Nueva mansión, novia treintañera... Berlusconi recupera la sonrisa
  1. España
  2. Todos los Caminos llevan a Roma
Carlos Camino

Todos los Caminos llevan a Roma

Por

Nueva mansión, novia treintañera... Berlusconi recupera la sonrisa

El último disco de Silvio Berlusconi pasó desapercibido. La angustiosa subida de la prima de riesgo y el hundimiento de su Gobierno dejaban a Il

El último disco de Silvio Berlusconi pasó desapercibido. La angustiosa subida de la prima de riesgo y el hundimiento de su Gobierno dejaban a Il Cavaliere para pocas bromas,  por lo que retrasó una y otra vez su retorno discográfico. Finalmente, el mismo día en que Monti se convertía en primer ministro, Il Vero Amore, llegó las tiendas. “Se ha quitado un peso de encima”, reconocía su compañero musical, Mariano Apicella. Una afirmación que parece veraz, pues cinco meses después Berlusconi parece haber sentado la cabeza con una treintañera, se ha comprado una mansión en el Lago de Como y su economía luce lustrosa. ¿Quién lo podría haber dicho aquel aciago mes de noviembre?

Silvio Berlusconi, además de cantante, político y empresario, es muy amigo de sus amigos. Quizás por eso su amigo Marcello Dell'Utri le ha traspasado una mansión de 30 habitaciones en el lago de Como, una de las bicocas más idílicas y lujosas de Italia, donde bien podría encontrarse con vecinos tan futboleros como él, ya que allí tienen su hogar, entre otros, Roman Abramovich o Zlatan Ibrahimovic.

El precio de Villa Colmacione no ha trascendido, pero seguro que ha primado la gran amistad que une a Berlusconi y Dell'Utri, estrecho colaborador del expremier y cuyo condena por asociación mafiosa ha quedado recientemente en suspenso. Su proceso deberá rehacerse con la posibilidad de que prescriba a la vista. Algunos analistas políticos italianos han querido ver una mano oscura que ha librado de la condena por el caso Mills a Berlusconi (prescrito este marzo) y que ha mandado repetir el juicio a Dell'Utri con un solo día de diferencia. La sombra de la conspiración siempre encuentra un hueco en el imaginario italiano, aunque el caso Mills es sólo un frente de los varios que tiene abiertos Berlusconi con la Justicia.

8 millones más en la cuenta

Por si fueran pocas las alegrías, la salud económica de Silvio Berlusconi parece ser también de hierro. Mientras que durante el vendaval que le arrancó del poder se hablaba del hundimiento de su imperio, ahora parece que 2011 no fue tan negativo. En la publicación del patrimonio de los diputados italianos, Il Cavaliere confesó que sus cuentas habían aumentado 8 millones de euros con respecto a 2010. En total, 48 millones en 2011 frente a los 40 del año anterior. A su lado, el patrimonio del segundo diputado más rico parece calderilla: sólo 4 millones de euros. 

Con semejantes cuentas, a nadie extraña que Villa Colmacione se una a la ya larga colección de mansiones de Berlusconi. Cerdeña, Toscana, Como, Milán o la exclusiva Portofino son solo algunas de los sitios en los que Berlusconi puede decir que se siente en su propia casa (de lujo).

A Berlusconi solo le dan disgustos Mediaset y sus hijos. La compañía tendrá que recortar sus gastos este año, aunque sin necesidad de despedir a nadie. Mientras, la prensa ha revelado que los vástagos de Berlusconi van cortos de dinero: se han visto obligados a tirar de reservas para hacer frente a sus cinco millones de gastos anuales.

Un nuevo amor para sentar la cabeza

Pese al estado de sus cuentas o su nueva mansión, es posible que la sonrisa de Berlusconi provenga de las mariposas que revolotean en su estómago. La prensa italiana señala a una joven actriz de ascendencia colombiana como la nueva dueña del corazón de Il Cavaliere. Eso sí, lejos del bunga bunga.

Aurora Cossio (31 años frente a los 75 de Berlusconi) es una actriz que aúna sangre italiana y colombiana. Aunque nació a las orillas del Caribe, su familia es transalpina y ella vive en Italia desde 2008, coincidencias del destino, el año de la última victoria electoral de Il Cavaliere. La joven, bien parecida, hace patente que el gusto de Berlusconi no se ha atrofiado tras su marcha del poder, al que no espera regresar. El único puesto de presidente que quiere volver a ocupar es el de su amado AC Milan.

Pese a todo, Aurora no ha conseguido apartar a Il Cavaliere de sus fiestas. Según confiesa el amigo músico de Berlusconi, sus diversiones actuales se alejan un poco del imaginario colectivo: “Son sólo cenas en un ambiente familiar en el que se cantan canciones”. Una confesión que, sin duda, decepcionó a muchos después de todas las especulaciones, porque después de perder el poder, Berlusconi sigue gozando de las amistades que tenía de presidente. Incluso Putin le hace un hueco para recibirle en Rusia.

Descarta ser otra vez 'premier'

El único sitio en el que no reina esta calma es en su partido político. Berlusconi ha repetido por activa y por pasiva de que él no volverá a regir los destinos de Italia. El encargado, en todo caso, sería su sucesor, Angelino Alfano. Sin embargo, en esta época de transición política, con un Parlamento casi desarmado, el ruido de sables en el berlusconiano PDL es ensordecedor.

El partido, sin Cavaliere y sin poder, se deshace como un castillo de arena acechado por el mar. Sustituir el carisma de Silvio Berlusconi es complicado y más cuando en el horizonte se atisban las figuras de hombres como Luca Cordero di Montezemolo o el ministro Corrado Passera, como posibles candidatos a sustituir a Mario Monti. Alfano es astuto, pero el paso por las urnas es posible que suponga su primera derrota política. Este hecho podría suponer que sus ya diezmadas filas sigan inmolándose en diminutos reinos de Taifas, lejos del calor de Berlusconi, aunque con grupo parlamentario propio.

Por lo tanto, el futuro del partido de Berlusconi sin Berlusconi no queda nada claro. Consumido por las luchas internas, fusionado con otra fuerza o derrotado en las elecciones, no parece que tenga una fácil supervivencia. Lo que sí parece es que El Caimán vuelve a sonreír, ya sea en Villa Certosa o desde su nueva atalaya en el Lago de Como. Queda la duda de si alguna vez dejó de hacerlo.

Silvio Berlusconi