Aprenda a invertir

Los tipos de órdenes en bolsa

Muchos inversores no saben que existen gran variedad de tipos de órdenes y mucho menos, que no todos los brokers son iguales ni ofrecen los mismos servicios

Foto: Inversores en Wall Street. (EFE)
Inversores en Wall Street. (EFE)

Una vez que el inversor ha decidido qué cantidad va a invertir en cada operación y qué nivel de pérdidas máximo está dispuesto a asumir, éste debe enviar su orden de compra o venta a mercado. Y aunque parece algo obvio, sencillo y sin problemas resulta que, en la realidad, muchos inversores no saben que existen gran variedad de tipos de órdenes y mucho menos, que no todos los brokers son iguales ni ofrecen los mismos servicios.

Si su plataforma de negociación no le proporciona profundidad de mercado, precios en tiempo real (no última posición cruzada), acceso a gráficos o la posibilidad de enviar distintos tipos de órdenes, algo no está haciendo bien. Esos servicios suelen ser gratis (si opera con cierta frecuencia) o de bajo coste y, bajo mi punto de vista y a poco que lleve a cabo varias operaciones al año, no debería permanecer en un bróker que no le ofrezca, al menos, los servicios anteriormente descritos.

La profundidad de mercado simplemente da una visión de dónde están (en ese momento), las posiciones de compra y venta y, aunque tiene menos importancia de lo que a priori parece por su facilidad de cambio o incluso manipulación por parte de sistemas automáticos, si le puede dar una referencia de la fuerza en determinados niveles de precios. Obviamente, el volumen de las plataformas alternativas (como BATS Chi-X Europe) no se ve en mercado BME y órdenes como las de volumen oculto tampoco.

Los precios en tiempo real y el acceso a gráficos, son servicios mínimos que le servirán para ubicarse en mercado. Suelen estar disponibles en todos los sistemas de negociación.

En este caso de Repsol, vemos el precio en tiempo real, la variación de precios respecto al día anterior y la primera posición de compra y venta. De este modo, en ese momento, tenemos 2066 acciones a la compra a 11,42 euros por 7330 títulos a la venta a 11,425 euros.

Con respecto al tipo de órdenes, este es un punto importante por cuanto le facilita la forma de operar y el poder controlar los riesgos. Tener un sistema automático que permita, por ejemplo, un stop que siga a los precios manteniendo una distancia establecida por el inversor, supone operar tranquilo y no tener que estar encima de los precios todo el día. Y no se trata de una herramienta destinada sólo para los especuladores, sino que cualquier inversor puede utilizarla correctamente en su operativa normal.

Los tipos de órdenes básicas son las limitadas, a mercado, órdenes por lo mejor, de Stop tanto en compras como en ventas, de volumen oculto y las condicionadas. Existen, en función del bróker, otro tipo de órdenes que se ponen a disposición del inversor para operativa más sofisticada.

Recuerde que al introducir una orden, siempre le pedirán la duración o validez de la misma y el número de títulos

Antes de nada, recuerde que al introducir una orden, siempre le pedirán la duración o validez de la misma y el número de títulos. Normalmente, el sistema de negociación fija la validez para el día en curso. Si desea ampliar la duración, lo tendrá que hacer al introducir la orden.

Una orden limitada consiste en fijar, en el momento de lanzar la compra o venta, el precio al que se quiere comprar o vender. No se ejecutará a precio distinto alguno del que marquemos. Si quiero comprar 1000 acciones de Repsol a 11,30 euros, hasta que no llegue a 11,30 el precio de la acción, no se ejecutaría la orden. En ese caso, tampoco aseguramos que nos den las 1000 acciones pues eso dependerá de la oferta en ese momento.

Una orden a mercado es eso. Comprar al precio que tengamos en ese momento. No se fija el precio de compra o venta. En el caso anterior, el precio de 11,425 en Repsol sería la oferta que atacaría y, por tanto, su precio de compra. Eso sí, ese precio sería válido hasta 7330 títulos. Si introdujera una orden para comprar 8000 acciones, las restantes 670 se comprarían al siguiente precio disponible de oferta.

Ojo con esas operaciones pues, no sólo le cobrarán por lo general dos comisiones de compra sino que, en el caso de títulos no tan líquidos, la siguiente posición puede estar más alejada de lo deseado.

La importancia de los 'stops'

Las órdenes por lo mejor también se introducen sin determinar el precio. Atacan la posición disponible en ese momento pero, con diferencia a la orden de mercado, si no se completa la orden ésta se queda posicionada al precio de ejecución inicial. Es decir, en el caso anterior, si lanzamos la compra de 8000 acciones de Repsol, 7330 títulos se comprarían de inmediato y, los 670 restantes, quedarían posicionados y pendientes en el lado de la compra a ese precio de 11,425.

Las órdenes Stop permiten el tomar posiciones automatizando el nivel de salida o entrada. Normalmente se utilizan como protección ante caídas tanto de cierre de pérdidas como de cierre de beneficios si ya estamos por encima del nivel de compra. En este caso, hablamos de Stop de venta y supone vender si se pierde un nivel de precios determinado. Estaría por debajo del precio actual. Si fuera un Stop de compra sería el nivel de precios que estamos dispuestos a pagar para comprar el título. En este caso, por encima del precio actual.

La orden Stop es muy importante y debe fijarse correctamente. Recuerdo el caso de muchos inversores que, ante la caída del Popular de hace unos meses, aun teniendo Stops de pérdidas activados vieron como sus operaciones no se cruzaban al estar mal introducidas y, por tanto, no lograron vender sus acciones.

Si queremos asumir una pérdida máxima de 1 euro sobre el precio de Repsol, estableceremos el Stop de venta a 10,425 euros. De esa forma, si el precio toca ese nivel, nuestra orden se activará como una orden de mercado y se venderá a lo que haya en ese momento. 

Si queremos controlar el precio mínimo a vender, existe el Stop Limitado que combina el stop (activación) con un nivel fijado por el inversor. Así podemos decir que fijamos el stop en 10,425 euros y el límite en 10,325 euros. Al tocar Repsol los 10,425 euros, saldrá nuestra orden de venta por lo mejor hasta el límite de 10,325 euros. Si no se hubiesen vendido todos los títulos, el remanente quedará posicionado del lado de la oferta a 10,325 euros (como pendientes).

Aquí es importante saber que no es lo mismo el nivel de activación del Stop que el nivel de ejecución. Si no hubiera demanda podría no ejecutarse la venta. En momentos de caos de mercado, cuando el dinero desaparece, podemos encontrarnos con ese problema y pensar que nos saltó el stop (que así habrá sido) y que ya estamos fuera (que no será así). Por eso debe tener muy claro este tipo de órdenes y su funcionamiento.

Las órdenes con Stop dinámicos permiten fijar un porcentaje de pérdida en vez de un precio determinado. De esta forma, podemos decir que si la acción baja un 5% sobre mi compra, que salte un tipo de orden u otro. Si por el contrario, el precio empieza a subir, el stop se irá ajustando al alza sobre el nuevo precio. Esto nos permite ir siguiendo al precio, cubriendo posibles beneficios sin perder el control de riesgos.

Las órdenes condicionadas permiten establecer un tipo de operativa en función de varios parámetros. En este caso, sólo se envía a mercado la operación si se cumple la condición por usted marcada. La orden compra on Stop, por ejemplo, supone lanzar una compra si se supera un nivel determinado. Es decir, tan pronto se supere un nivel determinado por parte de la acción, nuestra orden se enviará al mercado. Dentro de este tipo, podemos encadenar una orden de venta a la ejecución de una compra o al revés. Es decir, existen varias condiciones que se pueden establecer para ejecutar una orden u otra.

Aspectos como precios en rangos de precios (los que se fijan para cada acción) o en subasta (apertura, cierre o cuando existe variación importante de precios) deberán tenerse en cuenta pues, seguramente, ese tipo de órdenes no funcionen correctamente.

Es importante, por tanto, que el inversor seleccione correctamente al bróker que vaya a utilizar en su operativa. Los servicios que ofrecen unos y otros es muy distinto y, al margen de los costes (que también deberá controlar) puede marcar una diferencia muy importante y, el control de riesgos (que es lo que más me importa) no es el mismo bajo una herramienta u otra. Utilice siempre las herramientas disponibles y no escatime tiempo en seleccionar su plataforma operativa.  

Aprender a Invertir
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios