Quién nos roba el mes de abril

No busque en esta campaña algo que tenga que ver con su vida porque no lo encontrará. Todo lo que escuche en los próximos quince días será autorreferencial, miope y mediocre

Foto: Santiago Abascal, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado. (El Confidencial)
Santiago Abascal, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado. (El Confidencial)

En los manuales clásicos de campañas electorales se aprende que las elecciones son sobre la gente y no sobre los partidos, y que son sobre el futuro y no sobre el pasado. Está claro que nuestros actuales dirigentes no han leído el manual o que este ha pasado de moda. O, probablemente, ambas cosas.

No busque en esta campaña algo que tenga que ver con su vida y la de su familia, porque no lo encontrará. No busque al futuro, porque estará ausente. Todo lo que escuche en los próximos quince días será autorreferencial, impostado, miope y mediocre. Así llevan cinco años, pedaleando furiosamente en la bicicleta estática.

El primer partido aspira a que la campaña pase sin que nadie se entere, y lo ha puesto en sus carteles: haz que pase. El segundo confunde hacer campaña con disparatar y la contundencia con la estridencia. Se presenta con un lema bursátil (“valor seguro”), pero barrió de sus listas a los gestores de la economía para llenarlas de toreros y faranduleros. El tercero plagia un lema macroniano (¡Vamos!, En Marche!) mientras compromete pactos y antipactos con los votos que aún no ha recibido. El cuarto, antaño feroz inquisidor contra el régimen del 78, lee ahora artículos de la Constitución a modo de programa electoral; será porque le han robado el programa desde la Moncloa. El quinto pasajero es el único que no teme nada: como alardeó su padrino político (y tuvo razón), podría liarse a tiros en la Gran Vía y lo votarían igual.

Un consejo higiénico: cuando cualquiera de ellos afirme (lo hacen sin parar) que su partido es EL ÚNICO que puede solucionar algún problema importante de España, cambie de canal: está mintiendo.

Amanecerá el día 29 y nos preguntaremos, con el maestro Sabina, quién nos robó el mes de abril. Qué pereza infinita.

Una Cierta Mirada

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios