La carrera digital hacia la presidencia

El primer partido que entienda la reciprocidad del entorno digital y sepa usarla para establecer un diálogo con su electorado será quien pueda elevar su estrategia al siguiente nivel

Foto: Fachada de la agencia de viajes Falcon Viajes. (EFE)
Fachada de la agencia de viajes Falcon Viajes. (EFE)

En un mundo cada vez más conectado, los votantes, especialmente los de la llamada 'generación millennial', han tomado el control de la cadena de comunicación, se conectan y opinan. Y al contrario de lo que muchos puedan pensar, están más informados y consultan más fuentes que nunca. En este nuevo escenario, los partidos políticos y sus candidatos tratan de adentrarse en la maraña digital de una manera más o menos acertada, buscando seducir a esa audiencia tan crucial de cara a conseguir la victoria electoral.

El actual partido en el gobierno, PSOE, ha desplegado una estrategia digital estructurada a través de una campaña que se vertebra en dos hashtag principales (#LaEspañaQueQuieres/❤ y #HazQuePase), emoji incluido, con videos e imágenes aspiracionales que nos recuerdan, salvando las distancias, a aquel “Yes we can” en el que Obama articuló una de las primeras estrategias de Inbound Marketing político que se recuerdan. No puede haber algo más inherente a la política que el fin último del inbound: convertirnos en líderes de opinión para los usuarios aportándoles valor a través de contenidos que les resulten útiles en su proceso de toma de decisiones.

En este camino, el de convertir almas digitales en votantes se halla el PP, quien ha centrado su campaña en el hashtag #ValorSeguro. Sin embargo, donde realmente ha hecho un gran esfuerzo el partido liderado por Casado ha sido en desplegar ciertas acciones destinadas a conseguir un alto índice de viralidad. El vídeo aprovechando el lanzamiento de la última temporada de Juego de Tronos es muestra de ello. Aunque lo que, sin duda, ha copado innumerables portadas ha sido la puesta en marcha de “falcon viajes”, una agencia de viajes ficticia contra el uso del avión presidencial de Pedro Sánchez, que ha tenido hasta sede física en Ferraz. Toda una estrategia transmedia, fugaz eso sí, puesta al servicio de la campaña electoral. Solo 3 días ha durado, suficiente para estar en boca de todos.

Menos definida está siendo la estrategia de Ciudadanos en su ecosistema digital. Los naranjas han optado por utilizar el eslogan de campaña ¡VAMOS! añadiendo diferentes formas y vertientes: #VamosPorLaLibertad #VamosVenezuelaLibre e incluso #VamosMoteros, en una clara referencia a la pasión de Albert Rivera por las motos y sobre la que han pivotado diferentes contenidos en las Redes Sociales.

Como ya venía haciendo fuera de campaña, la estrategia de Unidas Podemos en sus canales digitales destaca por un lado por una participación más coral dentro del elenco del partido y, por otro, por llamar a la participación ciudadana a través de nuevos canales como Whatsapp o Telegram, de los que son usuarios experimentados.

Precisamente estos nuevos medios son los que mejores resultados han generado a VOX en los últimos comicios andaluces. Prueba de ello es que diversos estudios apuntan al partido liderado por Santiago Abascal como el partido con más engagement con las generaciones más jóvenes. De hecho, el polémico evento “cañas por España” que recorre la geografía nacional constituye una estrategia de marketing en sí misma que usa las redes sociales como principal herramienta de difusión.

Queda claro que todos los partidos (unos mejor, otros peor) han hecho sus deberes relativos a renovar su comunicación en campaña para poder llegar a los más jóvenes, ese electorado que ya no consume medios tradicionales. Sin embargo, solo hacer los deberes no asegura pasar de curso.

Todos los partidos tienen una asignatura pendiente que es la de mantener la interacción con los usuarios y, por ende, con sus potenciales votantes

Todos los partidos tienen una asignatura pendiente que es la de mantener la interacción con los usuarios y, por ende, con sus potenciales votantes. Parece que solo concibieran los canales digitales como meras plataformas de difusión, al igual que antes este papel lo jugaba una furgoneta con unos potentes altavoces recorriendo todos los rincones de nuestro país. Resulta muy paradójico que en la era de la escucha social, del contenido generado por el usuario y, en definitiva, de la comunicación bidireccional en estado puro, no exista apenas conversación.

El primer partido que entienda la reciprocidad del entorno digital y sepa usarla para dar respuestas y establecer un diálogo con su electorado será quien pueda elevar su estrategia al siguiente nivel y conseguir enamorar a sus votantes y potenciales votantes. Y entonces sí, serán sus líderes de opinión con mayúsculas.

* Agustín Carbajo, responsable de Inbound Marketing de Antevenio.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios