10 estrategias para la economía real: carta a los partidos políticos españoles

El futuro gobierno de España solo funcionará si ustedes son capaces de llegar a grandes acuerdos. Espero que la transformación del modelo económico sea uno de ellos

Foto: Diego Isabel Moneda, fundador de NESI, y Nacho Cardero, director de El Confidencial, en su diálogo en el encuentro en Málaga.
Diego Isabel Moneda, fundador de NESI, y Nacho Cardero, director de El Confidencial, en su diálogo en el encuentro en Málaga.

Estimados líderes de los partidos políticos españoles:

Ante las cercanas Elecciones Generales, Autonómicas, Municipales y Europeas sería conveniente que la nueva economía, aquella que tiene como propósito servir a las personas y al planeta, ganara protagonismo en sus programas electorales.

Si bien muchos de ustedes ya están lanzando mensajes sobre si subirán o bajarán este o aquel impuesto o prometiendo inversiones para diferentes sectores que necesitan un impulso, se echa en falta un programa de política económica innovador, coherente, fresco y adaptado al siglo XXI, como ya es habitual en la política española.

El subir o bajar un impuesto puede ser importante para la economía, pero no es suficiente ni puede considerarse como un programa consistente que de verdad dinamice la economía real. Necesitamos que el nuevo gobierno de España apueste de verdad por la economía real, aquella economía vinculada a la producción y a la prestación de servicios, la economía en la que participan los más de 3.250.000 autónomos de este país y las pequeñas y medianas empresas, que representan el 99% del tejido empresarial. Esta es la economía que de verdad puede crear empleo y contribuir a la mejora de la calidad de vida de las familias españolas.

Las políticas fiscales sin un programa de economía no son suficientes para reactivar la economía y abordar los principales problemas de la ciudadanía como lo demuestra el desempleo, especialmente el juvenil, que supera el 32%, lo que nos sitúa como el segundo país europeo, por detrás de Italia, con peor tasa. El difícil acceso al crédito y las trabas burocráticas a las que se enfrentan emprendedores, autónomos y pequeñas empresas. La escasa inversión en innovación, tecnología e investigación, que sitúa la tasa de inversión en I+D+i en 1,20%, lejos de la medio europea (2,07%). Realidades económicas a las que se unen la falta de diferenciación y valor añadido frente a otros mercados de sectores tan importantes como el agroalimentario, la construcción, el textil, el turismo, la energía o la automoción entre otros.

La economía mundial está en plena transformación. La ciudadanía tiene claro que quiere transitar desde el actual modelo extractivo, contaminante y desigual hacia una “nueva economía al servicio de las personas y el planeta”, tal y como expresa la Carta NESI de Málaga de Nueva Economía e Innovación Social. Aquí está la verdadera oportunidad para transformar el modelo económico de España y convertir a nuestro país en el líder de esta nueva economía. Contamos con la capacidad creativa e innovadora de nuestros jóvenes, emprendedores y empresas, tenemos un inmenso capital y talento humano, vivimos en una tierra rica y diversa y la ciudadanía ha demostrado ser solidaria, y apostar por valores como la igualdad y la sostenibilidad. Tan solo necesitamos un gobierno a la altura de esta ciudadanía que se atreva a liderar la transformación de nuestra economía y sus diversos sectores.

La ciudadanía tiene claro que quiere transitar desde el actual modelo contaminante y desigual hacia una "nueva economía al servicio de las personas"

¿Imaginan que España liderara los sectores que se enumeran a continuación? No hace falta que imaginen, apoyen a las empresas y consumidores españoles que ya están apostando por esta nueva economía.

10 sectores en los que España puede ser líder mundial.

1. Sector agroalimentario líder en producción ecológica y saludable. Apoyar a toda la cadena de suministro -productores, industria, distribución y hostelería- y transformar el sector en referente mundial en oferta de productos saludables para las personas y el planeta. Fomentar los circuitos cortos, las cooperativas de consumo y la alimentación saludable.

2. Vivienda sostenible. Liderar la construcción de edificios ‘passive house’ o de demanda energética nula o casi nula; promover los materiales de bioconstrucción; fomentar el alquiler; el ‘cohousing’ o covivienda y la rehabilitación sostenible basada en la economía circular.

3. Energías limpias y renovables. Tenemos sol y viento y contamos con los profesionales mejor preparados. Por eso, con un liderazgo y una inversión adecuada podemos transitar hacia un nuevo modelo energético basado en energía limpias y renovables que nos permita ser autosuficientes.

4. Moda ética y sostenible. Recuperar el sector textil y diferenciarse, no por la producción a bajo coste, sino por ser líder en el mercado creciente de la moda ética y sostenible, aquella que respeta a las personas en toda la cadena de suministro, fomentando el ‘upcycling’ y el reciclaje de todos los materiales y la producción y consumo responsable.

5. Movilidad y conectividad sostenible. Liderar la transición “desde el producto al servicio”. No necesitamos poseer un vehículo, necesitamos desplazarnos. El futuro no está en la fabricación en cadena sino en la capacidad de ofrecer movilidad y conectividad a las personas y a las empresas. No esperemos a la crisis industrial y de pérdida de empleo que nos viene, a causa del cierre de muchas de las plantas de automoción existentes, adelantémonos y seamos líderes en movilidad sostenible y conectividad.

6. Turismo consciente. Muchos países tienen sol, playas, montañas y monumentos. Estas características ya no son valor añadido. El turista del siglo XXI busca destinos turísticos en los que la experiencia sea conocer y vivir la cultura local. España es rica y diversa en gastronomía, música, arte, paisajes, costumbres y personas. Hagamos de nuestra diversidad un valor y lideremos un turismo fundamentado en las relaciones y las experiencias humanas, basado en el respeto mutuo entre el turista y los residentes.

7. Finanzas de triple impacto. La inversión de triple impacto, aquella que beneficia a la economía, a las personas y al planeta, está creciendo a nivel internacional y busca lugares y proyectos en los que invertir. España puede liderar este sector tanto por su capacidad inversora como por su capacidad para atraer inversiones. Además, el fomento de las finanzas colaborativas -'crowdfunding', 'matchfunding' y 'equityfunding'- será beneficioso para emprendedores y empresas.

8. Tecnología por el bien común. La robotización, la inteligencia artificial o el uso del Big Data puede servir a un modelo que maximice el beneficio a costa de los derechos y libertades de las personas o a un modelo en el que la tecnología esté al servicio del bien común. Esta decisión debe tomarse de manera democrática y aplicarse a cada decisión política y regulatoria.

9. Emprendimiento social y empresas sociales. Liderar la formación y apoyo a emprendedores sociales, aquellas personas que emprenden una actividad económica para resolver problemas reales. Crear la forma jurídica de “empresa social”, exitosa ya en muchos países, facilitar la constitución de estas empresas y apoyarlas con formación y fiscalidad.

10. Industria circular. Las empresas que han apostado por la economía circular han demostrado su respeto por el medio ambiente y son líderes en todo tipo de sectores industriales.

El futuro gobierno de España solo funcionará si ustedes son capaces de llegar a grandes acuerdos. Espero que la transformación del modelo económico sea uno de ellos. Si es así, contarán con todo mi apoyo, con el de miles de empresas y millones de españoles.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios