Los medios económicos no dan ni una

En esa búsqueda de elementos que ayuden a identificar los momentos de cambio de tendencia, unos analistas de Citibank realizaron un estudio analizando las portadas de 'The Economist'

Foto: Agentes de bolsa en el parqué de Nueva York el día que el Dow Jones tocó los 20.000 puntos por primera vez. (EFE)
Agentes de bolsa en el parqué de Nueva York el día que el Dow Jones tocó los 20.000 puntos por primera vez. (EFE)

Acertar con el mejor momento para comprar y/o vender no es fácil. Y pese a que muchos lo han intentado bajo diversos y distintos sistemas, la realidad de un mercado soberano se acaba imponiendo. El famoso 'market timing' es, en este contexto, una de las estrategias más complejas de realizar y que, a largo plazo, no funcionan. Así lo demuestran estudios de Dalbar donde se ve cómo el inversor medio ha obtenido cerca de un 5% de rentabilidad anual media por debajo del S&P500 en los últimos 20 años.

En esa búsqueda de elementos que ayuden a identificar los momentos de cambio de tendencia, unos analistas de Citibank realizaron un pequeño estudio en 2016, analizando las portadas de 'The Economist'. Tomaron 44 portadas con un mensaje muy optimista o muy pesimista y las analizaron. Concluyeron que, tras 365 días de aparecer el mensaje en la portada, en un 68% de los casos se había producido un efecto contrario. Es decir, aquellas portadas llamando al fin del mercado alcista habían resultado ser un indicador de precios al alza. Y cuando se había apostado por alzas de precios, las cotizaciones perdían impulso.

La premisa tras esa consideración de posible indicador radicaba en que, cuando un medio se hace eco y dedica una portada al evento en cuestión (sea un índice, acción concreta o economía de un país), la historia o tendencia ya había estado un tiempo relativamente largo de moda o al alza. Eso significaba que los precios reflejaban toda la información disponible y, a la hora de publicar esa noticia, se estaba más cerca del fin del movimiento que de una prolongación del mismo.

Los precios reflejaban la información disponible y, a la hora de publicar esa noticia, se estaba más cerca del fin del movimiento que de una prolongación

El estudio arrojaba otros datos interesantes. Si se hubiera comprado el activo en cuestión cuando la portada es muy bajista, se habría obtenido una rentabilidad del 18% en el próximo año. Si se hubieran puesto cortos cuando la portada era muy alcista, la rentabilidad en un año hubiera sido del 7,5%. Otros autores incluyen a las revistas 'BusinessWeek', 'Time', 'Forbes' y 'Fortune' como las que mayores alertas contrarias producen sobre el mercado de Estados Unidos.

En marzo de este año salía una portada dedicada al gran interés y potencial que ofrecía Snapchat. Sin tener que esperar el año de rigor para ver resultados, nos encontramos con caídas de la acción de más del 20% desde su IPO. Según el indicador comentado, bajo esa portada no se incluye un estudio minucioso fundamental sobre la acción concreta, sino que se refleja el estado de ánimo y expectativas creadas sobre el sector.

En septiembre de 2016, 'The Economist' sacaba una portada hablando de los bajos tipos de interés. Semanas después, los tipos experimentaban una de las mayores alzas de los últimos meses, llevando el bono a 10 años americano a máximos no vistos en tiempos.

Así las cosas, lo interesante de este 'indicador' reside en que puede ser una señal sobre el sentimiento colectivo de una parte de los inversores. Y aunque no debe tomarse como un indicador de compra o de venta en sí mismo, pude dar una pista más sobre sentimiento de mercado.

Este mismo año, la revista 'Barron´s' sacaba una portada de 'excesos' que nos presenta una nueva oportunidad de análisis y chequeo de la validez del indicador.

Superados los 20.000 puntos del Dow Jones, la revista se ha animado a establecer el próximo objetivo en los 30.000 puntos. Siguiendo con los datos del estudio, para navidades deberíamos tener una respuesta al 68% de probabilidad, sobre si una posición corta hubiera funcionado. Veremos si tiene o no sentido este indicador así comentado.

En cualquier caso, no olvide que es el inversor quien debe establecer su estrategia y tirar de aquella información que le parezca adecuada, pues solo creando un plan definido podrá enfrentarse con ciertos argumentos sólidos al mercado. Lo demás, es pura literatura.

Aprender a Invertir
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios