El alto interés de los impuestos en Italia: del divorcio al suicidio
  1. España
  2. Todos los Caminos llevan a Roma
Carlos Camino

Todos los Caminos llevan a Roma

Por

El alto interés de los impuestos en Italia: del divorcio al suicidio

“Conozco de todo. Desde alcoholismo a divorcios pasando por adicciones a la lotería o acabar en la calle como un mendigo”. Todo esto sin contar el

“Conozco de todo. Desde alcoholismo a divorcios pasando por adicciones a la lotería o acabar en la calle como un mendigo”. Todo esto sin contar el suicidio. Así explican desde una asociación de consumidores toscana a El Confidencial los problemas físicos y mentales generados a muchos empresarios italianos por la polémica encargada de la recaudación de impuestos, Equitalia, una empresa privada participada al 100% por el Estado que ha sido acusada de unos polémicos métodos con unos elevados intereses por el retraso en el pago.

La última noticia que levantó ampollas fue el suicidio de un empresario de Padua agobiado por las deudas contraídas con Equitalia y los crecientes intereses reclamados. Giancarlo Perin, un histórico constructor de la región se colgó de una grúa ante la imposibilidad de seguir adelante con la empresa. El caso de Perin no es el único, en la isla de Cerdeña, un grupo de mujeres se declaró en la huelga de hambre después de varios casos de suicidios entre emprendedores sardos.

Equitalia aplica a las personas una sanción que va del 40 al 120% de interés, llegando a doblar su deuda en un año y a triplicarse en dos. Obviamente, las personas entran en un estado de desastre económico y familiar”, explica a este diario el líder regional en Piamonte de la UDC, Alberto Goffi, artífice de una campaña a nivel nacional para denunciar a la polémica recaudadora. No solamente la deuda se agranda a una alta velocidad, sino que Equitalia se encargará de cobrarla pese a que las familias se queden sin pan para llevarse a la boca, ya que rápidamente se procede al embargo de los bienes para subastarlos.

“Cuando la deuda se encuentra por encima de 8.000 euros se pone una hipoteca en la casa, que si no es pagada es sacada a subasta, donde evidentemente pierde valor. Si tu casa está valorada en 200.000, en la subasta la venden por 150.000”, cuenta a este diario Andrea Mion, presidente de la Asociación Toscana para la Defensa de los Consumidores, que explicita en números el drama: en su  región, unos 14.000 pequeños empresarios se encuentran ante el riesgo de que Equitalia les hipoteque. Pero el mal no se detiene ahí, ya que también se puede proceder al embargo de los bienes para ejercer el trabajo, dejando sin posibilidad de obtener el dinero de la deuda a los morosos. “Hace poco embargaron el coche a un representante de paneles solares, con lo que no puede trabajar”, concluye Mion.

Se estima que en Italia existen a día de hoy 1.700.000 hipotecas de esta clase, de las que normalmente, sólo en un 5% de los casos se logra hacer frente a la deuda. “Si alguien no puede hacer frente a una deuda de 20.000, ¿cómo puede hacerlo con una de 40.000”, se pregunta Goffi. Siempre implacable, Equitalia llegó a enviar 70.000 notificaciones en Génova la semana después de las graves inundaciones que golpearon a la región provocando varios muertos. Sin embargo, la sociedad se disculpó, ya que “no fue informada por el ayuntamiento” de la desgracia.

“Sin quererlo, este mecanismo alimenta indirectamente la criminalidad organizada, fomentando los usureros, por un lado, y los subasteros que logran casas con rebajas de hasta un 70% sobre su precio real”, añade el político.

“Equitalia no golpea a los evasores, sino a las personas honestas”

“En Italia, los evasores son extraordinariamente tutelados”, indica Goffi, que cree que la sociedad “golpea a los pequeños empresarios que no han tenido problemas con el fisco, pero que no paga porque tienen dificultades”. “Mientras que a algunos evasores se les ha perdonado pagando el 5% de la deuda, a estos pequeños empresarios se les grava con sanciones de hasta un 140%”, concluye.

“Equitalia nació en su momento para luchar contra la evasión fiscal, sin embargo en lugar de combatir al gran evasor se lanza contra el pequeño emprendedor. Lo que busca es hacer caja a cualquier coste”, se lamenta por su parte Mion. Y es que la evasión fiscal provoca que Italia deje de recaudar cada año una cantidad cercana al 18% de PIB. Debido a esta galopante necesidad de cash, se lanza en esta misión con estos métodos y un aparente éxito, ya que cerca de la mitad de lo que recauda se estima que es en intereses.

Intereses a un alto precio, ya que los consultados no dudan en señalar que el perfil de las empresas en quiebra son de carácter familiar en general, “las que han hecho fuerte a Italia, la espina dorsal de este país”. Un empobrecimiento a la larga, dicen, ya que el cash de hoy “no será una entrada de impuestos mañana”. “En el momento en el que Italia necesita trabajar más, Equitalia echa el freno al país”, añade por su parte Pier Luigi Zola, de la asociación Inequitalia.

“Los motivos de la gente que no paga -explica Goffi- van desde la crisis económica, hasta a problemas de salud, pasando, incluso, por los retrasos en los pagos de la administración”, con lo que se abre el círculo del Estado que reclama impuestos mientras que él no ha pagado las deudas a los propios empresarios. Unos retrasos para los que el superministro de Desarrollo Económico, Corrado Passera, ha llegado a hipotetizar inclusos con los volátiles títulos de Estado Italiano. “¿Por qué tengo que recibir títulos a 10 años cuando se me pide dinero para dentro de 60 días? El Estado tiene unos derechos privilegiados que el ciudadano no tiene”, añade.

Reforma improbable

“El Gobierno tiene que reformar Equitalia por el interés de todos, de forma que la gente pueda pagar sus deudas”, explica Mion. “Si no lo hace él, lo hará la calle que cada vez se encuentra más exasperada y que se indignará cada vez más”, agrega por su parte Zola de Inequitalia, que hace referencia a lo recientemente acaecido en Cerdeña, donde el Gobierno regional ha rechazado la actividad de Equitalia debido “a las numerosas y tumultuosas protestas de los últimos meses”. Pese a esta salida de la isla, muchos expertos, creen que esto no cambiará en esencia el sistema recaudatorio.

Una reforma, pese a todo, poco probable, ya que el Gobierno al menos cuenta con una serie de entradas fijas procedentes. Sin embargo, con cada vez más contestación en la calle - “no es algo que afecta a 1.000 personas, sino a seis millones”, explican las fuentes entrevistadas -, que se ve avivada por polémicas decisiones como la reciente adquisición de una lujosa sede en Turín por un precio de 31 millones de euros o diversas informaciones que la acusan de no mandar reclamaciones a determinados grupos políticos.

Goffi explica que el libro en el que relata su cruzada, è qui l'Italia? (¿Está aquí Italia?), va dedicado, entre otros, a la memoria de Mauro Bordis, un hombre conocido en Italia por denunciar una hipoteca sobre su casa. Finalmente, Bordis perdería su casa, lo que afectó gravemente a su corazón, para acabar falleciendo. Un tipo de interés que va más allá de la vida.

Giro de Italia