Los multimillonarios le dicen a la clase media cómo debe vivir

Distraídos con batallas políticas menores, como el pin parental, las grandes tensiones políticas pasan desapercibidas. La transición climática y el SMI son dos buenos ejemplos

Foto: Reunión anual del Foro Económico Mundial en la localidad suiza de Davos. (Reuters)
Reunión anual del Foro Económico Mundial en la localidad suiza de Davos. (Reuters)
Adelantado en

Si José Antonio Zarzalejos tiene razón, y los acontecimientos indican que es muy probable que así sea, contaremos con Presupuestos para finales de verano, y Sánchez tendrá mucho ganado para que su legislatura dure.

Ya que las mayorías absolutas son infrecuentes en los últimos tiempos, es la habilidad para aglutinar fuerzas diversas en torno a una opción política lo que conduce al poder. Si Macron gobierna en Francia, es porque logró aunar a los votantes convencidos de su opción y, lo que fue más importante, a los que rechazaban a Marine Le Pen. Si Rajoy salió de la Moncloa, es porque los descontentos, a pesar de tener visiones diferentes, se pusieron de acuerdo en la moción de censura, y si Sánchez ha sido investido presidente, no fue por su proyecto sino porque se le consideraba mejor que la otra opción. En un entorno políticamente fragmentado, el poder se gana y se conserva por la capacidad de vinculación.

Gana el PSOE

En este escenario, los problemas judiciales, las piedras en el camino, las declaraciones altisonantes, los superlativos y la insistencia en la maldad del presidente y de sus socios rojos no hacen más que reforzar al Gobierno, porque vuelve todavía más complicado que la oposición pueda generar alianzas políticas y sociales que permitan su regreso al poder.

Además, los ataques tampoco responden a la realidad económica, por más retórica que se quiera poner en juego: Davos ha demostrado que el ámbito financiero no está preocupado en absoluto por España, que hay confianza en Sánchez, como la tiene Bruselas, y el presidente ha prometido que seguirá la senda que le sea marcada para cumplir con las exigencias internacionales.

Cuando el PSOE tome medidas, aflorarán contradicciones y su motor será un sentimiento claramente ligado a la clase social

Eso no significa que no existan corrientes de fondo políticas que puedan trastocar sus planes. Los problemas para Sánchez van a llegar, lo que está por ver es quién los aprovechará. El PSOE va a iniciar un periodo de actividad sustancial, ya que España lleva tiempo parada por la ausencia de Gobierno y hay presión para que se realicen reformas.

El sentimiento de fondo

Cuando las diferentes medidas se desarrollen, aflorarán contradicciones que tendrán un precio político y su motor será un sentimiento claramente ligado a la posición social. En general, suelen considerarse como decisivos los factores ligados a la ideología, al territorio o a la edad, por lo que las clases han quedado relegadas a un segundo plano como fenómeno explicativo, pero las tensiones entre ellas serán cruciales, también en su vertiente cultural.

El punto de partida es la responsabilización individual de los problemas estructurales, es decir, la culpabilización de la gente común

Para entender bien este sentimiento, así como sus derivas políticas, ha de constatarse primero cómo funciona. Su punto de partida es la responsabilización individual de los problemas estructurales o, dicho de otro modo, la culpabilización de la gente común. Esto fue típico del mundo neoliberal: en una economía que tendía a la deslocalización y a la externalización, así como a la fragilización laboral, se subrayaba regularmente que si a la gente le iba mal, era por su nulo deseo de adaptación, por la pobre capacidad de sacrificio y por una abulia adquirida tras décadas en que los problemas los arreglaba el Estado. Por eso no había trabajo o se pagaba menos: eran personas que no producían valor. La tesis se ha repetido en muchas ocasiones, también con la crisis, cuando tras las arriesgadas y absurdas apuestas del ámbito financiero se responsabilizó de la recesión a los temerarios que habían comprado a plazos grandes teles de plasma.

El ejemplo climático

En los últimos años, este marco mental se volvió frecuente también en el entorno progresista. Un ejemplo muy significativo es el del cambio climático: tras años y años subrayando los peligros a los que nos aboca, se concluyó que los causantes últimos son esas personas que comen carne, tienen un coche diésel, no reciclan, viajan en vuelos baratos y no aíslan bien sus viviendas.

Lógicamente, esas son también las personas que más deben pagar para costear la transición ecológica. Es un asunto moral, ya que si se niegan a cambiar sus hábitos, deberán sufrir una mayor carga: si no quieren ser responsables por las buenas, lo serán por las malas.

Los multimillonarios exhortan a la clase media a que sea más responsable, cambie sus hábitos obsoletos y pague la factura

Qué quiere decir esto en realidad lo explica Mariana Mazzucato en su conclusión sobre Davos: una reunión de “multimillonarios que dicen a los millonarios cómo debe vivir la clase media”. En otras palabras, la gente que hace dinero con las industrias contaminantes, pero también con las renovables, y que pronuncia discursos rimbombantes sobre el cambio climático al mismo tiempo que viaja en 'jets' privados, exhorta a las clases medias y las populares de Occidente a que cambien de hábitos, sean más responsables y pongan el dinero para pagar la factura.

En esa tesitura, las clases medias y medias altas urbanas recogen el mensaje y apuestan por una vida más ecológica, moderna y sostenible, ya que tienen los recursos para ello, y tildan a quienes se resisten, en general clases medias bajas y clases populares, de obsoletos, atrasados y reaccionarios. Convierten así un problema estructural en un discurso moral, lo que permite que el reparto del poder y de los recursos siga fluyendo hacia arriba.

La clase media insolidaria

Un segundo ejemplo aparece con la subida del salario mínimo interprofesional, que ha encontrado gran resistencia entre las pymes. En un escenario en el que la pequeña empresa tiene dificultades de subsistencia, el aumento de los salarios y de las cotizaciones es percibido como una piedra más en su camino, máxime cuando la acción política, en lugar de ampliar las posibilidades de mercado de estas empresas, las reduce.

Si la transición climática produce el enfrentamiento de las clases medias con las populares, con el SMI sucede a la inversa

El final de todo esto lo señala Rufián, que afirmaba este jueves en Twitter que “quienes dicen que cobrar un SMI de 950 euros es excesivo son quienes dicen que cobrar uno de 6.000 euros es clase media”. Es significativo que critique por insolidarios a quienes ganan 6.000 euros al mes mientras que apoya un Gobierno que no va a afrontar una reforma impositiva para que el 1% más rico (ni tampoco el 10%) pague impuestos. Es decir, si con el cambio climático las clases medias se enfrentan a las populares mientras los millonarios salen indemnes, en este caso se enfrenta a las populares con las medias altas, y los verdaderamente ricos salen indemnes.

De modo que, por un lado y por otro, se construye un sentimiento de injusticia, de ser los penalizados, los que acaban pagando la fiesta, que deriva fácilmente en la sensación de ser estafados.

Las dos soluciones

Esta culpabilización individual que no toca los problemas estructurales acaba generando así efectos políticos, que son resueltos de forma diferente desde las distintas opciones ideológicas. Las derechas, en especial las nuevas, proyectan este sentimiento hacia el exterior: son los de fuera, los países que se llevan las fábricas, los inmigrantes, Bruselas, China, los responsables; los progresistas, hacia el interior: son las viejas élites, las viejas ideologías, los temerosos por las nuevas costumbres, los que se niegan a evolucionar, el verdadero obstáculo.

Y todo esto para que ni uno ni otro piensen en términos estructurales, y asuman que el modo de funcionamiento de nuestro sistema está causando problemas, y que requiere soluciones en ese plano. Mala cosa, máxime cuando el poder lo consigue hoy quien es capaz de reunir proyectos y descontentos diversos.

Postpolítica
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios