La compleja geografía electoral en España (II)
  1. España
  2. Tribuna
Tribunas EC8

Tribuna

La compleja geografía electoral en España (II)

Posiblemente, la hegemonía del bipartidism​o durante muchos años ha ocultado la complejidad y la heterogeneidad que subyace en los procesos electorales en España

placeholder Foto:

Nuestro territorio está dividido en CCAA (17), en provincias (50) y en municipios (8.125). En las elecciones generales, la circunscripción (espacio en donde se transforman los votos en escaños) es la provincia (Constitución, art. 68.2). A las 50 provincias existentes se añaden por su carácter especial Ceuta y Melilla. En realidad, el Congreso y el Senado no se eligen en una sola elección, su composición es el resultado agregado de las 52 elecciones celebradas en las circunscripciones. Añadiremos que una de las características más importantes de estas elecciones es que cada circunscripción tiene un número variable de escaños, que puede ir desde uno (Ceuta o Melilla), dos (Soria) hasta 36 (Madrid).

La fórmula para asignar el número de escaños a cada provincia/circunscripción reposa sobre dos variables: la territorial (se otorgan dos de oficio a cada territorio provincial) y la demográfica (su población de derecho), fórmula que ya analizamos en un anterior trabajo. En total, se distribuyen en el conjunto del Estado 350 escaños desde 1977.

Foto: Vista general del hemiciclo durante el discurso de investidura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
Tribunas EC8 Opinión
Elecciones y territorio en España
José María Astorkia Hualde

Se ha insistido a lo largo de esta serie de análisis sobre la enorme desigualdad territorial que existe en España y su reflejo sobre nuestro sistema electoral, y por ende sobre los resultados de las elecciones. Ya abordamos la complejidad geográfica electoral a escala autonómica, por lo que en esta segunda parte descenderemos a una escala más operativa, es decir, a la escala de las circunscripciones, la escala en donde se asignan los diputados (dejaremos, por el momento, de lado la elección de los senadores).

Aquí ofrecemos una tabla partiendo de los datos de las pasadas generales. Figuran las 15 primeras circunscripciones en el listado del censo electoral, las principales atendiendo a su peso en volumen de electores.

Tal como muestra la tabla, estas 15 circunscripciones concentran más de 22 millones de electores, es decir, el 63,91% del total, lo que contrasta fuertemente con la reducida población electoral que se distribuye entre las 37 circunscripciones restantes. Las 15 provincias de mayor peso electoral acumulan paralelamente 191 escaños de los 350 totales. Dentro de estas, se puede incluso distinguir el grupo más en cabeza, compuesto por las seis circunscripciones que eligen más de 10 escaños y que podemos considerar como los grandes distritos electorales de nuestro país, en donde se juega en buena medida el resultado global de las elecciones.

Estos datos reflejan que más del 40% de la población y de los electores españoles se concentran en tan solo seis distritos electorales. No obstante, la fórmula electoral de atribución de escaños reduce bastante el peso electoral real de estas grandes circunscripciones, cuyos escaños acumulan 'solo' el 33,71% del total (debido al contrapeso de los escaños territoriales que favorecen a las circunscripciones más pequeñas demográficamente). En todo caso, las seis grandes circunscripciones más las nueve medianas que figuran en la primera tabla condicionan, como dijimos más arriba, de manera casi decisiva los resultados electorales.

Viniendo seguidamente a la localización geográfica de las 15 circunscripciones más influyentes en las elecciones generales, una simple plasmación sobre el mapa del territorio estatal nos permite observar lo siguiente:

  • 10 circunscripciones son costeras.
  • Tres circunscripciones son isleñas.
  • Dos circunscripciones son interiores.

En otras palabras, el mapa adjunto corrobora lo que ya señalamos en el precedente artículo, el electorado español se concentra especialmente en la periferia o en las islas (espacios aún más periféricos). No obstante, el islote interior de Madrid, con su gran peso, y la provincia de Sevilla (de localización interior aunque se vincula también con la España periférica) compensan de alguna forma la fuerte concentración en los bordes del territorio de una buena parte de los votantes. La Comunidad de Madrid y Sevilla suman el 17,81% de los electores españoles y 48 escaños (13,71% del total).

Dentro de los grandes o medianos distritos electorales de la periferia, son las que podemos llamar circunscripciones geográficamente levantinas las que mayor peso tienen, ya que las cinco que figuran señaladas en el mapa (Barcelona, Valencia, Alicante, Baleares y Murcia) concentran la cuarta parte del electorado español (25,56%) y 77 escaños a elegir (22% del total).

La geografía electoral española, observada a través de la objetividad de los datos, permite entender de otra manera los resultados electorales

El resto de las circunscripciones periféricas influyentes en la configuración de los resultados se sitúa en la franja costera del norte de la Península (Coruña, Pontevedra, Asturias y Vizcaya), de peso medio todas ellas, o bien en la costa andaluza (Málaga y Cádiz). Finalmente, tienen también relevancia electoral las dos circunscripciones isleñas canarias (Las Palmas y Tenerife).

A manera de conclusión, diremos que la geografía electoral española, observada a través de la objetividad de los datos, permite entender de otra manera los resultados electorales y ayuda a relativizar los análisis que en muchos casos tienden a homogeneizar en exceso el comportamiento electoral en el conjunto del territorio. Posiblemente la hegemonía del bipartidismo durante muchos años ha ocultado la complejidad y la heterogeneidad que subyace en los procesos electorales en España.

*José María Astorkia Hualde, DYM Politique.

Geografía Población Elecciones Generales 2016