Los números de Yolanda Díaz

Los números de Yolanda Díaz

Yolanda Díaz no será la próxima presidenta del Gobierno. Pero las circunstancias le ofrecen la posibilidad de encabezar un artefacto electoral que invierta la tendencia declinante de Unidas Podemos y fortalezca su estatus frente al PSOE

La derecha es cosa de hombres

La derecha es cosa de hombres

Si en España solo votaran los hombres, la derecha arrasaría. Si solo votaran las mujeres, ganaría la izquierda por poco. Y, si solo lo hicieran los mayores de 65, renacería el bipartidismo

Todo por los socios o la ideología del cinismo

Todo por los socios o la ideología del cinismo

¿Le importan algo a este presidente la memoria histórica, los crímenes del franquismo o la pulcritud en la aplicación de la ley? En absoluto. Le importan los votos de los socios

El comodín del 36

El comodín del 36

El comodín del 36 posee innumerables propiedades terapéuticas. Sirve como toque de atención, batallón, llamada y tropa para la izquierda delicuescente. Como elemento aglutinador de la grey antifascista

Los lobos ocupan el Tribunal Constitucional

Los lobos ocupan el Tribunal Constitucional

Creíamos que había que defender esta democracia de las fuerzas destituyentes, pero resulta que es más urgente defenderla de las que un día fueron constituyentes y ya no se sabe lo que son

El lío del PP en Madrid y la estupidez política

El lío del PP en Madrid y la estupidez política

El barullo que los dirigentes del PP​ están montando en torno a su organización madrileña no puede explicarse desde ningún punto de vista racional. Cuando lo intentan, es aún peor

Sánchez se adentra en la tormenta perfecta

Sánchez se adentra en la tormenta perfecta

La extraña criatura trae el veredicto final inscrito en la partida de nacimiento. Su forma de ejercer el poder ha sido la confirmación de sus vicios de origen, que ahora se manifiestan en cascada y de forma explosiva

Gobernar con Bildu o dormir con la bestia

Gobernar con Bildu o dormir con la bestia

El mensaje de Otegi, implícito en su discurso desde hace 10 años, debe traducirse así: nos derrotasteis militarmente, pero ahora os ganaremos políticamente aprovechando vuestra dejadez política y los instrumentos que nos entregáis