Es noticia
Menú
El dinero se mueve con criterios ESG
  1. Jurídico
  2. Tribuna
Colaboradores ECJurídico2

Tribuna

Por

El dinero se mueve con criterios ESG

La evidencia de una relación entre la consideración de estas cuestiones y el desempeño financiero es cada vez mayor. Una oportunidad para ponerlas en valor es a través del Estado de Información no Financiera

Foto: La sostenibilidad de las empresas es una prioridad. (Foto: iStock)
La sostenibilidad de las empresas es una prioridad. (Foto: iStock)

Desde hace varias décadas, los objetivos de derechos humanos, sostenibilidad y responsabilidad social empresarial han atraído a multitud de empresas a sumarse al Pacto Mundial de Naciones Unidas. De este pacto y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (“ODS”) se ha pasado a hablar incesantemente de los criterios ESG.

La medición de las políticas de desarrollo sostenible conforme a criterios ESG​ ('Environmental, Social and Corporate Governance') evalúa hasta qué punto una corporación trabaja en nombre de objetivos sociales, medioambientales y de buen gobierno corporativo. El movimiento ESG ha pasado a ser fenómeno mundial que mueve grandes volúmenes de inversión y proyectos.

Actualmente, las decisiones de inversión se ven muy influenciadas por estos criterios. La evidencia de una relación entre la consideración de las cuestiones ESG y el desempeño financiero es cada vez mayor. Y ya no hay un discurso institucional o una presentación empresarial que no tenga en cuenta estos factores en su propuesta de valor y preocupaciones.

Es indudable que, a mayor tamaño de la corporación y mayor exposición a riesgos de carácter social, de gobernanza o medioambientales, habrá una mayor necesidad de incorporación de criterios ESG, pero ninguna empresa o entidad debería dejar de reflexionar acerca de su contribución al desarrollo de políticas y medidas vinculadas a estos criterios, ni dejar de incorporar estos factores a su estrategia y despliegue de procesos. Y ello, al menos por tres razones: por pura ética y responsabilidad social, por la necesidad de establecer estrategias y de gestionar en función de las tendencias globales y preocupaciones del entorno y por los beneficios que a nivel financiero puede retornar para la empresa.

Se trata de convertir esta obligación y responsabilidad compartida en una oportunidad de mejora y generación de valor para la empresa.

Foto: Bandera de la Unión Europea. (EFE) Opinión

Hoy en día, cualquier actor con interés en la empresa, va a evaluar de una forma u otra su comportamiento conforme a criterios ESG: si tiene políticas sociales, cómo trata a sus empleados, qué está haciendo para reducir o compensar las emisiones contaminantes, si gestiona con criterios de eficiencia y responsabilidad en el uso de los recursos, y un largo etcétera.

Las empresas cotizadas lo saben bien, pues son evaluadas por agencias de calificación sobre el cumplimiento de los criterios ESG. Las compañías grandes y algunas medianas, a través del Estado de Información no Financiera, deben incorporar información acerca de estas políticas, criterios y medidas aplicadas. Muchas de ellas cubren esta información con un enfoque de mínimos, de cara a su cumplimiento, dejando pasar la oportunidad de ponerse en valor a través del despliegue de estos objetivos y medidas. Incluso compañías que no están obligadas a elaborar el EINF deberían incorporar información sobre estos aspectos en su Informe de Gestión, de cara a trasladar a terceros una alineación con estos criterios.

Foto: Pedro Pérez-Llorca, socio director de Pérez-Llorca. (Patricia J. Garcinuño)

Toda esta información va a ser analizada por 'stakeholders' y entra en juego a la hora de enfrentarse a procesos de búsqueda de financiación, entrada de inversores o venta de la compañía. Y es que no hay más que ver los datos para darse cuenta de la repercusión a nivel financiero de los criterios ESG:

  • 2021 cerró con un aumento en los préstamos ligados a sostenibilidad del 2,2%, con 18.400 millones de euros otorgados, de acuerdo con información del Observatorio Español de la Financiación Sostenible, lo que contrasta con el descenso del 16,2% en nuevas operaciones de crédito a empresas, según CESCE. Las instituciones financieras dedican recursos específicos a la financiación sostenible, creando una oferta con condiciones preferenciales. Esta tendencia irá en aumento a medida que nos vayamos acercando a la fecha límite de cumplimiento y a los hitos particulares de cada institución.
  • Las administraciones públicas exigen cumplimiento de criterios ESG en muchas de sus licitaciones y líneas de financiación
  • El mercado de fusiones y adquisiciones tiene un creciente interés en la sostenibilidad. Los compradores incorporan criterios ESG en sus decisiones de inversión, sobre todo a la hora de comparar inversiones similares, comparando tanto sus previsiones de flujos de caja como los riesgos que estos conllevan. Estudios recientes indican que los inversores están dispuestos a pagar un premium para adquirir una empresa socialmente responsable.

Ya no es suficiente demostrar viabilidad económico-financiera, sino que lleva consigo un modelo de negocio sostenible y comprometido con criterios ESG. Las empresas que no se preocupen y demuestren sus actuaciones en estos ámbitos, verán penalizadas sus oportunidades de financiación y de generación de valor y, con ello, su sostenibilidad.

* Begoña Fernández Vaciero es socia de 'corporate finance' en Vaciero.

Desde hace varias décadas, los objetivos de derechos humanos, sostenibilidad y responsabilidad social empresarial han atraído a multitud de empresas a sumarse al Pacto Mundial de Naciones Unidas. De este pacto y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (“ODS”) se ha pasado a hablar incesantemente de los criterios ESG.

Desarrollo sostenible Gobierno Corporativo Fusiones y adquisiciones
El redactor recomienda