Quién ganará la guerra entre EEUU y China tras el coronavirus (y el papel de España)

El enfrentamiento entre las dos grandes potencias tendrá consecuencias para nuestro país y para Europa: la guerra que se está librando tiene armas particulares

Foto: Personal de seguridad chino. (Reuters)
Personal de seguridad chino. (Reuters)

Hay una guerra abierta entre EEUU y China, que es comercial, económica, tecnológica y cultural, y que está recrudeciéndose estos días. El orden global se ha roto y el coronavirus ha intensificado sus contradicciones, que no pararán cuando la pandemia se ataje. De hecho, el Covid-19 se ha convertido ya en un escenario más de la contienda. Pero quizá sea necesario, para entender bien el momento que vivimos, describir quiénes se están peleando y cuáles son sus armas principales.

EEUU es la potencia dominante y fue la hegemónica desde 1989. Su modo de ejercer el poder cambió con la llegada de la globalización, cuando decidió adoptar otros caminos de expansión. Con la libre circulación de capitales, las facilidades para desplazar recursos a paraísos fiscales y la rebaja de impuestos para las grandes empresas impulsada en aquel momento, había mucho capital disponible que buscaba beneficios. Wall Street y la City fueron su destino: el capitalismo se hizo financiero, EEUU ha sido y es su centro y principal baluarte, y su dominio internacional ha ido ligado en las últimas décadas a su fortaleza financiera.

EEUU asentó su poder internacional en las finanzas y la tecnología, pero dejó un espacio libre a lo productivo que aprovechó China

La otra forma de expansión estadounidense fue la tecnológica, con Silicon Valley como buque insignia. Grandes empresas del ámbito digital fueron consagrándose globalmente, tras años de pérdidas soportadas por sus inversores, en general grandes fondos, y firmas como Google, Amazon, Facebook, Apple o Microsoft se han convertido en las empresas modelo de EEUU. Reunían modernidad, innovación y futuro, con lo que se convirtieron en las compañías más valoradas y cotizadas. También a causa de sus condiciones de funcionamiento, ya que gozaron de enormes ventajas y además tenían el respaldo de su país, EEUU, que presionaba para que los mercados internacionales se abrieran a ellas.

La fábrica del mundo

Al optar por las finanzas y la tecnología, EEUU dejó un espacio libre para lo productivo. Hubo una reorganización internacional del trabajo en la que EEUU se reservó el papel de asegurar la rentabilidad del capital. China era el complemento perfecto para ese nuevo orden, ya que su régimen dictatorial y la abundante mano de obra barata aseguraban una producción eficiente, a tiempo y a precios muy bajos, que encajaba como un guante en las necesidades del capitalismo financiarizado. China se convirtió en la fábrica del mundo. Solo que no se conformó con ser la periferia. El régimen chino consiguió ingentes recursos y 'know how' de Occidente que utilizó para crecer como potencia. Planificó, organizó y trazó planes estratégicos, justo lo que Occidente había olvidado, ya que estaba pendiente de los resultados del próximo trimestre. Y su plan fue desarrollándose coherentemente. Sus inversiones, mucho más que en lo especulativo, se centraron en adquirir las materias primas que precisaba para su crecimiento, en asegurar las infraestructuras precisas para sus rutas de venta y en participar en empresas que le podían aportar algo de lo que carecía. China aprovechó las fortalezas que le brindaba ser el centro productivo del mundo, pero no se conformó con eso, y fue adquiriendo fortaleza financiera y construyendo una industria potente en aquello de lo que parecía relegada, la innovación. Los teléfonos móviles chinos baratos inundaron el mundo, pero ahora es la red 5G y mañana será la inteligencia artificial.

Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés, asegura que esta es "una guerra económica y financiera que será larga y violenta"

Había, pues, dos potencias enfrentadas, una que se apoyaba en lo financiero y lo tecnológico, y otra que se asentaba en lo productivo. Justo antes del coronavirus vivíamos un momento peculiar, porque EEUU había optado por tratar de recuperar lo productivo, relocalizando parte de sus fábricas fuera del alcance chino, mientras que el régimen de Xi Jinping quería seguir siendo la fábrica del mundo, pero había dejado claro que también iba a participar en la tarta tecnológica.

Estamos bajo ataque

Ahora ha llegado el coronavirus, que no ha hecho más que acelerar las tendencias que ya estábamos viviendo. Y en esos términos debemos interpretar lo que está pasando estos días en la economía y en las bolsas occidentales. Lo resumió bien Bruno Le Maire, ministro de Finanzas galo: “Francia está inmersa en una guerra económica y financiera que será larga y violenta… Protegeremos a las compañías francesas importantes, recapitalizándolas, comprando acciones o incluso nacionalizándolas”.

Los países europeos temen que su fragilidad presente sea aprovechada por las dos grandes potencias para crecer a su costa

Las declaraciones de Le Maire van en la misma dirección que las de Sánchez cuando afirmó que impediría que las empresas españolas más importantes, que estaban a tiro de opa, fueran adquiridas por firmas que no pertenecieran a la UE: estamos bajo ataque y nos vamos a proteger. Por eso la bolsa española subió ayer. Los Estados europeos temen, con toda la razón, que su fragilidad sea aprovechada por las dos grandes potencias para seguir incrementando su poder a su costa.

