Sin plan de sostenibilidad estás fuera del mercado... y de la ley
  1. Medioambiente
  2. Ecogallego
Jose Luis Gallego

Ecogallego

Por

Sin plan de sostenibilidad estás fuera del mercado... y de la ley

Todas las empresas con más de 250 trabajadores están obligadas por ley a dar información detallada sobre los efectos actuales y previsibles de sus actividades en el medio ambiente

Foto: Central de carbón. (EFE)
Central de carbón. (EFE)

No importa si tienes dos o veintidós mil trabajadores, ni el sector en el que operes. Si has montado una 'startup' con tu amigo, eres una pyme familiar o una gran multinacional. Si comercializas productos o prestas servicios. Seas lo que seas, si estas en el mercado, la sostenibilidad es la norma a seguir.

En el caso de las grandes empresas, la Ley 11/2018 de Información No Financiera y Diversidad supuso un punto y final para quienes se tomaban a broma lo de atender a la huella ecológica de su actividad y procurar reducirla. Esta normativa les daba un margen de tres años para ponerse las pilas (recargables) en este ámbito. Y el plazo ha expirado.

Para acceder a los numeros verdes es necesario emprender acciones en verde. Nada contra el medio ambiente, nunca más

Desde este año, todas las empresas con más de 250 trabajadores están obligadas por ley a dar "información detallada sobre los efectos actuales y previsibles de las actividades de la empresa en el medio ambiente" y elaborar un informe de sostenibilidad en el que deberán detallar las acciones que están llevando a cabo para disminuir su huella de carbono, reducir los residuos, los niveles de ruido y contaminación lumínica o hacer un uso más eficiente de la energía, entre muchos otros indicadores ambientales.

Más requerimientos legales

La flamante Ley de Cambio Climático y Transción Energética que acaba de salir del horno del Congreso supone otra vuelta de tuerca al respecto. A partir de su entrada en vigor, las empresas deberán hacer una declaración de sus emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) y acreditar, mediante la publicación de un informe específico, sus esfuerzos para reducirlas.

De esta manera, el plan de reducción de GEI se incorporará al resto de la documentación sobre las actividades económicas que las empresas están obligadas a presentar ante la Administración.

placeholder Reducir los costes medioambientales para ganar competitividad.
Reducir los costes medioambientales para ganar competitividad.

Para regular su funcionamiento el Gobierno modificará el Decreto 163/2014, de 14 de marzo, sobre el registro de la huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de GEI. La Comisión Delegada para Asuntos Económicos tendrá un plazo de un año para determinar qué tipo de empresas estarán sometidas a esta preceptiva y qué mecanismos de reducción y compensación serán los aceptados. Se acabó la voluntariedad.

Y es que el tiempo de espera se ha acabado. La sostenibilidad ha dejado de ser voluntaria para convertirse en la regla básica de mercado. Una prueba de fuerza que no todos van a superar.

Darwinismo de mercado

Hace un año la directora de la Red Española del Pacto Mundial, organización dedicada a fomentar la sostenibilidad empresarial, empleaba el concepto "brecha medioambiental" para señalar las secuelas que está teniendo esta realidad en algunas empresas, pequeñas, medianas y grandes, que se niegan a aceptarla.

Hay todavía demasiado empresario español que cree que esto de la sostenibilidad es una entelequia, un concepto abstracto que algunos se sacan de la chistera para encantar a la gente, pero que sus clientes ni entienden ni valoran. No importa si esos "algunos" son empresarios de éxito a los que veneran, como Larry Fink, Bill Gates, Elon Musk o Jeff Bezos. "Ya se les pasará", piensan.

Foto: La sostenibilidad es, además, el mejor aval para acceder a los fondos de la UE. (EFE) Opinión

Son gente de notable éxito (económico) que siguen acudiendo a los congresos entre pasillos de proveedores en genuflexión y que toman la palabra para abrumar al patio de butacas con sus gráficas de crecimiento y sus cifras de beneficios, pero que silencian su impacto en el entorno y ocultan su huella de carbono. Empresarios anclados en el siglo XX que han logrado llegar hasta aquí y que siguen acudiendo al mantra de que "lo importante es el precio" y que su responsabilidad es cuidar del cliente, no del planeta.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Seguro que muchos lectores reconocerán alguna empresa en estas palabras. Incluso pensarán que señalo a alguien en concreto. Pero no es así, pues lo cierto es que son muchas, demasiadas –incluidas algunas de las más grandes– las empresas españolas que consideran el medio ambiente como un obstáculo a esquivar y no como un compromiso ineludible y una oportunidad de mejorar a todos los niveles.

A todos ellos, a los que creen que la cuenta de resultados es el único objetivo y entienden los planes de sostenibilidad como un aderezo más de su memoria de RSC, los cambios en las normativas los van a ayudar a entender de una vez por todas que es exactamente lo contrario: que el plan de sostenibilidad es el que va a determinar a corto, a cortísimo plazo, la cuenta de resultados.

Empresas
El redactor recomienda