¿Qué hace España?

Hay que salir de esta quietud provinciana y conformista que imponen unos líderes inseguros, sin experiencia ni interés en los problemas del mundo y temerosos de perder privilegios

Foto: Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

¿Qué hace esta España aparentemente desorientada, confusa, inundada de incertidumbre en un mundo dominado por el populismo y los nacionalismos de todo género? La respuesta es: no hace lo que tiene que hacer. No hace lo que podría hacer.

En estos momentos, nuestro país ha llegado en el mundo occidental a la categoría de ejemplo a seguir aunque no alcance al nivel de Portugal, que se ha convertido en una referencia máxima de calidad democrática y eficacia económica. Pero ahí estamos. En un buen lugar. Manteniendo un crecimiento económico razonable, una convivencia social sana y positiva y conservando un enorme atractivo tanto para el turismo como para la atracción de capitales. No tenemos derecho al miedo al futuro ni a ese pesimismo hipócrita que ejercen sin piedad las personas y los estamentos con menor razón para hacerlo.

Estamos en condiciones de ser audaces, de establecer objetivos más ambiciosos, de replantearnos temas como el de una mayor penetración en los Estados Unidos, en China, en Japón, la de ascender a los más altos niveles en la carrera de la digitalización, y la de participar con autoridad en todos los órganos e instituciones comunitarias e internacionales.

Tenemos que hacerles ver su incompetencia y su obligación de dejar paso libre a quienes están en condiciones de afrontar la responsabilidad

Hay que salir de esta quietud provinciana y conformista que imponen unos líderes inseguros, sin experiencia ni interés en los problemas del mundo y temerosos de perder los privilegios del poder. Tenemos que hacerles ver su incompetencia y su obligación de dejar paso libre a quienes están en condiciones de afrontar la responsabilidad que conllevan los liderazgos.

No se les paga para “estar ahí”, ni para dedicarse con exclusividad a evitar que se ponga en peligro su continuidad en el poder y aún menos para exhibir y confrontar sus egos y vanidades. Estos juegos florales políticos ponen en riesgo demasiadas cosas, paralizan tomas de decisión, provocan la pérdida de oportunidades y desmoralizan los ánimos.

¿Qué hace España? Soporta con admirable paciencia la situación y se acostumbra a vivir al margen del mundo político. No es mala solución. Pero las hay mejores. Sigamos confiando en que al final prevalecerá la razón y el menos común de los sentidos. Yo apuesto por ello.

* Antonio Garrigues Walker es abogado, presidente de honor del despacho Garrigues.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios