El mercado bajando y usted de vacaciones

Mientras usted regresa de su merecido pero manipulado descanso, le siguen engañando con el espejismo de un mercado que no ha cambiado

Foto: Agentes trabajan en la Bolsa de Nueva York. (EFE)
Agentes trabajan en la Bolsa de Nueva York. (EFE)

Sin darse usted cuenta, el mercado ha cambiado mientras aún disfruta de sus vacaciones. Aprovecha para darse un baño, tomarse unas cañas en el chiringuito de moda, ganar un poco de color para demostrar que ha estado en la playa, bajar al bar del pueblo a tomar un rico aperitivo mientras, en la arena, los niños chapotean y disfrutan el momento. Los más aventureros hasta intentan comprar productos frescos de la zona para, junto a un buen vino, saborear la noche en libertad que estos días le aportan. Pero cuando llegue el fin de mes, volverá a la rutina. A la operación retorno, a los atascos de la ciudad, a tener que ver a su jefe de nuevo y a sentir esa curiosa sensación de que nunca estuvo en esa playa que parece ahora lejana. La vuelta a la normalidad que le venden para que permanezca en el redil. Exactamente igual que lo que sucede en bolsa.

Lo peor que le puede pasar a un inversor en bolsa es equivocarse de ciclo. Pero no menos grave es pensar que el momento de mercado en el que se encuentra inmerso será eterno y nada lo puede alterar. Cuando se entra en la complacencia de la tendencia, hablo siempre del S&P500, se termina por olvidar que toda rentabilidad posible a obtener lleva aparejado siempre un riesgo. Pero nada es gratis y menos en bolsa. La normalidad no es una regla en mercado.

Me preguntaba un inversor en qué invertía yo. Pues bueno, básicamente no invierto pues tengo un 79% de mi cartera en liquidez. Un 10% en criptomonedas (BTC) y el resto en oro (GLD). Me he perdido un buen tramo del último año y, sin embargo, estoy contento. Contento pues cuando se decide seguir una estrategia determinada, y nada demuestra que aquella ha dejado de funcionar, uno se debe sentir confortable con su ecuación de rentabilidad riesgo y no ajustar en función del momento, grado de humor o corazonadas varias.

Contra los bancos centrales, grandes manipuladores de la última década, no se puede luchar. Eso está claro. Pero el cambio de sesgo que han tomado en el último año invita a ser conscientes del momento que se vive. Se ha construido un gran castillo de cubos donde la gran pregunta radica en qué sucederá cuando se retire uno de los que forman la base. Me dirá que, tomando las expectativas y movimientos del euro de los últimos días, poco debemos esperar en el corto plazo. Draghi no anunciará nada nuevo en Jackson Hole y todo seguirá igual. Hasta que las cuestiones políticas (básicamente) se calmen, la normalización del balance no se verá alterada. Y eso significa que hay que seguir comprando en todo tipo de activos.

Pero, como le decía, algo ha cambiado ya. El fenómeno FAANG está alterando las expectativas y esa 'nueva economía' atrae a esa masa ávida de rentabilidad gratuita. Lo mismo que pasó en la burbuja puntocom. Sin importar la valoración, hay que tener esas acciones. Tampoco importa que inversores como Warren Buffett mantengan el más alto grado de liquidez de su historia. Piensan que, a mayor precio pagado, menor perspectiva de beneficios y eso aplica.

Para que vea la importancia del fenómeno FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix, Google), si comparamos la evolución del S&P500 Large Cap contra el Russell 2000 de Small Caps y el Mid-Cap del S&P400, vemos una primera divergencia interesante. Utilizando los ETF correspondientes, observamos que en el tiempo que usted lleva de vacaciones, la divergencia se ha ido incrementando. Es decir, lo que tira son los FAANG, mientras que el resto no aporta nada en términos de rentabilidad en este 2017.

Este gráfico que he encontrado lo muestra aún de forma más clara para este mes de agosto y con los mismos activos. Mientras el S&P se mantiene más o menos en los mismos niveles, esos dos índices caen cerca del 5%.

Si seguimos analizando los componentes del S&P500 veremos cómo unas 85 acciones que lo componen están perdiendo más del 20% desde su zona de máximos, 190 acciones caen más de un 10% desde esos mismos niveles máximos y cerca de 319 acciones pierden más del 5%.

Bajo mi punto de vista, mientras que le hacen creer que esto no para de subir y que veremos aún nuevos máximos históricos, si rasca un poco y simplemente observa los datos anteriores, el mercado le dice que se ha iniciado un cierto deterioro que no debe obviarse. Y no le aburro con los 'spreads' de los bonos basura (ahora lo llaman de 'alto rendimiento'), niveles máximos de deuda y demás riesgos minimizados por Wall Street. Tome sectores como el de energía, 'telecom' o consumo ('retail') y verá qué intento decirle.

Mientras usted regresa de su merecido pero manipulado descanso, le siguen engañando con el espejismo de un mercado que no ha cambiado. Le hará sentir bien regresar y ver que, efectivamente y como su vida, todo sigue igual. Solo espero y deseo equivocarme para que, por lo menos, su única añoranza siga siendo la de los días del chiringuito y no del dinero que tuvo pero que, como el tiempo, no retuvo a tiempo.

Aprender a Invertir
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios