Economía: Las reformas necesarias. Blogs de Tribuna

Las reformas necesarias

La economía española crea empleo y ha acometido un cambio fundamental: de una economía basada en la construcción, a una economía competitiva en los mercados exteriores

Foto: Un trabajador en una fábrica de Huesca. (EFE)
Un trabajador en una fábrica de Huesca. (EFE)

La historia de la economía española en los últimos años ha sido la de una constante superación. España inicia el año como una de las economías de crecimiento más vigoroso entre los países desarrollados, con tres años con aumentos del PIB por encima del 3%. La reciente mejora de nuestro 'rating', los mínimos en la prima de riesgo estos días y la última colocación del Tesoro con una demanda récord, han ratificado la confianza de los inversores en las bases de nuestra recuperación.

La economía española crea empleo y ha acometido un cambio fundamental: de una economía basada en la construcción hasta la gran crisis, a una economía competitiva en los mercados exteriores. En 2018 encadenaremos el sexto año consecutivo con superávit de cuenta corriente, una situación inédita para nuestro país. Además, los bancos españoles son solventes, cumpliendo con su función de dar crédito a familias y empresas, y el déficit público pronto estará por debajo del 3%.

Gracias a las reformas estructurales, España ha conseguido aprovechar mejor que los países de nuestro entorno el buen momento de la economía

La razón de este modelo de crecimiento equilibrado está en el esfuerzo reformista desplegado por el Gobierno desde los inicios de 2012. Tres han sido las grandes reformas acometidas por el Ejecutivo: la reestructuración y reforma del sistema financiero, la reforma laboral y la consolidación fiscal facilitada por la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Este triángulo reformista sirvió, junto con otras medidas, para poner remedio a la triple crisis que sufría España: un alto nivel de desempleo, una crisis bancaria que afectaba a la credibilidad del Tesoro Público y un déficit presupuestario desbocado. Gracias a las reformas estructurales, España ha conseguido aprovechar mejor que los países de nuestro entorno el buen momento de la economía mundial y europea, facilitado por unos tipos de interés históricamente bajos.

Para encarar el futuro con la confianza en que nuestras empresas van a seguir siendo competitivas y en que va a continuar la creación de puestos de trabajo resulta fundamental no cometer errores. Hay que evitar la tentación, manifestada por algunos grupos políticos, de dar marcha atrás a determinadas reformas, sobre todo la del mercado laboral.

Resulta necesario, además, seguir trabajando en nuevas medidas. La actual geometría parlamentaria hace ahora más difícil que en la etapa de Gobierno anterior lograr el respaldo necesario para el impulso de iniciativas dinamizadoras de la economía, aunque el Gobierno está plenamente volcado en el empeño. Trabajamos para lograr un acuerdo parlamentario que permita aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado, actualmente en prórroga, para contar así plenamente con el principal instrumento de política económica y llevar a cabo las reformas pendientes.

Hay que evitar la tentación, manifestada por algunos, de dar marcha atrás a determinadas reformas, sobre todo la del mercado laboral

Desde el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad se han impulsado también recientemente numerosas medidas vinculadas en algunos casos a directivas europeas como es el Anteproyecto Ley del Mercado de Valores y de los Instrumentos Financieros, que mejora la protección de los inversores y aumenta la eficiencia y buen funcionamiento de los mercados; la Ley de Contratos de Seguros, la prevista rebaja de las comisiones y el aumento de la liquidez de los planes de pensiones; o la regulación en materia de información no financiera y diversidad. En este grupo también se encuadra el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario, que refuerza la seguridad jurídica y el equilibrio contractual entre banco y cliente y que estoy convencido de que se aprobará pronto en el Parlamento con un amplio consenso, dada la importancia de la materia que regula.

España hace más de tres años que emprendió una nueva ruta. Hemos pasado de ser el problema de Europa a estar en la vanguardia de los países reformistas y generadores de confianza, crecimiento y empleo en la eurozona. De una economía basada en el ladrillo a redirigir las inversiones hacia sectores más productivos y con un gran apoyo en el sector exterior. Los bancos, a su vez, funcionan y dan crédito, algo que ha sido compatible con el desapalancamiento del sector privado. Y lo que es más importante: este cambio se ha producido en un entorno de creación de empleo, moderada inflación y consolidación fiscal. Las reformas han sido la causa fundamental de nuestro vigoroso crecimiento económico, como han reconocido todas las instituciones internacionales, y el camino a transitar debe seguir siendo el mismo.

*Luis de Guindos Jurado es ministro de Economía, Industria y Competitividad.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios