Sector aeronáutico: una apuesta de futuro industrial en España

La apuesta decidida de CCOO es la creación de los instrumentos necesarios para que este sector, definido como estratégico, tenga su futuro garantizado como en los países vecinos

Foto: Los trabajadores de la planta de Airbus de Illescas, durante la concentración a las puertas de la fábrica el pasado julio. (EFE)
Los trabajadores de la planta de Airbus de Illescas, durante la concentración a las puertas de la fábrica el pasado julio. (EFE)

Se ha hablado mucho en los últimos meses de planes de reconstrucción, de transición ecológica, de digitalización, de teletrabajo y, en definitiva, de todos los elementos que deberían configurar un futuro en los diferentes sectores industriales de nuestro país.

El sector aeronáutico y aeroespacial juega un papel estratégico dentro de la transformación tecnológica y energética de nuestra industria. En primer lugar, es un vector generador de empleo de calidad. Además, cuenta con la ventaja añadida de tener incluida, dentro de nuestras fronteras, toda la cadena de valor productiva: desde el desarrollo tecnológico hasta la fundamental I+D+i, pasando por la fabricación, algo que no ocurre en los países de nuestro entorno. Con el covid-19, la industria se ha visto fuertemente golpeada y el sector aeronáutico no es una excepción.

Mientras los aviones se mantengan en tierra debido a las restricciones de movilidad vigentes en todo el mundo y, especialmente en Europa y España, se pueden evidenciar dos situaciones. La primera es que las empresas que componen este sector quieren adaptar su fabricación y solucionar sus problemas coyunturales, a través de la reducción de mano de obra directa y, en consecuencia, la mano de obra indirecta. Está en riesgo, por lo tanto, el empleo y las condiciones de trabajo de miles de familias en el corto y en el medio plazo.

Las empresas de este sector quieren adaptar su fabricación y solucionar sus problemas coyunturales con la reducción de mano de obra directa y, en consecuencia, también indirecta

La segunda, y esta es la apuesta decidida de CCOO, es la creación de los instrumentos necesarios para que este sector, definido por el propio Gobierno como estratégico, tenga el futuro garantizado, como sucede en los países de nuestro entorno. Esto solo es posible a través del diálogo entre Gobierno, empresas y sindicatos. Para ello, es necesario un plan de choque estatal, a través de la inversión de una parte de los fondos de reestructuración para la crisis del covid-19, unido a una apuesta decidida por parte de todos los actores, que permita el desarrollo de las soluciones en dos frentes:

1. Coyuntural, con medidas a corto plazo que impidan la pérdida de empleo a través de la conversión de los ERE en ERTE, para evitar así la pérdida de conocimientos y experiencias de las plantillas del sector.

2. Estructural de futuro: aprovechar estas medidas de suspensión de empleo para formar nuevos perfiles. El sector industrial evoluciona y las plantillas deben estar preparadas para la adaptación a los cambios más estructurales que la industria aeronáutica vivirá.

Por tanto, este plan de choque no debe ser únicamente una forma de incentivos económicos destinados a evitar la reducción de personal, sino que debe servir para que el futuro de la fabricación de aviones sea a través de aparatos más ecológicos, sostenibles y adaptado al New Green Deal. Para conseguir un plan de futuro concreto, es necesario que las empresas del sector eviten despidos, y utilicen los mecanismos que permitan adaptar la producción y actividad a la situación de la pandemia a través de los ERTE. Se debe trabajar en esa transformación y transición del sector, hacia los indiscutibles caminos de una movilidad más sostenible y más tecnológica.

Manifestación en apoyo al sector aeroespacial en la provincia de Cádiz, ante los anunciados recortes en Airbus. (EFE)
Manifestación en apoyo al sector aeroespacial en la provincia de Cádiz, ante los anunciados recortes en Airbus. (EFE)

Esta crisis debe ser una oportunidad para que el gobierno progresista adopte planes estratégicos e inversores de progreso que hagan de este sector, un motor industrial, productivo y, como decíamos previamente, generador de empleo y de futuro.

*Agustín Martín, secretario general de CCOO de Industria, y José Manuel Casado, secretario de Política Industrial de CCOO de Industria.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios