Es noticia
Réquiem por Medialab Prado (o cómo pegarse un tiro en el pie)
  1. España
  2. Tribuna
Tribuna EC12

Tribuna

Por

Réquiem por Medialab Prado (o cómo pegarse un tiro en el pie)

Al igual que con estudios disparatados sobre túneles en la Gran Vía, José Luis Martínez-Almeida despilfarra nuestro dinero en estudios museísticos que van a la papelera

Foto: Uno de los proyectos exhibidos en Medialab Prado. (EFE)
Uno de los proyectos exhibidos en Medialab Prado. (EFE)

No debería sorprendernos, pero, como Saturno devorando a sus hijos, los actuales gestores del Ayuntamiento de Madrid, con Atila Levy a la cabeza, están a punto de asestar un golpe mortal a una de las pocas instituciones que venían aportando frescura y originalidad al paupérrimo panorama institucional local.

Su anuncio de instalar en la sede de Medialab una cosa originalísima e inédita en el paisaje cultural europeo (¡un museo de arte contemporáneo!, ¿cómo no se nos había ocurrido antes?), aparte de incurrir en los errores y despilfarros que ahora comentaré, creemos que pone en serio riesgo la candidatura presentada a la UNESCO de Paisaje cultural.

La actitud del equipo municipal es lamentable tanto en el fondo como en la forma.

Foto: Andrea Levy, en una imagen de archivo. (EFE)

En el fondo porque desde hace diez años (y debo reconocer que nuestro Gobierno no fue capaz de hacerlo, pero esperaba que quien te sucede mejora o construye sobre lo anterior) hay dos enormes plantas del ala principal del cuartel de Conde Duque, vacías y esperando su acondicionamiento para ese museo. Ya sé que es discutible, pero ¿es que todos los museos se tienen que poner en el mismo eje? ¿No es un poco simple?

Al igual que con estudios disparatados sobre túneles en la Gran Vía, Almeida despilfarra nuestro dinero en estudios museísticos que van a la papelera. Además, propone gastar un dinero no calculado en acondicionar un edificio pensado, trabajado y vivido para otra cosa. Tapiar ventanales, poner paneles... para colgar cuadros (¡Ah, sí, y un 'hub' de industrias culturales...!).

En vez de apoyar al precedente de Factoría Cultural existente en Matadero, que nosotros respetamos y heredamos del mejor PP, o contraprogramar al todavía existente 'hub' municipal Intermediae —igual no se ha dado cuenta de que existe— hay que crear uno marca A. Levy. Evidente.

Da la sensación de que al ayuntamiento no se le ocurre más que ir acumulando museos, el que se tercie

Me consta el debate en el Colegio de Arquitectos sobre la agresión que supondría alterar uno de los edificios más premiados de los últimos años, una historia con final feliz de concurso adjudicado en otra época de un PP más inteligente que el actual, ganado por dos arquitectos españoles jóvenes (Navarro y Langarita) y lleno de vida, frente a tantos museos vacíos y languidecientes.

Cuando nos opusimos a que el museo judío se instalase en Prado 30 ya hablamos de la desertización del barrio cuando la pandemia alejó a los turistas, de la falta de equipamientos que “hiciesen” barrio, de la imprescindible cohesión que las ciudades deben promover, de la sobreexplotación de la musealización de la ciudad. Una vez más, con esta propuesta que juzgamos de todo punto inapropiada, da la sensación de que al ayuntamiento no se le ocurre nada más que ir acumulando museos, el que se tercie, en ese eje.

Pero también en las formas. Quizás es lo más incomprensible, pero Atila Levy va por libre y sabemos que no había informado a ni a su director general Luis Lafuente (que lleva media vida con este tema) ni a los miembros del comité científico que apoyaron y trabajaron altruistamente en la propuesta de candidatura, del cambio anunciado. Se dispara en el pie al cancelar uno de los elementos (quizás el más novedoso y original) de la misma.

placeholder Manuela Carmen y Luis Cueto. (EFE)
Manuela Carmen y Luis Cueto. (EFE)

Medialab Prado, que figura como elemento destacado de la línea estratégica 1: promover la refundación, reapropiación y consolidación espacial y simbólica del Paseo del Prado y Buen Retiro, paisaje de las Artes y las Ciencias, por parte de ciudadanos y agentes públicos y privados, en el marco consciente de la definición, delimitación, contenidos y valores adoptados en la nominación a Patrimonio de la Humanidad. Y, dentro de ella, en el Programa 2 Ciencia, Educación y Sostenibilidad, con una acción que textualmente presentamos a la UNESCO como “Desde la Encyclopaedia a Wikipedia. Desde Medialab-Prado”.

La Comisión que vino a Madrid, que evaluó la candidatura y que va a decidir en breve, recibió la información de que ese eje recogía la tradición de la colina de las ciencias, de los talleres industriales punteros en su día que se ubicaron en la zona, de edificios que fueron concebidos como espacios de ciencia (como el actual Museo del Prado o el Gabinete de Máquinas y el Hospital General (hoy convertido en Museo Reina Sofía) y no puramente espacios expositivos (con un 'hub' de industrias culturales…).

Y esa tradición no la recogía una nueva sede de los fondos del museo municipal de arte contemporáneo, que llevan diez años en los sótanos de Conde Duque. No. La encarna una institución moderna y fresca como Medialab Prado, que engarza ciencia, tecnología y participación ciudadana y… multipremiada, como siempre, desde fuera de nuestro país.

Foto: Los museos, como el Prado, bajaron sus visitas un 70% en 2020. (EFE)

Con activos como Medialab, los promotores intentaban compensar los ingentes atropellos al patrimonio en ese eje, innegables, bien conocidos y debilitadores de la candidatura.

Como de manera brillante ha escrito Antonio Lafuente en su magnífico artículo 'Los Prados como patrimonio impuro y común', “en los Prados nació una idea de lo moderno afecta a lo abierto, lo lúdico y lo común que sigue vigente y que necesitamos hacer visible. ¿Para qué, si no, querríamos crear nuevos patrimonios?”.

Sr. Almeida, aunque duela hacerlo, rectifiquen, no actúen de forma irreflexiva y extremista, poniendo en peligro algo que ha costado tanto construir y que estamos tan cerca de conseguir. Señora Levy, le tendemos la mano y le pedimos que vuelva a pensarlo. No arruine el trabajo de tantas personas y alíneese con la ciudad y no con el sector revanchista y desleal de sus socios de Gobierno que ya sabemos que le llevan a su extremo.

Es más importante preservar la ciudad para los madrileños que obtener un galardón

Están a tiempo de rectificar. Varios miembros del Comité Científico han expresado ya en público su decepción por el vaciamiento de sus aportaciones, han firmado el manifiesto en defensa de Medialab y el descontento académico es manifiesto con esta pequeña cacicada.

Aun a riesgo de que los patrioteros nos acusen de todo, si este equipo no revisa la decisión, quizás debiéramos sumarnos a las voces que proponen pedir colectivamente a la UNESCO que revise el expediente para exigir el cumplimiento de los compromisos que adquirió la ciudad cuando todos y todas postulamos por el reconocimiento de los Prados-Retiro como “Paisaje de las Artes y las Ciencias”.

Para nosotros es más importante preservar la ciudad para los madrileños y madrileñas que obtener un galardón, por prestigioso que sea. Pero no a cualquier precio. Y la subasta barata (mejor dicho, muy cara) anunciada es un precio demasiado alto como para callar.

En su mejor tradición autista, la derecha madrileña vuelve a negar la ciencia y se refugia en lo archisabido.

Y cantará el gallo.