La EPA preelectoral

Ni Sánchez será el maldito culpable de la EPA de marzo, ni fue el glorioso artífice de la navideña. Algún día dejaremos de utilizar los datos como un cirio o una estaca

Foto:  Foto: EFE.
Foto: EFE.

Hace unos días, el profesor Tezanos equiparaba al CIS con el INE: ambas son instituciones científicas, decía. Quizá estaba sugiriendo algo para el futuro, ¿se imaginan el caos estadístico en el país con alguien así al frente? Nada de estacionalidades, todos los trimestres se crearían empleos a mansalva, y de los buenos.

Dicen que el Gobierno tiene miedo a una mala Encuesta de Población Activa pocos días antes de las elecciones. Eso sucede porque los políticos nos han acostumbrado a un uso demagógico de las estadísticas, especialmente de las que tienen que ver con el empleo. Cuando vienen de cara porque toca, el gobierno de turno se pasea por la pasarela, exhibiendo el dato como un triunfo propio. Cuando vienen de culo porque llegó la temporada de las rescisiones de contratos, la oposición levanta los tribunales de la santa inquisición contra el inquilino de La Moncloa. Piove, porco Governo.

Ni Sánchez será el maldito culpable de la EPA de marzo, ni fue el glorioso artífice de la navideña. Algún día dejaremos de utilizar los datos como un cirio o una estaca y podremos analizar seriamente el funcionamiento de nuestro mercado de trabajo, sometido crónicamente a tremendas oscilaciones estacionales propias de una economía subdesarrollada.

Todas las declaraciones de los políticos sobre esta EPA preelectoral están escritas antes de que aparezca. Ninguna será honesta. La proximidad de las urnas solo hará que los aspavientos habituales se sobreactúen aún más. Pero por mucho que el Gobierno se afane en preocupar a sus votantes para que no se relajen, no será esta EPA lo que decida las elecciones.

Una Cierta Mirada

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios