Los dueños de nuestro mundo

El mundo en el que hoy vivimos es su propia creación. Las dudas surgen cuando tratamos de vislumbrar el mundo que viene, porque también será obra suya

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Al cierre de su pasado ejercicio contable, Apple disponía de una liquidez (en términos contables americanos 'cash, cash equivalent and marketable securities') de 237.100 millones de dólares. Al cierre del mercado el pasado viernes, la capitalización bursátil —el valor— de todos los bancos del Ibex 35 era de 135.753 millones de euros. Si quisiera, Apple podría comprar sin inmutarse, de una tacada, el Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Bankinter y Sabadell.

Esta abundancia de liquidez es común a todas las grandes tecnológicas. Microsoft disponía, a 31 de diciembre pasado, de 133.768 millones, Alphabet (Google) 109.140, Amazon 41.250 y Facebook 41.114. Estas cuatro empresas más Apple acumulan fondos disponibles por un importe superior a los 560.000 millones de dólares. Es un proceso continuo y creciente, pese a que, en algunos casos, estas empresas han establecido generosos programas de recompra de acciones propias.

Este proceso de acumulación de caja tiene su origen en el disfrute de posiciones monopolísticas en sus diferentes segmentos de actividad. Son posiciones que estas empresas han alcanzado gracias a sus desarrollos tecnológicos, que les han permitido desarrollar nuevos negocios o nuevas formas de abordar negocios tradicionales. Un indicador aproximado de su poder monopolístico es el porcentaje que su margen bruto (ingresos por ventas menos el coste de los productos vendidos) representa sobre sus ingresos por ventas. La competencia, por definición, tiende a reducir el margen bruto, al propiciar rebajas de precios que deben permitir hacer frente a los esfuerzos comerciales de los competidores:

EMPRESAVENTASMARGEN BRUTO%
Apple265,6101,838,3
Alphabet (*)136,877,356,5
Microsoft110,472,065,2
Amazon232,993,740,2
Facebook55,846,583,3

Cifras en miles de millones de dólares. Fuente: formularios 10-K presentados a la SEC. (*) Google

Si queremos comparar, el margen bruto de Volkswagen, líder mundial en la industria automovilística, se situó en el 19,6% y el de Walmart, líder mundial en distribución comercial, en el 24,5%.

Estas cinco empresas tratan de reforzar su posición de dominio a través de dos palancas: una masiva inversión en I+D y la adquisición de potenciales competidores. Si dejamos aparte Amazon, cuya inversión tecnológica está más enfocada en el soporte de su inmensa red logística, las otras cuatro empresas invierten al año más de 60.000 millones de dólares en investigación y desarrollo de nuevos productos y aplicaciones. En España, la cifra de gasto en I+D ascendió en 2017 a los 14.052 millones de euros. De esta cifra, un 54,9% se correspondió con la inversión de las empresas. Es decir, la inversión en I+D de todas las empresas españolas de todos los sectores de actividad apenas alcanza un 15% de lo dedicado a innovación por estas cuatro empresas.

La otra palanca de poder, relacionada con la disponibilidad de caja, de estas grandes empresas tecnológicas es la compra de potenciales competidores: WhatsApp e Instagram fueron en su momento adquiridas por Facebook. Una conversación con un taxista en cualquiera de nuestras ciudades te puede descubrir que para guiarse por su ciudad utiliza Waze, que considera superior a Google Maps. El detalle es que Google adquirió Waze en 2013.

La realidad es que nuestra vida gira en torno a estas empresas. Nuestras relaciones familiares se asientan en un chat de WhatsApp y las redes sociales nos permiten mantener contacto con amigos y conocidos. Gracias a sistemas operativos propiedad de Google y Apple, teléfonos convertidos en ordenadores manejables y portátiles nos permiten comunicarnos de palabra, con o sin imágenes, con cualquier parte del mundo, nos mantenemos informados, de lo que nos interesa y de lo que no, en todo tiempo y lugar a través de fuentes diversas. Gracias a estas empresas escuchamos música, vemos vídeos, series y películas y pagamos en todo tipo de establecimientos. Podemos comprar prácticamente todo lo que queramos y recibirlo a domicilio y nuestra vida profesional es más llevadera, gracias al paquete de ' software' que nos ofrecen.

Son los dueños de nuestro mundo, sobre todo porque el mundo en el que hoy vivimos es su propia creación. Las dudas surgen cuando tratamos de vislumbrar el mundo que viene, porque también será obra suya. La liquidez que atesoran no solo servirá para absorber competidores sino para convertirse en actores primordiales de nuevos sectores de actividad. Apple ha lanzado Apple News, Apple TV o Apple Pay. Agregar contenidos de distintas procedencias o facilitar transacciones comerciales pueden ser los primeros pasos para consolidarse en producciones exclusivas de información o entretenimiento o para adentrarse en la intermediación financiera.

Facebook y otras 27 empresas, entre las que se cuentan Visa, Mastercard, PayPal, Vodafone, Uber o Spotify, han creado Libra Association, con sede en Suiza, con el objetivo de crear una nueva criptomoneda, denominada libra, útil para transacciones en la red. Pero en esencia, la idea es crear un banco, con una moneda propia, donde las cuentas corrientes no se retribuyen (nada nuevo bajo el sol) ni se cobran comisiones por ninguna transferencia (esto sí es nuevo). Se entregan dólares o euros, se reciben libras y se puede operar sin coste. El negocio reside en los rendimientos que el consorcio obtiene de los dólares o euros depositados. Para garantizar la estabilidad de la cotización de la libra, se recurre a la vieja idea de los activos de respaldo. Las autoridades regulatorias tienen aún mucho que decir, pero la idea, de ejecutarse, es disruptiva. Una nueva moneda y un nuevo emisor con potencial acceso a 2.000 millones de personas —usuarios en el mundo de Facebook, WhatsApp e Instagram— con vocación de vivir al margen de las autoridades monetarias internacionales.

En 2018, el 58% de las ventas de Amazon fue efectuado por terceros —pequeñas y medianas empresas—, que vendieron a través de su plataforma por un importe de 160.000 millones de dólares. El intermediario global es una realidad cercana. Los esfuerzos de Google en el ámbito de la conducción autónoma de vehículos acabarán dando resultados.

Nos están cambiando el mundo. Tienen capacidad técnica y económica para ello y, sobre todo, saben hacerlo, porque ya lo han hecho. Para bien o para mal, ellos serán los dueños del mundo que diseñen para nosotros.

Por si acaso
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios