Día Mundial de la 'nueva' Televisión

Estamos ante televisión más plural, accesible y diversa que su anterior versión, donde nuevas marcas como Netflix, Amazon, HBO y otras de menor tamaño han hecho su aparición

Foto: (Unsplash).
(Unsplash).

Hoy se celebra el Día Mundial de la Televisión, que reconoce uno de los inventos de mayor trascendencia social desde la imprenta de Gutenberg hasta la llegada de internet a finales del siglo pasado. En estos más de 50 años de existencia, la televisión se ha convertido en un instrumento crítico para informar, entretener y divulgar. También para generar debate social y poner el foco en cuestiones que de otra manera pasarían desapercibidas.

En el año de la pandemia, la televisión ha marcado la diferencia, ha aportado un valor y ha vuelto a convertirse en el referente de información y entretenimiento para muchos millones de personas. Y este resurgir y alta conexión con el espectador viene dado en gran medida por su gran ductilidad, lo que ha permitido a la televisión transformar su modelo, su entorno y el consumo de cada uno de sus contenidos.

En el año de la pandemia, la televisión ha aportado un valor y ha vuelto a convertirse en el referente de información y entretenimiento

Estamos ante una nueva televisión más plural, accesible y diversa que su anterior versión, donde nuevas marcas como Netflix, Amazon, HBO y otras muchas de menor tamaño han hecho su aparición, llegando a cientos de miles y millones de suscriptores o seguidores. Y ahora la pregunta recurrente es: ¿Cuánto le queda a la antigua televisión, esa televisión programada linealmente, con horarios, días y citas interminables que habían organizado una parte de nuestro tiempo durante décadas?

Mi opinión es que le queda mucho, o al menos mucho más de lo que creemos los expertos: porque la nueva televisión está comenzando a valorar la imposibilidad de consumir sus extensos catálogos de contenido; porque la lucha por los lanzamientos entre plataformas será una carrera imposible de sostener; y porque no podremos seguir avanzando hacia la concentración en torno a géneros excesivamente explotados como las series o el cine.

La televisión del futuro

Ante todos estos retos, hagamos un pronóstico sobre lo que el futuro podría traernos:

1. Al igual que los canales de televisión tradicionales han comenzado a ofrecer sus contenidos bajo demanda, los nuevos operadores están comenzando a realizar entregas semanales de sus series y otros contenidos, además de que empezarán a programar los episodios, los capítulos y los estrenos.

2. Ante la complejidad y extensión de los catálogos, se podrán crear canales de televisión convencionales para facilitar el consumo de aquellos segmentos de la población cansados de bucear en el catálogo o de recibir recomendaciones basadas en consumos previos. Volveremos a tener la posibilidad de acceder a estrenos de cine con fecha y hora concreta en canales lineales y no lineales.

La integración del contenido narrativo y el videojuego será mayor, sobre todo, en concursos, 'realities' e informativos

3. Vamos hacia una nueva televisión que involucionará, o mejor dicho reinventará la involución, y permitirá recuperar los valores de la televisión tradicional, como los horarios, los estrenos y el visionado colectivo o familiar. Una televisión más plural respecto al tipo de contenidos, donde las series y el cine seguirán mandando junto al deporte, pero que propondrá, también, más género documental, divulgativo y educativo, programas de estilo de vida o contenidos vinculados a aficiones o intereses, con más marcas operando en una estructura de canal bajo demanda.

4. Los canales de televisión buscarán una mayor especialización y un cambio del modelo relacional con el espectador. El canal lineal será un expositor, que convivirá con numerosas ramificaciones y tendrá una existencia más compleja y amplia. Un 'Canal Cocina' podría consistir en un canal de televisión lineal, una plataforma de video bajo demanda, una red social de cocinillas, una red de cocineros 'amateurs', una escuela de cocina 'online' y un videojuego para cocinar virtualmente y aprender mientras replicas la receta del programa. Es decir, un ecosistema más complejo y extenso donde el canal es un elemento más de un puzle más amplio.

La interactividad se multiplicará en formatos, contenidos o plataformas sin restricciones por capacidad de banda ancha. (Unsplash)
La interactividad se multiplicará en formatos, contenidos o plataformas sin restricciones por capacidad de banda ancha. (Unsplash)

5. Asimismo, es más que probable que se reduzca el número de licencias para evitar la subida de precios de la suscripción mensual y que se creen suscripciones semanales o diarias que permitirán al espectador pasar de una propuesta, o plataforma, a otra, de una manera natural y sistemática. Todo esto obligará a modificar las pautas de estreno, exhibición, grabación y compra de contenidos.

6. El transporte del contenido, las famosas descargas, desaparecerán con la llegada del 5G. La interactividad se multiplicará en formatos, contenidos o plataformas sin restricciones por capacidad de banda ancha, lo que facilitará mayores opciones respecto a los lugares de visionado y dispositivos. La integración del contenido narrativo y el videojuego será mayor y muy especialmente en formatos participativos como concursos, 'realities' o informativos.

7. Las marcas televisivas serán más importantes que nunca ante la proliferación de canales, plataformas, contenidos y formatos, especialmente en los ámbitos informativos, como respuesta a la información difundida también por redes sociales y otros sistemas digitales.

El nuevo modelo de televisión que ya se vislumbra se nutrirá de la inteligencia artificial para crear, programar, producir y gestionar

8. La credibilidad, la veracidad y el control de calidad se convertirán en prioridad frente a la proliferación de elementos sin contrastar que podrán difundirse, sin ningún tipo de control ni filtro por redes sociales. La televisión de pago volverá a ser garante de calidad, veracidad y profesionalidad. La calidad de imagen, edición y producción será un imperativo más complejo para las televisiones, los productores y las plataformas ante el imparable desarrollo tecnológico que permitirá a infinidad de personas crear de una manera cuasi profesional, con estándares nunca vistos.

9. El nuevo modelo de televisión que ya se vislumbra se nutrirá de la inteligencia artificial para crear, programar, producir y gestionar los canales lineales, las plataformas o cualquiera de las otras nuevas fórmulas televisivas. Una nueva televisión que reinventará el consumo social y familiar, junto al individual. Una televisión que es y será, por su calidad, una referencia de nuevos modelos y formatos que se presentarán de una manera lineal y no lineal, de múltiples temáticas y contenidos que darán respuesta a los intereses particulares de cada uno de nosotros.

En definitiva, en el Día Mundial de la Televisión estamos en un escenario increíblemente estimulante y retador de nuestra industria. Y, sobre todo, en un momento tremendamente enriquecedor y sorprendente para nosotros como espectadores.

*Manuel Balsera es director general de AMC Networks en el sur de Europa.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios