecutiva donde sustancia el poder de la que todavía es primera potencia mundial y el líder del mundo libre se celebre el cambio de rumbo en los Estados Unidos y otra bien distinta que su actual inquilino no sepa que en España hay un Gobierno socialcomunista, que la antigua sede de sus bases es hoy un país en bancarrota y sin peso europeo.

Cree, ingenua y estultamente, que sus procederes salen gratis en el escenario internacional. No aprendió nada del "error Zapatero"

La prueba más fehaciente de todo ello es que el “amigo americano” pasa olímpicamente de su primer Ejecutivo y se telefonea con el rey Felipe con el que mantiene una vieja relación de “conocimiento mutuo y amistad”.

Todo el vasto andamiaje diplomático español anda volcado en conseguir que el presidente demócrata haga una llamadita a Moncloa, incluso a coste revertido, para que Sánchez pueda presumir de la misma. Cree, ingenua y estultamente, que sus procederes salen gratis en el escenario internacional. No aprendió nada del “error Zapatero” cuando aquel feo memorable a la bandera norteamericana cuando desfila por el madrileño Paseo de la Castellana. El problema de estos sujetos es que terminan por despreciar cuanto ignoran.

Sánchez con su proceder viene obligado a ser él mismo. Representa a una gran nación, la más antigua constituida como tal en Estado del mundo, pero a partir de ahí nadie puede ignorar en el mundo libre lo que es hoy y lo que representa en sí mismo.

Una anécdota, en ocasiones anticonstitucional, que se aleja cada vez más del mundo que surgió tras el derrumbe del Muro de Berlín. Y ese muro no fue derribado precisamente por los bombardeos de los cazas de la OTAN, ni los acorazados de la Alianza Atlántica. Cayó estrepitosamente por los brazos encorajinados de ciudadanos oprimidos que aspiraban a ser libres.

¡Y lo fueron…!

Palacio Internacional Moncloa OTAN Rey Felipe VI