2018 va a ser una locura bursátil

La corrección que el mercado ha puesto sobre la mesa no viene precedida por tanto de una complacencia completamente extrema en tendencia, quédese con eso

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Golpe a las bolsas. Durísimo. Lógico considerando la subida de volatilidad que se vio junto a la escalada de enero en los precios en Wall Street para que Nasdaq y S&P500 alcanzaran el techo de su canal alcista de medio plazo. Todo, junto a un sentimiento inversor que estaba anunciando una corrección de corto plazo al alcanzar la media de 10 sesiones del ratio put/call niveles no vistos desde 2014; muy próximos a los extremos en tendencia registrados antes de las correcciones de 2010, 2011 y 2015.

La corrección que el mercado ha puesto sobre la mesa no viene precedida por tanto de una complacencia completamente extrema en tendencia, quédese con eso. Tampoco se ha alcanzado a la resistencia creciente delimitada por los altos de 2011 y 2014 que tan claramente muestran el Nasdaq100 y el S&P500. Quédese también con eso. Ambas circunstancias configuran un mercado con cuentas pendientes, tocado en el corto plazo -a semanas vista-, pero con objetivos por alcanzar que, sinceramente, me extrañaría mucho que no se vieran antes de un gran techo o parón relevante que pueda conectarse con los proceso correctivos vividos en 2010/2011 y 2015/2016.

¿Es esto una oportunidad de compra?

A su debido tiempo y atendiendo a lo que espero de Wall Street, me cuesta no verlo así para un 'trading' en tendencia que piensa a meses vista. A su debido tiempo y considerando lo que 2018 debiera depararnos, si el plan que esbocé en febrero de 2018 sigue vigente. Obviamente, para ello tengo que hacer de tripas corazón con las sensaciones que proyecta un mercado europeo mucho más tocado técnicamente y con algunas resistencias históricas frenando a los índices como son la que manifiestan con toda claridad referencias total return como el EuroStoxx50 y el IBEX35 desde el pasado mayo.

La fase correctiva en la que acabamos de entrar será sensible en tiempo o mayor en profundidad; siendo probable lo segundo si el VIX rompe con claridad la zona 17,30 en la que ayer terminó la sesión. Europa, al final el euro/dólar es un problema, es quien tiene las de perder en el proceso. Debiera ser sobre la zona de los 6.000 del S&P500 total return y los 7.500 del Nasdaq100, referencias no alcanzadas, y no antes, cuando se alcance la altura óptima para del dolor en tendencia principal. Incluso el mejor recuento de onda de Elliott que soy capaz de plantearme me sugiere eso. Obviamente y como tantas veces, puedo equivocarme. En ambas cosas.

Un mercado bajista de gran relevancia, que en cualquier caso será menor que los vividos en 2000 y 2008 -sueños húmedos que todo bajista tiene en mente desde hace demasiado tiempo-, hoy por hoy se me antoja poco probable. Y desde luego, bajo las circunstancias técnicas comentadas, no puedo comprarlo sin una figura de vuelta distributiva que es algo que, en Wall Street, simplemente no existe ni va a existir por el momento. De momento, todo lo que tenemos es una lógica y merecida corrección de muy corto plazo que ayer confirmaba un clásico patrón de cabeza y hombros en los índices norteamericanos, muy visible si se le echa un vistazo a los charts intradiarios pero inexistente en el tipo de análisis tendencial que nos interesa a los que ya estamos mayores para cambiar trece veces al año de posición.

Por supuesto, tras esta corrección puede estar el fuerte movimiento alcista de los tipos de interés largos, pero como he escrito en otras ocasiones, la correlación en corto plazo puede ser directa y en el proceso de fondo inversa. Yo apuesto por ello. A la renta variable, de fondo, le viene bien la subida de tipos. Como le viene bien el alza de los precios del crudo.

Bolságora

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios