La Liga de todos los madrileños

Gracias a todos los madrileños por tener tantas ganas de vivir. Por defender la alegría dentro de vuestras casas y las sonrisas detrás de esas mascarillas que nos protegen

Foto: La Cibeles, vacía, tras ganar el Real Madrid la Liga, por el coronavirus. (EFE)
La Cibeles, vacía, tras ganar el Real Madrid la Liga, por el coronavirus. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Como consejero de Deportes, quizá no debería confesar tan abiertamente que soy del Atleti hasta la médula… pero así es. Nací colchonero, y espero inculcar a mi hijo el amor por el Atlético de Madrid igual que quiero transmitirle otras cosas importantes y buenas, compartir con él las tardes en el Wanda y lucir juntos la bufanda roja y blanca que tantas veces agité para celebrar un gol.

Sin embargo, cuando el otro día ganó la Liga el Real Madrid, no sentí la melancolía y el pellizco celoso ante el triunfo del eterno rival que experimenta un hincha, sino la preocupación absoluta de un vicepresidente del Gobierno de la comunidad por el posible descontrol en las celebraciones. Había suficientes precedentes con otros clubes como para temer lo peor. Y, sin embargo, no pasó nada. Los 'merengues' celebraron en casa la consecución del trofeo, y la alegría de muchos miles no se convirtió en una amenaza para el resto.

Me di cuenta de que esta contención es, en realidad, el símbolo del comportamiento de millones de madrileños, que estos días se esfuerzan por mantener las distancias de seguridad y usan la mascarilla incluso en los paseos por el campo. Tras la pesadilla, en Madrid nos encontramos con una sociedad responsable y consciente, solidaria y adulta, que sabe perfectamente que nos estamos jugando mucho, y que el trabajo de las administraciones no valdrá de nada si de manera individual no nos implicamos en la lucha contra el virus.

Me di cuenta de que esta contención es el símbolo del comportamiento de millones de madrileños, que mantienen la distancia y usan mascarilla

Así que este no es el texto de un 'indio' intentando hacer un ejercicio de deportividad ante el éxito del eterno rival, ni siquiera el de un consejero de Deportes satisfecho tras saber que la galería de trofeos de la Comunidad de Madrid se agranda cada día.

Es el escrito del vicepresidente de un Gobierno que se siente profundamente orgulloso, tremendamente agradecido, de la actitud ejemplar de sus ciudadanos. Muchas gracias a todos los madrileños por tener tantas ganas de vivir. Por defender la alegría dentro de vuestras casas y las sonrisas detrás de esas mascarillas que nos protegen a todos.

Y a vosotros, 'merengones', enhorabuena… Pero el año que viene la Liga se celebrará en Neptuno.

*Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid.

Tribuna