Un congreso a la búlgara 2.0: la elección del Comité Ejecutivo

El Consejo General podría haber cambiado los Estatutos designando a Rivera presidente para un nuevo mandato, ahorrándonos la vergüenza de pasar por esta pretendida elección democrática

Foto: Reunión de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos. (EFE)
Reunión de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos. (EFE)

El Comité Ejecutivo (CE) de Ciudadanos anunció a principios de noviembre la convocatoria del congreso del partido, la IV Asamblea General, que tendrá lugar durante el primer fin de semana del próximo febrero.

Poco después de esta convocatoria, el Consejo General (CG) —máximo órgano del partido entre congresos— aprobó un importante cambio en los Estatutos por el que la elección del nuevo CE se producirá mediante "voto telemático" entre todos los afiliados de C's la semana anterior a la celebración del mismo. Esta modificación de Estatutos cambia radicalmente el mecanismo de elección del Comité Ejecutivo, sin duda el órgano más importante de la dirección del partido y se produce tras cinco años desde el último congreso y a menos de tres meses de la celebración del próximo.

Los afiliados de Ciudadanos nos enfrentamos a tres procesos durante este periodo precongresual:

  1. La elección del nuevo Comité Ejecutivo.
  2. El debate previo en las agrupaciones de ponencias y proposición de enmiendas a las mismas.
  3. La elección de compromisarios al congreso del partido en el que se aprobaran las ponencias y se elegirán a los otros órganos del partido: el Consejo General y la Comisión de Garantías.

Los aspectos en los que ninguno de estos procesos se adapta a normas básicas de funcionamiento democrático son tan extensos y graves que se necesitarían varios artículos para analizarlos en detalle.

Frente a esta situación, las candidaturas alternativas podrán presentar sus propuestas los días 23 y 24 de enero y la votación será los días 26 y 27 de enero

Intentaré centrarme en los más obvios:

  • Tiempo de campaña: tres meses frente a tres días. La candidatura "oficial", la de la actual dirección, inició su campaña 'de facto' con el anuncio de su presentación por parte de Albert Rivera el 7-vov-16, antes incluso de que se hubiese aprobado formalmente el cambio estatutario que permitía esta 'novedosa' forma de elección. La candidatura "oficial" dispondrá por tanto de aproximadamente tres meses para hacer su campaña. Frente a esta situación las candidaturas alternativas podrán presentar sus propuestas los días 23 y 24 de enero y la votación tendrá lugar los días 26 y 27 de enero, un total de entre dos y tres días de campaña.
  • Medios y fondos. La candidatura "oficial" está ya utilizando todos los medios y fondos del partido para promocionar su candidatura. El hecho de pretender que dicha utilización no es más que una actividad normal debido a sus cargos de dirección no es nada más que eso, una mal disimulada "pretensión". Esta candidatura está utilizando las cuentas de RRSS y correos oficiales del partido para presentar sus propuestas y logros, así como fondos para viajes por España. Ninguno de estos medios y financiación están disponibles para candidaturas alternativas, que tienen que utilizar métodos precarios y fondos personales.

    Este tipo de confusión entre lo que son fondos del partido y de lo que son medios propios de las candidaturas es incomprensible en un partido que se presenta como adalid de las primarias y que pretende imponerlas a otros partido. Demuestra un absoluta falta de entendimiento de lo que son unas elecciones democráticas internas por parte de su dirección. Estas prácticas se consideran delitos de financiación electoral graves en todas las jurisdicciones con una regulación moderna en este tipo de elecciones.
Viaje a Tenerife de Albert Rivera. (EFE)
Viaje a Tenerife de Albert Rivera. (EFE)
  • Candidatura activa - candidatura pasiva. La candidatura “oficial” está teniendo todos los medios para llegar a todos los afiliados a través de la utilización de las listas de distribución globales de correo del partido; la información enviada esta solo tenuemente disimulada como 'actividades de la dirección'. Internamente todo el mundo es consciente que es fundamentalmente parte de la campaña de esta candidatura “oficial”. Esta capacidad de poder llegar a todo el censo electoral es lo que se denomina campaña activa. Por otra parte las candidaturas alternativas tendrán solo la opción de colocar una breve presentación, normalmente un texto de un folio en la intranet del partido, dos o tres días antes de las votaciones y esperar que los afiliados entren en esta web y leerla. Aunque no hay datos oficiales se estima que solo entre un 15% y un 25% de los afiliados se toman la molestia de hacerlo. Esto es lo que se denomina una campaña pasiva ya que los candidatos tienen que esperar pasivamente que los votantes potenciales se les 'aproximen' y tienen pocas opciones para dirigirse a ellos.

La analogía más parecida a lo aquí descrito es una competición de natación en la que a todos los nadadores menos a uno, se les atase una bola de 5 kilos a los pies y al otro competidor se le permitiese usar una moto de agua para hacer el recorrido. El dicho popular "así se las ponían a Felipe II" adquiere un nuevo significado en Ciudadanos.

Y si todo esto fallase la dirección de Ciudadanos tiene ese magnífico ungüento, ese bálsamo de Fierabrás que todo lo arregla, "el voto telemático" una caja negra con poderes mágicos que siempre escupe los resultados que cumplen los deseos de la dirección. Una caja negra dentro de la cual nadie pueda mirar, no sea que se descubra cómo funciona realmente.

Reunión de la ejecutiva nacional de Ciudadanos.(EFE)
Reunión de la ejecutiva nacional de Ciudadanos.(EFE)

  • Elección plebiscitaria. Análisis aparte merece la decisión de la dirección de C's de cambiar sus Estatutos para permitir la elección del Comité Ejecutivo por votación universal de todos los afiliados la semana antes del Congreso.

    Como paso previo conviene explicar que los Estatutos de Ciudadanos tienen una asombrosa característica que permite al órgano máximo entre congresos, el Consejo General, cambiar sus Estatutos sin limitación. No he podido encontrar equivalente en ninguna organización democrática e incluso en las no democráticas que compartan esta característica.

    Lo que la dirección de Ciudadanos ha hecho con esta modificación es cargarse la estructura de democracia representativa que existía en los Estatutos de C's, por la que los afiliados elegían a una serie de representares, los delegados al congreso, y estos debían dedicar tiempo y esfuerzo, y durante un bien estructurado proceso congresual analizar y valorar el desempeño de la anterior dirección del partido, debatiendo, enmendando y aprobando las distintas ponencias y como colofón se producía la elección del equipo que dirigiría el partido durante el siguiente periodo.

En lo que no puede más que calificarse de una 'ocurrencia' se presenta el voto directo, lo que tradicionalmente se conoce como una votación plebiscitaria, como una 'superación y mejora' del sistema de democracia representativa que existía en los Estatutos de C's.

El sistema de democracia representativa es uno de los logros de la democracia moderna, y en el que se fundamentan y progresan los sistemas democráticos

El sistema de democracia representativa es uno de los grandes logros de la democracia moderna, y el sistema en el que se fundamentan y con el que han progresado todos los sistemas democráticos liberales contemporáneos, tiene detrás 200 años de avances y amplias pruebas de su superioridad frente a los experimentos de democracia directa o democracia plebiscitaria. La literatura académica al respecto es amplia y contundente en esta tema. Por otra parte las propuestas de votación directa y elecciones plebiscitarias se enmarcan en la ola de movimientos populistas que están claramente en auge en nuestro entorno.

Uno de los académicos que más ha estudiado y más claramente ha formulado las características de las elecciones plebiscitarias es Maurice Duverger cuando dice:

"Se llama plebiscito al voto de confianza personal a un hombre. Las elecciones plebiscitarias se desarrollan en condiciones muy diferentes a las de las democracias liberales: en lugar de poder escoger entre varios candidatos, el elector sólo puede otorgar o rehusar su adhesión a un único candidato. En realidad los ciudadanos deben ratificar el candidato único presentado por las autoridades en lugar de escoger a sus representantes."

Inés Arrimadas en una imagen de archivo. (EFE)
Inés Arrimadas en una imagen de archivo. (EFE)

En puridad y sin violar la norma, el Consejo General podría haber cambiado los Estatutos designando a Albert Rivera presidente del partido para un nuevo mandato, ahorrándonos a todos la vergüenza de pasar por esta pretendida elección democrática, que no es más que un proceso de refrendo por aclamación del líder.

En unas asombrosas declaraciones, que más parecen un desesperado intento de hacernos creer que este proceso es "aún más democrático", Albert Rivera ha indicado que permitirá presentar candidaturas a todos los afiliados, incluso a aquellos que no han pasado el prerrequisito de los seis meses de afiliación encontrándonos con el absurdo de que un afiliado con menos de seis meses de afiliación podría enfrentarse a Albert Rivera para dirigir el partido, pero no puede presentar su candidatura al Consejo General, a la Comisión de Garantías o ser candidato a concejal en el pueblo mas pequeño, para lo que necesita los seis meses de antigüedad como afiliado.

Por otra parte, para hacer todo el argumento aún más confuso, Fran Hervías, secretario de Organización de C's, en recientes declaraciones a Europa Press, y respondiendo a la petición de Carolina Punset de que tanto el Consejo General como la Comisión de Garantías sean elegidos por el mismo sistema plebiscitario que el Comité Ejecutivo, manifiesta:

"Según Hervías, se trata de los dos órganos más importantes de Ciudadanos, razón por la cual son los que tienen que tener más protección". Y con el objetivo de garantizar que el sistema de elección de sus miembros sea "totalmente garantista", considera que lo mejor es que los sigan escogiendo los compromisarios en la Asamblea General."

Si la dirección está convencida de las ventajas de una elección plebiscitaria del CE, no se entiende por qué no se realiza esta elección después del congreso

No se entiende la razón por la que, si la dirección de C's está convencida de las bondades de una elección plebiscitaria del CE, no se realiza esta elección después del congreso, una vez que los delegados hayan debatido y aprobado las ponencias del mismo y se sepa qué programa político y modelo de partido tiene que dirigir el nuevo Comité Ejecutivo.

Todas las confusas y contradictorias explicaciones de la dirección de C's permiten vislumbrar una sencilla y humana explicación: una camarilla decidida a no perder ni un ápice de control del partido utilizando para ello métodos torticeros.

Felipe II se sentirá emulado.

Pero con estos mimbres no se regenera España.

*Antonio Álvarez es firmante de Tranc'sparencia, afiliado a Ciudadanos y miembro del partido ALDE.

Tribuna