Es noticia
Lo que la entrevista de Garzón en 'El Intermedio' dice del Gobierno
  1. España
  2. Segundo Párrafo
Marta García Aller

Segundo Párrafo

Por

Lo que la entrevista de Garzón en 'El Intermedio' dice del Gobierno

Media docena de ministros de la parte socialista del Gobierno han salido estos días a cuestionarle, pero Garzón dejó claro en 'El Intermedio' que no se da por enterado

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/Luca Piergiovanni)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/Luca Piergiovanni)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El ministro Luis Planas empezó el día diciéndole a Carlos Alsina en 'Más de Uno' que "los alimentos de España son los mejores productos agroalimentarios del mundo". No dudó un segundo. De Garzón dejó claro que no piensa lo mismo. Si bien el ministro de Agricultura, Pesca y Ganadería es tajante cuando se trata de afirmar la calidad de la carne española, duda horrores al interrogarle por la calidad del ministro de Consumo. "Ningún comentario", respondió Planas a Alsina, después de un silencio lo suficientemente largo como para romper la cadena del frío.

Por la noche, Alberto Garzón estuvo en 'El Intermedio'. No es descabellado pensar que hablaba como ministro. Habló desde su despacho del Ministerio de Consumo, con las banderitas de rigor detrás y un cartelito en pantalla que dejaba claro que el entrevistado era el ministro, no fuera que le surgiera la duda de su cargo a algún otro miembro del Gobierno, como cuando la semana pasada Pilar Alegría, ministra de Educación, también donde Alsina, afirmó que Garzón hablaba a título personal en la entrevista en 'The Guardian' que inició la polémica. Aquello en vez de aplacar la polémica la avivó, claro.

Foto: Entrevista a Margarita Robles. (Ana Beltrán)
"Garzón puede tener una opinión personal, pero debe tener cultura institucional"
Pilar Gómez Fotografías: Ana Beltrán Vídeo: Patricia Seijas

Media docena de ministros de la parte socialista del Gobierno han salido estos días a cuestionar a Garzón, incluido el propio presidente del Gobierno, pero Garzón dejó claro en 'El Intermedio' que no se da por enterado. No considera haber metido la pata al decir que la ganadería intensiva española genera “carne de peor calidad” y “resulta contaminante”. Garzón dice que no entiende la polémica que ha generado que ponga en duda en la prensa extranjera la calidad y la seguridad de una parte de los productos agroalimentarios que España exporta. Planas, sin embargo, considera esta polémica “desafortunada” y Sánchez, “lamentable”.

Lo sorprendente no es que Garzón se reafirme en su discurso ecologista en defensa de la ganadería extensiva, que en el fondo se parece mucho a lo que el propio Gobierno plantea en su Agenda 2030. Más sorprendente es que Garzón diga que no se siente cuestionado por Sánchez después de una semana recibiendo críticas de media docena de ministros del Gobierno.

Según reconoce el propio Garzón en la entrevista en 'El Intermedio', Pedro Sánchez no ha hablado con él en ningún momento de esta polémica ni sabe por qué no le ha defendido públicamente. Tampoco parece que lo haya hecho en privado. En el último Consejo de Ministros, que empezó minutos después de que Planas cuestionara la idoneidad de Garzón como ministro en la radio, no se trató el tema de la polémica de la carne. Planas dio el mismo día hasta cuatro entrevistas sobre el tema, pero no hubo tiempo de tratar el asunto en el Consejo de Ministros. Con quien Pedro Sánchez sí ha tratado la polémica ha sido con la vicepresidenta Yolanda Díaz, pero ni siquiera la líder de su parte de la coalición le ha trasladado a Garzón lo que opina el presidente.

El ministro de Consumo está convencido de que “estamos debatiendo” por algo que no dijo, pero lo cierto es que el mismo día que el ministro de Consumo reafirma sus comentarios contra las macrogranjas y la ganadería intensiva, el ministro de Agricultura ha tenido que salir a defender los diferentes modelos de producción ganadera del país. Así que a lo mejor, antes de marear a la opinión pública con sucesivas declaraciones llevándose la contraria, el Gobierno debería aclararse internamente en una posición conjunta.

Foto: Díaz, Garzón y Montero. (EFE/Mariscal)

El lío no es tan complicado de entender. En realidad, es compatible que la ganadería extensiva sea más sostenible con que sea una torpeza que un ministro cuestione la calidad de una parte de la carne que exporta España. Es compatible que una parte de las declaraciones de Garzón se distorsionara originalmente con el fin de desacreditarle y que tampoco el resto del Gobierno esté cómodo con lo que realmente dijo. Es compatible que haya habido intereses en el sector cárnico de desacreditar al ministro Garzón con esta polémica y que tener en ‘prime time’ el debate de si las macrogranjas en suelo español son un desastre ecológico que perjudica a los pequeños agricultores les esté resultando contraproducente. Todo esto puede estar pasando a la vez. Lo que es difícilmente compatible es que el Gobierno desautorice de manera reiterada a Garzón con que siga siendo ministro. En la pantalla de la televisión, durante la entrevista, el cartel recordaba que lo era.

El ministro Luis Planas empezó el día diciéndole a Carlos Alsina en 'Más de Uno' que "los alimentos de España son los mejores productos agroalimentarios del mundo". No dudó un segundo. De Garzón dejó claro que no piensa lo mismo. Si bien el ministro de Agricultura, Pesca y Ganadería es tajante cuando se trata de afirmar la calidad de la carne española, duda horrores al interrogarle por la calidad del ministro de Consumo. "Ningún comentario", respondió Planas a Alsina, después de un silencio lo suficientemente largo como para romper la cadena del frío.

Alberto Garzón Pedro Sánchez
El redactor recomienda