El timo del abono transporte para los jóvenes
  1. España
  2. Segundo Párrafo
Marta García Aller

Segundo Párrafo

Por

El timo del abono transporte para los jóvenes

Madrid ha bajado el abono a los más mayores, pero el titular debería ser que sigue sin ampliarlo a los 30 años

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Efe)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Efe)

Al jubilarse antes a uno le regalaban un reloj, ahora el abono transporte. Con las nuevas tarifas, un jubilado madrileño solo tendrá que pagar 33 euros anuales por el abono para moverse por toda la Comunidad. Sí, 33 euros anuales. Da igual que su pensión sea de 800 euros o de 2.500 y que viva en un piso de Carabanchel o en un chalé de Navalagamella. A los mayores de 65 años viajar en transporte público les saldrá el año que viene por menos de tres euros al mes. No queda ahí la subvención. Los mayores de 65 van a tener el transporte público totalmente gratuito a partir de 2023. La medida entrará en vigor justo en año electoral. Ya es casualidad.

Si el jubilado que viaja gratis tuviera un nieto de 26 años en el paro, y uno de cada tres jóvenes menores de 30 años lo está, siempre podría echarle una mano con lo que se ahorra de su abono para que el chaval sufrague los 82 euros al mes que le costará moverse en transporte público por la Comunidad mientras busca trabajo.

No son los mayores, sino los jóvenes, el colectivo que está en mayor riesgo de pobreza en España. Y Madrid, claro, es España. Un 32% de la población entre 20 y 29 años está en situación de vulnerabilidad. Casi el 40% ve improbable encontrar un empleo en el corto plazo y dos de cada tres viven todavía con sus padres. ¿No tendría sentido favorecer que fuera precisamente este el grupo de edad al que se le subvencionara más el transporte público? Otra razón es la seguridad: los menores de 29 años son también los que más accidentes de tráfico sufren (y eso que la mitad de los menores de 34 no tiene carné de conducir).

¿No tendría sentido que al que se le subvencionara más el transporte público fueran los jóvenes?

Cumplir los 26 sí que cuesta un pastón a los jóvenes madrileños. Mucho más que aquellos relojes de la jubilación. Entre 400 euros y 744 euros más al año solo en la tarjeta de transportes. Estén estudiando o en el paro. Con recursos o sin ellos. Lo mismo le pasa a cualquier persona de 40 años o de 55 que se quede sin empleo. Tampoco hay ayudas al transporte para ellas. ¿No tendría más sentido vincular las ayudas a la renta?

La única manera de que una persona mayor de 26 años reciba un descuento en el transporte madrileño, aparte de esperarse a cumplir los 65, es que se ponga a tener hijos hasta convertirse en familia numerosa. También hay descuentos (pero solo del 20%) para las personas con una discapacidad igual o superior al 65%. Es decir, solo para gente con problemas de movilidad tan severos que tendrán complicado desenvolverse solos en el transporte público. A las personas con una discapacidad del 64% o menor tampoco les han tenido en cuenta para los nuevos descuentos en el transporte madrileño.

La Comunidad de Madrid rebaja a la mitad el abono de los mayores de 65 años a partir del 1 de enero es uno de los titulares con los que se ha anunciado el cambio de tarifas. Propongo una alternativa: “El Gobierno madrileño sigue sin ampliar el abono joven hasta los 30 años”. No es tan descabellado. En enero sí que le salían las cuentas para que 500.000 madrileños pudieran pagar la mitad: 30 euros al mes hasta los 30. El plan se llamó 30x30 y lo anunció Ángel Garrido, aquel consejero de Transportes que inauguró un gel hidroalcohólico en el metro con ‘photocall’. De aquel plan queda el mismo rastro que de Cs.

Transporte