Los que invocaron a Vox

La inquietud y el desasosiego por el futuro de España expresado por mucha gente no es algo que la izquierda deba despreciar para dejar que sea la derecha quien ofrezca las únicas respuestas

Foto: PP y vox cierran un acuerdo para la investidura de Juanma Moreno en Andalucía. (EFE)
PP y vox cierran un acuerdo para la investidura de Juanma Moreno en Andalucía. (EFE)

En muchas películas y algunas leyendas urbanas se nos habla del ritual para llamar al Mal. Basta con invocarlo tres veces y la Bestia aparecerá. "Bitelchús, Bitelchús, Bitelchús". Tras cruzar la tercera ya no hay vuelta atrás y no vale arrepentirse. El Mal ya ha cruzado y está aquí.

Bitelchús. 3 de octubre de 2017. El rey Felipe VI califica de golpe de Estado la actuación de los dirigentes independentistas en un discurso televisado que no cuenta con la aprobación del Gobierno. *Ni una palabra para los dos millones de catalanes que pese a la estrecha vigilancia del CNI y la Guardia Civil han organizado un referéndum 48 horas antes. Ni una palabra de consuelo para las víctimas de una actuación policial que impacta en todas las portadas y noticiarios del planeta, excepto en los españoles. El rey deja de ser, por decisión propia, el jefe de Estado de esos dos millones de españoles; y pasa a ser el líder de la reacción. Más rey que nunca, más Estado que nunca, en la línea histórica de ese Estado español históricamente incapaz de dar soluciones democráticas a sus crisis.

La Magistratura al completo sigue la retorcida línea jurídica que les marca el rey Felipe VI, pese a que ningún tribunal en Europa pueda homologarlo. Ni Bruselas, ni Schleswig-Holstein; y en previsión de que le siguiera el Reino Unido y otros países, cae la orden europea de detención. La Justicia de ningún país democrático puede homologar a su Derecho la doctrina de Felipe VI y la acusación de rebelión para el gobierno de la Generalitat y dos líderes de movimientos sociales.

La Magistratura al completo sigue la retorcida línea jurídica que les marca el rey Felipe VI, pese a que ningún tribunal en Europa pueda homologarlo

Bitelchús, Bitelchús. 22 de marzo de 2018 Los reos por rebelión cumplen prisión preventiva. La Fiscalía del Tribunal Supremo solicita la libertad bajo fianza para Quim Forn. La acusación particular de VOX pide que continúe en prisión. La sala de apelaciones del TS hace caso a Vox y desoye a la Fiscalía.

Bitelchús, Bitelchús, Bitelchús. 8 de enero de 2019. Susana Díaz ha perdido el PSOE contra Pedro Sánchez y ha perdido Andalucía para el PSOE en las elecciones autonómicas que ella adelanta. Es una ocasión histórica para que la derecha desaloje a los socialistas de la Junta de Andalucía. Vox, con 12 diputados, pone sobre la mesa un documento con una propuesta de desmantelamiento de las autonomías, un ataque frontal a las mujeres, un programa racista que habla al mismo tiempo de "invierno demográfico" y expulsión de inmigrantes —si al mismo tiempo falta gente y sobra gente, es porque a Vox le faltan blancos y le sobran otras razas—, una reforma fiscal neoliberal que beneficia a los ricos y acaba con el estado del bienestar. Los otros partidos de la derecha dan carta de validez a ese programa antidemocrático y se sientan a negociarlo.

Los que invocaron a Vox

Es probable que Vox no haya llegado. A Vox hemos ido. La incapacidad histórica del Estado en España para dar salidas democráticas a sus crisis es la incapacidad del Estado español para parecerse más a España y menos a la Corte. Casado, Rivera y Abascal tienen un proyecto, concluir la construcción nacional del Estado que no pudo ser en el siglo XIX. Creen que hoy un Estado fuerte podrá concluir lo que no pudo el estado de las revoluciones liberales fracasadas y de la incapacidad fiscal para desarrollar una administración eficaz en el territorio.

Sin embargo, no estamos ya en el siglo XIX, y en la historia de España plurinacionalidad y democracia han quedado ligadas. No ha habido democracia en España sin autogobierno de Catalunya; y no ha habido dictadura que no lo haya eliminado. Las dictaduras de Primo de Rivera y Francisco Franco que suprimieron las instituciones de autogobierno de Catalunya también lo hicieron con los derechos democráticos de la clase trabajadora, de las mujeres, de los homosexuales y de minorías como los gitanos. Los que hoy quieren suprimir el autogobierno de Catalunya, también quieren suprimir el derecho al aborto. Los que quieren acabar con las leyes contra la violencia machista, también quieren una España blanca y no una mestiza. Los que quieren expulsar a los inmigrantes y poner a parir a las mujeres, también quieren eliminar los impuestos a los ricos.

Hoy no hay patriotismo de las cosas del comer separado de un nuevo patriotismo constituyente. No habrá derechos democráticos sin una España plurinacional. La inquietud y el desasosiego por el futuro de España expresado por mucha gente no es un sentimiento que la izquierda deba despreciar para dejar que sea la derecha quien ofrezca las únicas respuestas. Para defender la democracia en España hoy es necesario un proyecto de país que recoja la España del 15-M y del 8-M y que derrote a los de la patria estrecha sin derechos. La Patria grande es la España popular, la de los pueblos y naciones, reconstituida desde la diversidad.

* El Rey pronunció el discurso del 3-O pese a las dudas del Gobierno, El 'Periódico de Catalunya', 2 de octubre de 2018.

* 3-O: El día que el Rey se impuso a Rajoy para serenar al país, 'El Mundo', 3 de octubre de 2018.

*Óscar Guardingo Martínez es senador de En Comú Podem

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios