Es noticia
Menú
Encuentre las siete diferencias en Castilla y León
  1. España
  2. Tribuna
Francisco Igea

Tribuna

Por

Encuentre las siete diferencias en Castilla y León

En un ejercicio de vagancia política desconocida, Vox se ha limitado a pedir "que me den lo que a Ciudadanos". Curiosa manera de demostrar sus capacidades y sus intereses

Foto: El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/R. García)
El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/R. García)

Nos enfrentamos esta semana a la prueba decisiva para conocer el futuro de nuestra comunidad: la constitución de la Mesa de las Cortes. Este jueves día 10 tendremos la prueba del algodón.

La inestabilidad política, provocada por la incomprensible decisión de adelantar las elecciones, ha traído un nuevo escenario a nuestra comunidad. Digo nuevo no porque el PP haya tenido los peores resultados de su historia, con menos votos y menos porcentaje incluso que en 2019, sino porque, además, se ha abierto la posibilidad a Vox de alcanzar, por primera vez, puestos de poder en el Ejecutivo y decisivos en el legislativo.

Foto: El presidente en funciones de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañúeco. (EFE/R. García)

Dirán ustedes que la situación es muy parecida a la de entonces, cuando éramos nosotros los que estábamos en esa posición. Cierto: sus porcentajes de voto y el número de procuradores son similares. De hecho, en un ejercicio de vagancia política desconocida, Vox se ha limitado a pedir "que me den lo que a Ciudadanos". Curiosa manera de demostrar sus capacidades y sus intereses. Sin embargo, como en el famoso pasatiempo de los diarios, existen al menos siete diferencias en este inicio de legislatura.

1.- Lo primero que nosotros pusimos sobre la mesa fue aceptar nuestro decálogo sobre regeneración. Ellos lo primero que han pedido son los puestos en el Ejecutivo y en la Mesa. No conocemos exigencia programática alguna de Vox para entrar en el Gobierno. De hecho, ya han dicho que ellos no tienen líneas rojas a ese respecto. Precisamente fue ahí donde nosotros las pusimos. Lo importante no son los cargos, lo importante es el programa.

2.- Nuestras primeras propuestas incluían medidas de transparencia y lucha contra la corrupción. En el caso de Vox, no se ha hecho mención alguna a ninguno de estos campos. De hecho, el candidato de Vox proviene de un despacho de abogados con amplia experiencia en defender casos de corrupción del PP en nuestra comunidad. Ahí podría estar otra diferencia. Mientras unos se han dedicado, profesionalmente entiéndase, a defender a los presuntos culpables, otros nos hemos dedicado a intentar impedir la corrupción políticamente.

Foto: El candidato de Vox a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (i), acompañado por el presidente del partido, Santiago Abascal. (EFE/Pablo Requejo)

3.- La presidencia de las Cortes ejercida por un partido centrado suponía equilibrio y mayor garantía de neutralidad institucional. Una presidencia ejercida por Vox corre elevado riesgo de ejercerse desde el autoritarismo y el sectarismo que demuestran, cada día, en sus intervenciones. No es infrecuente oírles negar la legitimidad a todos los partidos de la izquierda tachándolos de antipatriotas, ilegítimos, traidores... Hay ejemplos sobrados de este tipo de actitudes que hacen poco recomendable encargar esa alta tarea institucional a un representante de ese partido

4.- El candidato de Vox no cree en el modelo autonómico y así lo ha manifestado abiertamente. Carecería de sentido encargar a un miembro de ese partido representar una institución en la que no cree.

5.- Vox es un partido que ha ejercido abiertamente el señalamiento y la discriminación a los medios de comunicación según su orientación editorial (lo mismo que se ha hecho desde otros partidos de la izquierda). Resulta, por tanto, poco apropiada su elección como representantes institucionales o portavoces. No quiero imaginarme cómo serían las ruedas de prensa con un portavoz del Gobierno o un presidente de las Cortes de ese partido.

Foto: García-Gallardo y Abascal, tras los resultados del 13-F. (EFE/Pablo Requejo)

6.- El partido de Santiago Abascal es además un partido que cuestiona abiertamente la Unión Europea y nuestro proyecto de una Europa sin fronteras. Es, por tanto, un partido inhabilitado para ejercer influencia alguna en el comité de las regiones o en cualquier órgano interparlamentario europeo. La presidencia de las Cortes o la representación en Europa en manos de Vox nos colocarían de inmediato en el grupo de los apestados en Europa.

7.- Vox ha amenazado, desde un principio, con utilizar el bloqueo institucional y la repetición de elecciones si no se accede a sus peticiones. Nosotros nunca hicimos tal cosa. Nunca se nos pasó por la cabeza utilizar como rehén de nuestros intereses a la población de Castilla y León. El simple hecho de amenazar con repetir las elecciones y secuestrar otros tres meses la actividad parlamentaria es un ejercicio de matonismo político despreciable que debería descalificarlos para ocupar puestos institucionales.

Foto: Rueda de prensa del candidato de Vox, Juan García-Gallardo, tras las elecciones del 13-F. (EFE/Gallego)

Como verán, no hemos entrado en este análisis en las diferencias programáticas. No hubiera sido fácil, puesto que ese partido carece de un programa específico para los problemas de nuestra comunidad. La llamada 'Agenda España' no pasa de ser un panfleto que comienza pidiendo indemnizaciones a China en materia de Sanidad por el coronavirus y concluye apostando por negar la amenaza climática.

Nada de esto sería preocupante si no fuera porque Vox está a punto de entrar en el poder de nuestra comunidad. Lo va a hacer, además, de la mano del mayor irresponsable que haya gobernado esta comunidad en los últimos 40 años. Un candidato que no dudó en dejar esta comunidad sin presupuestos y sin Gobierno, para lanzarse a la aventura de tratar de emular a una presidenta con la que cualquier parecido resultaría mera coincidencia. En este caso, lo difícil sería encontrar las siete coincidencias. Pero eso ya es historia.

Nos enfrentamos esta semana a la prueba decisiva para conocer el futuro de nuestra comunidad: la constitución de la Mesa de las Cortes. Este jueves día 10 tendremos la prueba del algodón.

Castilla y León
El redactor recomienda