La última genialidad 'ivanesca'
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

La última genialidad 'ivanesca'

Redondo ha conseguido llevar al imaginario colectivo que Sánchez es tan poderoso que hasta los grandes coaligados se rinden a sus encantos

placeholder Foto: Pedro Sánchez e Iván Redondo. (EFE)
Pedro Sánchez e Iván Redondo. (EFE)

Cierto es que el "paseíllo" solo ha servido para agitar el braserillo a modo de chacota nacional e internacional. Otro hecho relevante comprobado: su estrategia de acoso y derribo se estrelló estrepitosamente ante el murallón Ayuso. Sus filtraciones a determinados periodistas amigos acerca de su ascenso a ministro en el próximo gobierno han provocado profundo malestar en el complejo monclovita entre aquellos ministros y vicepresidenta a la que intenta liquidar.

Cierto y mucho más. Pero no encarguen todavía sus funerales ni paguen por adelantado su cronológica. Lo escribo porque conozco al personaje. Cuando se percató de que ni había entrevista con Joe Biden (ni nunca hubo posibilidad alguna de que la hubiera, ni siquiera pagando al 'lobby' próximo a Harris la morterada de 6,3 millones de dólares que ha sido publicado por un periodista certero y meticuloso) y que el cliente había actuado fuera de guion, Iván Redondo decidió jugarse todo el circulante a la celebración de la próxima cumbre OTAN en Madrid.

Cuando se percató de que no había entrevista con Joe Biden, Redondo decidió jugarse todo a la celebración de la cumbre OTAN en Madrid

Con todo el descaro del mundo consiguió vender a la clase periodística que la Organización del Atlántico Norte tenía un detalle con su jefe Sánchez a los efectos de celebrar su próxima cumbre en Madrid. ¿Acaso la mayor parte de esa clase desconocía que el pleno de la OTAN ya fue ofrecida al gobierno Rajoy para festejar los 40 años de España en el mecanismo defensivo más importante de Occidente? Es más, ese evento en la capital se debió celebrar en el año 2019 y no se pudo llevar a cabo por la enorme inestabilidad política que envolvía al gobierno socialista en esas fechas.

Sea como fuere, Redondo ha conseguido llevar al imaginario colectivo que Sánchez es tan poderoso que hasta los grandes coaligados se rinden a sus encantos. Esto fue así hasta que el jefe de la oposición unas horas más tarde le reprochó que se colgara con obscenidad esa medalla. Oiga, lo que usted quiera, pero la medalla está colgada. Solo fue necesario ver o leer los 'headlines' de los distintos canales de RTVE o leer los titulares de alguna prensa nacional. El "mérito" ya está quemado, pero su perpetrador continúa ahí, cobrando o sí de los "Papeles de Bárcenas".

Ahora a perpetrar el nuevo 'show'. La vacunación contra el covid de don Pedro Sánchez. Seguramente le hará esperar unos minutos en la cola, rodeado de algunos ciudadanos del común, y cuando las cámaras hayan sido desalojadas entrará por la puerta de atrás.

Foto: El director del Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo. (EFE)

Como la oposición está a por uvas, que yo sepa no se ha registrado en los registros de las Cámaras una pregunta para que explique si es verdad o no que mandó transferir el dinero más arriba reseñado.

Tiene también la ventaja de que ninguno de los sesudos y aviesos reporteros a los que agasaja de distintas formas y pequeñas mamandurrias —según la categoría y la influencia— le preguntan cómo es posible que mientras el presidente del Gobierno bate palmas por organizar la cumbre de la OTAN, uno de sus ministros, Alberto Garzón, afirme de su puño y letra que dicha coalición es "una organización terrorista legal".

¿Extraña, por tanto, que se le perciba como un príncipe de las tinieblas? Anda, qué fuera si el Gobierno diera una a izquierdas…

Cuando les deje el poder, solo entonces, podremos conocer la profundidad de una perversión de poder dentro de la que todavía es la cuarta potencia de la Unión Europea.

Joe Biden OTAN Iván Redondo Internacional Unión Europea Pedro Sánchez
El redactor recomienda