No solo 'Gran Hermano': tú, yo y el #MeToo también debemos disculpas a Carlota Prado

Tan acostumbrados estamos a la perversión que en estos programas se hace de la palabra escándalo que, cuando llega uno de verdad, muchos no hemos sabido reconocerlo a tiempo

Foto: Carlota Prado y Jorge Javier Vázquez en 'GH Revolution'. (Mediaset España)
Carlota Prado y Jorge Javier Vázquez en 'GH Revolution'. (Mediaset España)

Muchos de los que presumimos de feministas debemos una disculpa a Carlota Prado. Un perdón que, por cierto, todavía no le ha pedido públicamente la cadena de televisión que emite el reality en el que esta ex concursante de Gran Hermano presuntamente sufrió una violación. En dos años, tiempo han tenido de disculparse. Nosotros, también.

Hay que pedir perdón a Carlota porque su drama ha pasado inadvertido mucho tiempo pese a haber empezado a la vez que el #metoo. Desde que surgió este movimiento que visibiliza las denuncias de los abusos sexuales, he escrito numerosos artículos sobre la importancia de apoyar a las mujeres que los sufren y acabar con el estigma social que atemoriza a las que no se atreven a denunciarlos. Sin embargo, muchas hemos tardado demasiado en reaccionar a la gravedad de lo que vivió esta joven a la vista de todos. Tampoco sabíamos del escarnio público que entonces sufrió por denunciarlo. ¿Por qué hemos tardado tanto en reaccionar públicamente en apoyo a la víctima? En mi caso, seguramente, porque cuando veía Gran Hermano en la noticia, como hago con el programa, cambiaba de canal.

El caso no es de ahora. Todo empezó aquel otoño de 2017. Al mismo tiempo que nos hacíamos eco de los abusos sexuales sufridos por aquellas actrices de Hollywood que destaparon el caso Weinstein, Prado denunciaba ante la Guardia Civil haber sufrido una violación en la casa del reality más exitoso de España. Los hechos causaron mucho revuelo, básicamente entre los seguidores del programa. Sin embargo, estábamos demasiado preocupadas siguiendo el #metoo que le valió el Pulitzer a The New York Times como para atender a no sé qué lío en la casa de Gran Hermano. Qué superioridad moral tan lamentable la nuestra.


Hace dos años que Carlota Prado presentó aquella denuncia por abuso sexual. En octubre, este diario publicó el auto de la jueza en el que, tras ver la grabación de los hechos, constata los indicios de delito que dejan a un paso del banquillo a José María López, el concursante acusado de abusos. Aquella noche, según el auto, ella se tumbó en la cama prácticamente inconsciente por el tequila que había ingerido, "sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados". Fue entonces cuando José María realizó movimientos bajo el edredón "que aparentemente pudieran consistir en penetraciones". Después de haberle bajado los pantalones a la víctima, ella “sin apenas fuerzas” dijo “no puedo” y “quita”. Él siguió.

Como la mayoría de la opinión pública, yo tampoco reparé en la gravedad del caso hasta que hace unas semanas este diario publicó el vídeo inédito en el que se ve a Carlota llorando desconsolada mientras, sin previo aviso, dentro de la casa de Gran Hermano le muestran las imágenes del suceso de esa noche. Las ve sola, sin ayuda psicológica alguna y suplicando que paren ya. Una voz en off de la productora le dice: “Este tema, por José María y por ti, por el bien de ambos, no debe salir de aquí”.

Carlota Prado y José María López en 'GH Revolution'. (Mediaset España)
Carlota Prado y José María López en 'GH Revolution'. (Mediaset España)

A raíz de estas informaciones, empezó la retirada masiva de anunciantes de Gran Hermano, aunque no de espectadores. La nueva edición de GH VIP sigue siendo líder de audiencia. Eso sí, ha causado más revuelo mediático que galletas, colonias y champús se avergüencen de anunciarse en este programa, que se produjera en él aquel presunto abuso sexual a una chica inconsciente. Tampoco consta que haya habido dimisiones ni despidos en la productora, que solo ha pedido disculpas a Carlota dos años después y a raíz del boicot publicitario. Las responsabilidades penales las establecerá la jueza. ¿De verdad en la cadena se van a conformar con eso?

Pido perdón a Carlota porque su caso ha sido víctima de la indeferencia que a muchos nos produce cierto tipo de televisión. Ni siquiera estando todo grabado, o tal vez precisamente por eso, se la creyó inicialmente. Tan acostumbrados estamos a la perversión que en estos programas se hace de la palabra escándalo que, cuando llega uno de verdad, muchos no hemos sabido reconocerlo a tiempo. Será que 20 años de estos realities deshumanizan incluso a los que no los vemos.

Segundo Párrafo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios