No se trague cuentos chinos, pues la cabra siempre tira al monte

Y el monte es alcista por muchos motivos cuando de renta variable hablamos. Lo es porque la historia lo pide, no me cansaré de decirlo

Foto: Inversores siguen la evolución bursátil en una casa de corretaje en Pekín (China). (EFE)
Inversores siguen la evolución bursátil en una casa de corretaje en Pekín (China). (EFE)

Nos despertábamos ayer muertos de miedo, la bolsa de Shanghái había vuelto a desplomarse. Ya pasó en verano y fue argumento de portada para intentar justificar, explicar e incluso prever. Respecto a esto último, conviene visualizar con un gráfico que, direccionalmente al menos, puede resultar más que contraproducente sacar conclusiones operativas de una supuesta correlación entre las bolsas europeas y la china profunda. A veces mucha y otras, aunque evidentemente compartamos el mar de fondo. Ese largo plazo en el que tan cómodamente operan sólo millonarios y modelos. Puede ver marcado en rojo lo estrepitoso que podría haber resultado abandonar el mercado europeo tanto en 2004 como en 2011/2012 por el hecho de que los chinos lo estaban pasando mal. Por otro lado, y respecto a lo de ayer viernes, una flor no hace jardín.

El mercado está lleno de historias y de cuentos, y también de analistas y cuentistas. Y esto no tiene nada que ver con las previsiones y su cumplimiento, que me importan más bien poco, sino con los argumentos y el respeto que se tiene por el que está al otro lado de la pantalla. En los últimos días me han preguntado directamente si en la ácida crítica de mis últimas tribunas hablaba de Joan Cabrero, el hombre del tiempo en 'elEconomista'. Bien supuesto. Parece que ha sorprendido que no deletree abiertamente, habiendo disparado durante toda mi carrera contra cualquiera que haya usado los gráficos riéndose del colectivo que intenta dignificarlo todos los días, que lo hay, o del espectador que espera algo de éste. 

De la misma forma que el mercado, la cabra tira al monte. Y el monte, para algunos cabreros, está donde diga el amo, que es el auténtico dueño del tesoro como Gollum nos enseñó. Ya he contado en mi blog personal los motivos por los que este "señor" no puede analizar como es debido. Me resisto a pensar que después de tantos años a mi lado pueda ser tan ignorante como para sostener que dos más dos es tres. Y afirmar que el sentimiento inversor es extremo, como así se ha hecho desde esa atalaya, es numérica e incuestionablemente falso.  Los hechos no se discuten, así que vuelvo a mostrar unos gráficos que lo demuestran sin lugar a la duda:

¿Pero esto qué es? Que diría Mauricio Colmenero...

No puede permitirse España seguir adelante con tan poco rigor. Necesitamos políticos de altura, medios de altura, jueces comprometidos con las leyes, empresarios que no se endeuden hasta que la ruleta pete y tenga el ICO que venir a rescatarme. Ya está bien de tomarnos el pelo a todos. Y si en mi antigua casa se me jaleaba cuando reclamaba al experto Expansión más nivel, tendrán ahora que entender que les llame la atención por la talla de su chico. ¿O es que hay que retorcer los argumentos, que veinte sea cuarenta, para que la cabra baje del monte? Es cierto que el mercado no se mueve lo suficiente como para entretener al pueblo en un juego como es el de la tendencia, esencialmente aburrido. Pero para divertirnos ya inventamos el fútbol, la playstation o la petanca. Si montamos un servicio de trading en tendencia, respetemos a los que lo suscriben.  

Lo cierto es que esta semana ha vuelto a quedar claro que la cabra, que no el cabrero, tira al monte. Y el monte es alcista por muchos motivos cuando de renta variable hablamos. Lo es porque la historia lo pide, no me cansaré de postear este chart de más de doscientos años ni de recordar que lo sucedido en 2009 siempre ha precedido a varios lustros de mercado alcista... Vender correcciones es, desde ese momento, algo que debiéramos hacer selectivamente. Muy selectivamente y sólo cuando se acumulen los indicios. Salvo que lo que pretendamos no sea conducir a los fieles por el buen camino sino por el camino de una operativa más agresiva...

Y no, no vale eso de soltar que el sentimiento es extremadamente optimista, que de esto del sentimiento inversor en España saben en realidad cuatro, cuando éste está muy lejos de mostrar tal cosa para cualquiera que sepa hacer un uso de mínimos de este tipo de herramientas. ¡Por favor, que venimos de un pesimismo extremo no visto desde los mínimos de 2011! La historia nos señala que el dinero se hace hacia arriba, y que discutir este hecho demasiado a menudo es de ignorante... O de tener un interés inconfesable. 

Buscar cada corrección sólo puede responder a una completa ignorancia de cómo funciona la mente humana común -es más fácil salir que regresar para casi todo el mundo porque el mercado es un lugar que genera tensión- o a un interés que favorezca una mayor rotación. Y si alguien afirma que dos más dos es tres para justificar algo, o es alguien muy tonto o nos tomas por muy tontos a los demás. Eso sí, con mano izquierda y buenos modos, con mucha vaselina para que no se note, no se nos vaya a enfadar algún lector por contarle una verdad.

El mercado gana altura rumbo al cierre mensual

Yo, que soy muy paquete en esto pese a llevar más de 20 años, veo un mercado que recupera desde zona de sentimiento inversor extremadamente negativo, y que lo hace desde líneas de tendencia en gráficos mensuales sobre las que se han desplegado patrones de tipo doble suelo. Esta semana, además, el mercado revirtió un sensible intento de corrección bajista para plantear líneas de tendencia aceleradas y marcar algunos altos crecientes en referencias como el DAX30, índice que dejó atrás definitivamente la directriz bajista que viene desde los máximos del año. Todo apunta, en general, a un cierre con nuevas velas blancas mensuales que den continuidad a un llamativo mes de octubre que, desde el extremo pesimismo, alumbró un proceso de vuelta al alza que puede acabar resultando el más relevante desde el verano de 2011 desde un punto de vista chartista.

Ponerse a jugar con las correcciones bajistas después de esto es de grandes genios, que los hay aunque yo no me hayo entre ellos, o de reírse del pueblo contando que el sentimiento inversor y el sexo de los ángeles me han llamado por teléfono para advertirme de cómo debo mirar los posos del té durante la próxima semana. Y no se trata de lo que haya pasado estos días, o de lo que pueda pasar en los próximos -esencialmente porque esas son cuestiones especialmente imprevisibles como debieran dejar claro en cada momento los que quieren dedicarse a esto sin convertirlo en un circo- porque acertar o fallar en una y cien ocasiones me da igual dado que este es un camino muy largo. Se trata de deontología, de responsabilidad y de amor propio. Evidentemente, quien afirma que dos más dos es tres para prever una corrección del mercado no tiene ninguna de las tres cosas. Pero eso, muchos de los que no estamos por la juerguita de entretener al inversor para que siga pagando la suscripción, ya lo sabíamos.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios