Y de repente, Francisco
  1. España
  2. Tribuna
Jesús Rojano

Tribuna

Por

Y de repente, Francisco

Vive en una humilde habitación, usa zapatos viejos y una sencilla cruz, come en un comedor común... ¿Cuál es su secreto? Recordarnos la frescura y sencillez del Evangelio

placeholder Foto:

Con motivo del estreno de 'Francisco' en salas este viernes 18 de septiembre, desde El Confidencial, en colaboración con Wanda Visión, planteamos tres días de reflexión en torno al Papa Francisco I. Tres firmas invitadas en torno a la importancia de Jorge María Bergoglio en sus dos primeros años de pontificado.

----------

El 13 de marzo de 2013 los romanos llenan la plaza de San Pedro tras observar una fumata blanca. Un ritual repetido desde hace siglos. Pero esta vez algo nuevo flota en el ambiente: el nuevo Papa pide su bendición al pueblo y dice que viene del “fin del mundo”. Ha elegido ser llamado Francisco, como el santo de Asís amigo de los pobres y de los animales.

En solo dos años y medio Francisco ha traído un aire nuevo: vive en una humilde habitación y no en el palacio apostólico, usa sus zapatos viejos de siempre y una sencilla cruz pectoral de metal, se desplaza en un “cuatro latas”, come en un comedor común o en el self-service de los trabajadores del Vaticano, ha eliminado el cristal blindado del “papamóvil”, lava los pies a presos/as cada Jueves Santo, visita a los inmigrantes en Lampedusa, abraza a niños, pobres y enfermos.

Sus dos escritos principales, Evangelii Gaudium (invitando a la Iglesia a salir a las periferias a llevar el evangelio con misericordia) y Laudato si’ (sobre ecología) han sido leídos como hacía muchos años que no lo era una carta papal. La revista Time lo consideró “hombre del año”

¿Su secreto? En mi opinión, que el papa Francisco nos recuerda la frescura y sencillez del Evangelio.

Papa Francisco Vaticano