Es noticia
Menú
Los foros como indicador de signo contrario
  1. Mercados
  2. Aprender a Invertir
Javier Molina

Aprender a Invertir

Por

Los foros como indicador de signo contrario

Puede imaginar que cuando una información valiosa llega a esos foros, hace tiempo que las manos fuertes ya han hecho sus inversiones y la recoge el precio

Foto: Pantalla de la Bolsa de Madrid con la evolución del IBEX 35. (EFE)
Pantalla de la Bolsa de Madrid con la evolución del IBEX 35. (EFE)

Salimos a cenar y comprobamos los comentarios y estrellas que tiene el restaurante eninternet. Vamos a reservar un hotel para estas vacaciones o para pasar un fin de semana, y no cerramos nada sin antes comprobar por lo menos, lo que dicen cuatro o cinco usuarios. Incluso, a la hora de comprar en cualquier tienda que se precie, verificamos las impresiones de los clientes. Los que no nos fiamos mucho, investigamos un poco más en búsqueda de una especie de media estadística, donde quitamos los valores extremos (los amiguetes y los extremistas) ponderando más los valores medios. Y en base a esa información, nos planteamos como consumidores, si comemos, dormimos o compramos en esos establecimientos.

Esas impresiones de otros clientes, que ya han probado esos bienes y servicios, nos impactan. Y mucho. Es tal ese impacto emocional que somos capaces de cambiar de restaurante ante una mala crítica. Podemos dejar de comprar en una tienda por una mala experiencia de otro. Y somos capaces de renunciar al hotel ubicado estratégicamente en nuestra ruta, por los comentarios de esos viajeros que dejaron su opinión en el buscador de turno. Es como si ya importara más la “opinión” generalizada que las propias necesidades y gustos que tiene uno.

Lo queramos o no, existen dos grupos de inversores colocados ante el mercado y, por lo general, nos toca estar en el de los seguidores

Y esto a cuenta de que, en bolsa, tenemos algo similar. De un lado los foros de opinión y de otro lado las redes sociales enfocadas a mercados. En España tenemos varios foros de opinión y una red social bien instalada. En Estados Unidos, una red que me gusta y siempre les invito a visitar, marca la diferencia: StockTwits.

En esos foros de opinión, los inversores más novatos y algunos con un poco más de experiencia, comparten sus inquietudes sobre los mercados, sobre la evolución de un determinado valor y hasta muchos usuarios dan sus recomendaciones de compra y venta. Y sin duda que, para los inversores sin estrategia clara de inversión ni plan de acción, participar en esos foros les supone un condicionante emocional capaz de llevarles a tomar posiciones de compra o venta.

Ayer jueves, contabilice en un minuto, 17 mensajes de todo tipo sobre Abengoa. Incluso, en ese mismo foro, alguno que decía trabajar en la compañía, comentaba que se había enterado ahí mismo de que iba a cobrar la nómina…

Es interesante observar los comentarios que aparecen, pues en esencia, muestran un determinado modo de pensar y operar de ese colectivo de inversores. Sentimientos de euforia, pesimismo extremo y esperanza imposible se mezclan en un entramado difícil de seguir para alguien ajeno. Se crea comunidad, una especie de camaradería y hasta surgen amigos en el mundo real. Y si los empleados se enteran por ese foro de que cobran las nóminas….aquí se cuece todo sobre el título y no hay que perdérselo.

Y entonces surgen los problemas ante la falta de disciplina de inversión. Comentarios en esos foros pueden inducir, en determinados casos, a la toma de decisiones de compra o venta que, por lo que he observado, acaban mal. Incluso, las plegarias salen al campo de batalla.

El otro día, en esos mismos foros y ya de OHL, se comentaba que había que tomar posiciones pues salió un comentario positivo en una web. Según esa noticia, que luego se traduce a esos foros de opinión en distintas versiones , había “síntomas de poderoso rebote en OHL”. Era día 20 de Julio, la acción a 3,50 euros (más o menos) y corrió la noticia como la espuma.

Hoy me encontraba con estos comentarios del valor…

Al parecer, muchos atrapados en esta última caída de OHL…pero la esperanza no se pierde… hay que mantener pues, a largo plazo, siempre se gana…

Y otro inversor, indicando a otros, como las posiciones cortas que se han abierto sobre LOCO van a terminar perdiendo mucho pues él, es alcista.

Todo esto para recordarles que, pese a que toda comunidad donde se comparte información, es muy positiva y recomendable, no es lo mismo equivocarse en la selección del restaurante que en la toma de posiciones con nuestros ahorros. Puede imaginar que cuando una información valiosa llega a esos foros, hace tiempo que las manos fuertes ya han hecho sus inversiones y la recoge el precio. Lo queramos o no, existen dos grupos de inversores colocados ante el mercado y, por lo general, nos toca estar en el de los seguidores. Intentar ir contra el mercado o querer utilizar la información supuestamente estudiada, del señor de LOCO (por ejemplo) no nos suele llevar a buen puerto. Así no se invierte.

Cuando ahora se dice que Abengoa subirá, le apuesto unas cervezas a que no será así

De facto, si analiza con detenimiento esos foros de opinión, en un 80% de los casos que me ha dado por ver estas últimas 2 semanas de vacaciones, puedo concluir que funciona lo del indicador de signo contrario. Es decir, cuando se dice que hay noticias en OHL y que hay que comprar, vendiendo me hubiera forrado. Cuando ahora se dice que Abengoa subirá, le apuesto unas cervezas a que no será así. Hoy cotiza a 0,22. Le invito a tomarme la apuesta.

Invierta con conocimiento y buen juicio y establezca su estrategia de inversión. Comparta toda la información que le venga en gana pero, no se olvide, que el mercado es soberano y que los que saben de verdad, no suelen comunicar sus decisiones de inversión.

Salimos a cenar y comprobamos los comentarios y estrellas que tiene el restaurante eninternet. Vamos a reservar un hotel para estas vacaciones o para pasar un fin de semana, y no cerramos nada sin antes comprobar por lo menos, lo que dicen cuatro o cinco usuarios. Incluso, a la hora de comprar en cualquier tienda que se precie, verificamos las impresiones de los clientes. Los que no nos fiamos mucho, investigamos un poco más en búsqueda de una especie de media estadística, donde quitamos los valores extremos (los amiguetes y los extremistas) ponderando más los valores medios. Y en base a esa información, nos planteamos como consumidores, si comemos, dormimos o compramos en esos establecimientos.

Inversores Estrategias de inversión