Los sectores ganadores de la crisis

Esto también es parte de la guerra que se está librando. Si en el terreno privado el efecto principal de una crisis es concentrar capital, recursos y poder en menos manos, porque quien resiste esos momentos puede después comprar a precios muy baratos, igual ocurre con las potencias. De las crisis y de las guerras emergen potencias ganadoras. Del lado estadounidense, los grandes fondos van a sacar partido de este momento, intensificando el poder anglosajón. Al atajar la pandemia rápido, China también quedará en buena disposición para desarrollarse y penetrar más en otras industrias, sectores y países.

Las empresas tecnológicas saldrán beneficiadas, y más tras la cantidad de datos que van a recoger de todos nosotros a todas horas por el encierro

Al mismo tiempo, no podemos olvidar que si un sector va a salir reforzado de la cuarentena, ese será el de la economía digital. Amazon, Google, WhastApp, las firmas de redes sociales, las empresas de telecomunicaciones y plataformas como Netflix, entre otras, serán claras beneficiadas de este momento, y más aún con la cantidad de datos que van a poder recoger de todos nosotros a todas horas. En ese terreno, la potencia más beneficiada será EEUU, pero también China, que cuenta con empresas similares con gran implantación, y que además tiene el 5G.

Ganan los dos

De modo que aquí tenemos una primera respuesta a la pregunta de quién ganará la guerra entre EEUU y China: ambas potencias. O formulado a la inversa, si queremos saber quién perderá, Europa tiene todas las papeletas, salvo que reaccione rápido. Y el problema no es solo ahora, con la prima de riesgo ya castigándonos, sino que cuando la crisis sanitaria haya pasado y los efectos económicos persistan, es probable que los mercados nos pasen una factura grande y que las empresas europeas, y las españolas más todavía, vuelvan a quedar expuestas. Y si la recesión afecta a las clases medias y a las trabajadoras, las cosas van a complicarse en lo social. Seremos regímenes débiles en términos económicos, financieros y sociales. Ocurre en todas las guerras: los territorios que las pierden se reparten entre los ganadores. Esta situación está abriendo brechas profundas en la UE, y a menos que exista una reacción contundente y coordinada, nuestro continente se va a partir.

El frente interno revela la fortaleza china y la debilidad estadounidense y europea

Hay otra vertiente sobre esta guerra entre China y EEUU en la época del coronavirus que merece ser reseñada. La batalla comunicativa está siendo intensa, con la propaganda y desinformación habituales, que ambos lados están amplificando. A China no le está yendo mal en ese sentido, porque ha ofrecido una respuesta rápida y contundente al caos, y eso suele valorarse. Además, hay países que están recibiendo su ayuda, mientras Occidente se ha olvidado de ellos, y eso tiene un coste.

Cómo se pierde una guerra

Sin embargo, el aspecto esencial está en otro lado, en el frente interno. Ahí radica una fortaleza china y una posible debilidad de EEUU. Si el coronavirus golpea con cierta fuerza en EEUU, la situación se volverá muy tensa. Se trata de un país con situaciones de elevada desigualdad y un sistema económico que deja a mucha gente fuera, con una sociedad muy individualista, una sanidad pública muy deficiente y un número creciente de individuos armados. Si el virus se extiende, la inestabilidad social puede ser muy elevada. Por eso Trump ha tomado medidas contundentes, contemplando incluso la posibilidad de dar dinero a cada estadounidense. No controlar lo interno supone empezar a perder la guerra.

El peligro es que el éxito del control social chino sea visto como una vía de futuro en Occidente: que se crea que el autoritarismo es más eficaz

China ha manejado mucho mejor ese escenario por motivos culturales, por legitimidad adquirida entre sus nacionales (a ellos les ha ido mucho mejor que en décadas anteriores y se han convertido en una potencia de la nada, y eso cuenta) y por haber atajado el virus rápido. Desde luego, ser una dictadura ha ayudado en esa tarea por el tipo de control social que puede imponer.

Y ahí radica un riesgo, no para los chinos sino para nosotros: el éxito del control social chino puede ser visto como una vía de futuro para ser más eficaces y atajar las tensiones sociales. Cuanto más eficientes se les perciba, más se creerá que es a causa de su régimen político, y mayores serán las tentaciones occidentales de girar hacia sistemas menos liberales políticamente.

China no está aún en condiciones de ganarle la guerra a EEUU, pero EEUU sí puede perderla

Pese a que en este momento China parece estar saliendo mejor parada en la guerra del coronavirus, no está aún en condiciones de ganarle la guerra a EEUU. Las fortalezas anglosajonas son sustancialmente mayores que las del régimen chino y es muy difícil que eso cambie a corto plazo. Sin embargo, EEUU (como la UE, Alemania o España, por otra parte) tiene un punto débil, sus élites económicas y políticas. Viven en un mundo aparte, en una ciudadela que les impide entender el mundo real, aquel en el que viven, y por tanto tomar decisiones adecuadas. La mala gestión de la crisis, entre deficiente y nefasta, ha venido a ponerlo de manifiesto más explícitamente que nunca. Dicho de otro modo, China no le puede ganar la guerra a EEUU, pero EEUU sí puede perderla.

Esta es una gran lección que nos ofrece el coronavirus, pero que no sé si hay alguien fuera dispuesto a escucharla. Las guerras comienzan a ganarse o perderse en el frente interno, en la cohesión social, en la legitimidad que generan, en el bienestar que ofrecen, en la capacidad de reaccionar frente a las crisis de sus dirigentes. Europa no lo está haciendo, y España se está dejando llevar por unas dinámicas que nos resultan muy perjudiciales: vamos camino de ser el botín. La contienda entre EEUU y China la estamos perdiendo nosotros, y algo deberíamos hacer para cambiarlo.

Postpolítica
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios