director del Instituto Franklin UAH

Las profundas raíces del legado español en Estados Unidos

Para conmemorar el 450 aniversario de la fundación de San Agustín, y coincidiendo con el Mes de la Herencia Hispana, España ha enviado a Estados Unidos a su mejor embajador: SM Felipe VI

Foto: Los reyes Felipe y Letizia y el presidente de EEUU, Barack Obama y la primera dama, Michelle. (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia y el presidente de EEUU, Barack Obama y la primera dama, Michelle. (EFE)

Para conmemorar el 450 aniversario de la fundación de San Agustín, y coincidiendo con el Mes de la Herencia Hispana, España ha enviado a Estados Unidos a su mejor embajador: SM Felipe VI. Durante esta semana los Reyes de España han visitado de forma oficial el país norteamericano con una agenda que pone de manifiesto la importancia que tienen para nuestro país las relaciones con Estados Unidos. Una colaboración que se remonta a la ayuda económica y militar que la corona española brindó a las 13 colonias en su proceso de independencia.

En 1988, el presidente Ronald Reagan instituía en Estados Unidos el “National Hispanic Heritage Month”. Este mes de los hispanos se celebra desde entonces entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre de cada año. Con él se pretende reconocer la contribución de la comunidad hispana al progreso del país. Los latinos son una comunidad que no deja de crecer y que en la actualidad representa, con sus 55 millones, más del 17% de la población estadounidense.

La elección del mes tiene su origen en distintas efemérides como la celebración de la independencia de México, Honduras y Chile, o el 12 de octubre, “Día de la Raza”. Un hecho que se desconoce en nuestro país es que en esa celebración los españoles somos partícipes junto a los pueblos hermanos de la América de habla española. No en vano fue el mes de septiembre cuando Pedro Menéndez de Avilés fundó en 1565 la ciudad de San Agustín, en Florida: la ciudad más antigua establecida por europeos en territorio de Norteamérica que todavía perdura.

Precisamente los dos primeros actos institucionales del viaje de los reyes han sido una visita a Mount Vernon, residencia del primer presidente estadounidense, y el encuentro con el actual inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama. Pasado y presente de una cooperación fructífera de dos pueblos que se han admirado mutuamente a lo largo de los siglos.

Uno de los actos más importantes de esta visita de Estado ha sido la entrega del Galardón Bernardo de Gálvez –el militar español decisivo en la Guerra de Independencia, al que recientemente el Congreso concedió la ciudadanía estadounidense honoraria y cuyo retrato cuelga de la galería de ciudadanos ilustres del país–, que concede dentro de su XX Foro la Fundación Consejo España Estados Unidos. Si su premio hermano, el Galardón Camino Real, otorgado por el Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá y entregado por el Rey este pasado mes de julio a Pau Gasol, sirve para reconocer la labor de un español en la difusión de la imagen de España en Estados Unidos, el Bernardo de Gálvez hace lo propio agradeciendo a un estadounidense su labor por incrementar los vínculos entre su país y el nuestro. En esta ocasión, el galardonado ha sido Mark Fields, presidente y consejero delegado de Ford.

La elección de un reputado empresario no ha sido baladí. Estados Unidos es el sexto destino comercial de las exportaciones españolas y nuestro quinto mayor proveedor. Según la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, en el año 2013 España presentó un superávit en su balanza comercial con Estados Unidos de 111 millones de euros, frente al déficit de 753 millones en 2012. En ese 2013, la inversión bruta estadounidense en España ascendió a 1.689 millones de euros, siendo el cuarto inversor en nuestro país (15,3% del total). Alrededor de 650 empresas americanas están instaladas en España, y los principales sectores de inversión en los últimos años han sido el comercio, el suministro de energía eléctrica, la industria química, la industria alimentaria y las telecomunicaciones. Por su parte, las empresas españolas realizan cada vez más inversiones en Estados Unidos, siendo este un país fundamental para nuestra Secretaría de Comercio. En la actualidad, hay más de 700 empresas españolas operando en territorio estadounidense, dando trabajo a unas 70.000 personas, siendo el sector servicios (comercio de bienes, comercio de servicios e inversiones) y la construcción los nichos potenciales para nuestras empresas.

España cuenta también con un gran valor en alza en Estados Unidos: el español. El aprendizaje de la lengua de Cervantes no ha dejado de crecer en los últimos años. Alrededor de 7 millones de personas estudian en alguno de los niveles educativos nuestra lengua. El dato optimista es que el sector de la enseñanza del español en Estados Unidos no está aún saturado, y tiene posibilidades de crecer un 60% más. Si a este dato añadimos la creciente influencia de la población hispana en la política, la economía y la cultura del país, no parece extraño que las grandes compañías utilicen campañas publicitarias en español para vender sus productos. Un ejemplo es la reciente campaña lanzada por Coca-Cola “#OrgullosoDeSerlatino” en la que jóvenes hispanos se muestran orgullos de llevar apellidos como Reyes, Santamaría, García u Ortiz. Ellos son parte del legado español en Estados Unidos. Tanto como la histórica ciudad de San Agustín.

Julio Cañero, director del Instituto Franklin UAH

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios