Legado de cenizas

En lo personal el presidente nos ha dado señales inequívocas de su afición por la ostentación de las prerrogativas del poder

Foto: Las elecciones generales serán el 28 de abril. (EFE)
Las elecciones generales serán el 28 de abril. (EFE)

'The End'. Eso parecía sobreponerse sobre la espléndida foto de nuestro compañero Pedro. La foto de un Sanchez saliendo cabizbajo y solitario el miércoles del hemiciclo. Hora de echar el cierre y de devolver el mando a sus legítimos dueños. Es la hora del balance. Es verdad que este mandato ha sido excepcionalmente breve, sin embargo nos ha dejado un legado que conviene valorar en su justa medida. Lo dividiré en tres apartados, porque tres fueron las promesas esenciales de Sanchez: la regeneración moral frente a la corrupción de la Gurtel, las urgencias económicas y sociales y la resolución del conflicto catalán.

El legado moral

Sanchez llegó al poder aprovechando el clamor indignado de todos cuantos exigimos a Rajoy su renuncia tras la sentencia Gurtel. Era esencial que un presidente manchado por la corrupción, desacreditado por un tribunal, al que en su sentencia reprochaba la inverosimilitud de sus declaraciones, abandonará su puesto. Sanchez prometía otros estándares éticos. Sus encendidas promesas de honestidad le costaron el puesto al ministro más breve que ha conocido la historia de España. Poco después dimitía la ministra de Sanidad por un plagio en un trabajo de máster. Sin embargo, cuando el plagio llegó a su tesis doctoral, al chanchullo infumable de su “trabajo de investigación”, su depósito de honestidad ya mostraba la luz roja en el panel de mandos. Lo mismo ocurrió cuando a su ministra de Justicia se le conocieron unas grabaciones machirulas en las que participaba en una francachela con Villarejo. Comentaban divertidos los infalibles métodos del rey de las cloacas. Nada pasó. En lo personal el presidente nos ha dado señales inequívocas de su afición por la ostentación de las prerrogativas del poder.

Una presidencia en las nubes ( literalmente en este caso), más orientada a la promoción personal que al servicio público. Un presidente dotado de un narcisismo tan marcado que ha sido capaz de presentar una ruborizante elegía, escrita por la exdiputada amiga, como una biografía heroica. Hay que recordar, por cierto, que a dicha amiga la recompensó con la canonjía de 'Marca España' (nada más marca España que el nepotismo) . En el ámbito de la regeneración judicial los vergonzosos pactos con el PP que reflejan los wasap de Cosidó no son precisamente un canto a la independencia del poder judicial. No hablaremos de la utilización de los medios públicos, como RTVE, en la que frustro la primera elección por concurso de méritos de su historia. Por tanto ni regeneración institucional, ni ejemplaridad, ni atisbo de otra cosa que no sea un narcisismo vacuo e inflado. Como último ejemplo de su contradicción extrema, ha sido el PSOE de Sanchez quien le ha evitado a Rajoy declarar en la comision de financiación ilegal. Los que empezaron su legislatura legitimándose frente al corrupto han acabado protegiéndolo. Entre Bomberos no conviene pisarse la manguera.

El legado social y económico

Nuestro aún presidente ha exhibido como propias casi todas las medidas logradas en los pactos de investidura y en nuestros acuerdos presupuestarios con el PP. La subida de las pensiones, ya prevista en los presupuestos, el aumento de los permisos de paternidad, logrado por nosotros, el pacto de la violencia de genero, del que se autoexcluyó Podemos. Todas ellas son medidas que no puede atribuirse, sin falsear la historia, nuestro presidente en funciones. En el campo sanitario anuncio una universalización de la sanidad ya existente y que, con su chapucero decreto, se vio seriamente dificultada al remitir a las CCAA la responsabilidad del reconocimiento del derecho de asistencia. Fragmentó una vez mas los derechos por territorios y dificultó la asistencia a los que ya lo tenían reconocido en los casos de urgencias , menores, embarazadas etc. Así se lo han hecho saber organizaciones tan poco sospechosas como Amnistía Internacional. Lo del copago se quedo en el anuncio, como tantas otras cosas.

En el ámbito de la política migratoria el fracaso es absoluto. Su comienzo demagógico, con la berlanguiana recepción al Open Arms (hoy amarrado por orden gubernamental) ha acabado con un aumento espectacular del numero de llegadas. Además ha triplicado el numero de ahogados y se ha multiplicado por dos o por tres el número de expulsiones de inmigrantes ilegales, dejando pequeño al gobierno de Rajoy. Las fronteras no han sufrido ningún cambio y las concertinas siguen recordándole a este Gobierno, desde lo alto de las vallas de Melilla, que la demagogia es de hoja caduca. Nuestro sistema sanitario sigue infrafinanciado y sus prestaciones son desiguales, por territorio y por clases sociales. Nuestra atención primaria esta al borde del colapso sin que se haya tomado una sola medida efectiva. Las mejoras en dependencia se han quedado en promesas, al ser incapaces de sacar su deficitario presupuesto adelante. Por último el paro se ha incrementado en su ultimo registro a cifras desconocidas desde hacía años en un mes de enero. Por tanto: ni mejoras en igualdad, ni mejoras sociales, ni avances en la necesaria recuperación de nuestra sanidad y más de lo mismo en política migratoria.

El legado en Cataluña

Quizás esta es la parte mas lamentable de este Gobierno. Un Gobierno que hizo bandera de su voluntad de solucionar, mediante el dialogo, el problema catalán ha acabado fracasando estrepitosamente. Ha tardado 8 meses en reconocer lo que un escolar de 8 años ya sabía: que los independentistas quieren la independencia y que no se sienten vinculados al cumplimiento de la ley. Estos dos hechos, públicos y notorios, fueron orillados por nuestro presidente desde el comienzo de su legislatura. Su escenificación del diálogo en Pedralbes, como si fuéramos dos países distintos, no hizo sino ofender a la mayoría catalana no independentista y dar alas a un Torra enloquecido. Tuvo que ser Alsina ,y no Sanchez, quien consiguiera desnudar en público el fascismo de quien afirma que la voluntad de la mayoría esta por encima de las leyes. El presidente ha desprestigiado a la Abogacía del Estado instándole a rebajar la petición de penas en el juicio y ha alentado la esperanza del indulto al negarse a desmentir públicamente tal posibilidad. No hay casi nada torpe que no haya intentado o puesto en marcha nuestro presidente. Ha deslegitimado nuestro sistema judicial, ha cuestionado la acusación, ha sugerido la impunidad, ha admitido la existencia de la bilateralidad y ha abandonado a su suerte a quienes día a día se juegan el físico en las calles de cataluña por defender la igualdad y la legalidad. No se puede hacer mas daño en menos tiempo.

Nos ha convocado a las urnas con un discurso mas propio de un caudillo peronista que de un presidente europeo

Este viernes nos ha convocado a las urnas con un discurso mas propio de un caudillo peronista que de un presidente europeo con una minoría parlamentaria insuficiente. Las apelaciones continuas al pasado y al frentismo, la persistencia en dividir al pais en el bloque izquierda-derecha y el sacudir continuamente el espantajo de nuestro pasado le aleja, definitivamente, del mensaje de modernidad, igualdad y europeísmo que nuestro país necesita. No es la hora de quienes se quedaron anclados en 1492, 1714 o 1936. Acabemos con esta tortícolis de mirar al pasado. Es la hora de quienes soñamos en el futuro. Es la hora de la libertad, el progreso y la regeneración. Dejemos atrás este legado de cenizas y avancemos hacia el mundo de la libertad. La libertad sin fronteras que representa una Europa unida, lejos del monstruo del nacionalismo y del fantasma del populismo.

*Francisco Igea Arisqueta es diputado nacional de Ciudadanos por Valladolid.
Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios