Wall Street se ha asustado (y eso debiera ser bueno)

La semana ha sido muy positiva técnicamente, aunque no más allá del corto plazo. No cambia nada en lo esencial, pues esas cosas ni siquiera se

Foto: Bolsa de Nueva York. (Reuters)
Bolsa de Nueva York. (Reuters)

La semana ha sido muy positiva técnicamente, aunque no más allá del corto plazo. No cambia nada en lo esencial, pues esas cosas ni siquiera se han visto modificadas con la corrección que las bolsas mantienen desde febrero. En lo que a la etapa bajista que vivimos, la corrección no ha producido daño en la estructura europea. En el caso americano, ni siquiera en el momentum de corto/medio plazo. Hemos llegado hasta niveles de contención perfectamente razonables a uno y otro lado del charco en su momento procesal, así que de hablado de los fuertes soportes que presentan muchos índices a esta altura y vuelvo a mostrarlo en los gráficos que acompañan mi tribuna.

Reaccionar desde los actuales pilares en tendencia, desplegando velas diarias potencialmente alcistas como las planteadas en la parte central de la semana en Wall Street, es sólo un primer paso para los alcistas en tendencia. Pero una figura de vuelta pasa por romper resistencias, y para eso aún habrá que remar mucho tras la fuerte recaída de ayer viernes tras el cierre europeo.

En el gráfico del futuro continuo del EuroStoxx50, ajustado por dividendo y ampliación, el límite ha estado muy claro tras el desplome de febrero: perder los mínimos del mismo o romper los máximos de la recuperación subsiguiente. Ese es el juego. De momento, la tendencia es la tendencia, lo primero se ha alejado. Y eso es positivo en forma y fondo para los toros. En el caso del futuro del Standard & Poor´s 500 el lateral los bajistas tienen de su parte un doble techo en continuidad bajista confirmado, que de momento no consigue penetrar base de canal alcista principal. Pero sin superar los máximos del jueves los alcistas en realidad sólo se mueven como gato panza arriba. No se ha logrado nada importante, esa es la verdad.

Intentado ir por delante de los hechos, algo que también nos está permitido a los analistas técnicos pero de lo que no es aconsejable abusar, para mí lo más importante vuelve a estar fuera de los gráficos que la gente suele utilizar. Como en otros momentos críticos les invito a mirar en el sentimiento inversor… Esto no es febrero de 2016, desde luego, pero ver lecturas por encima de 1,15 en la media de 10 sesiones del ratio put/call, es ver a un mercado entregado a las opciones de venta, cubierto. Acojonado. Hemos llegado a 1,18.

Como puede verse en el siguiente chart, desde 2009 esto ha sucedido en nueve ocasiones antes de ahora. En todas salvo en una, tuvimos una oportunidad de compra en tendencia sin gran sufrimiento adicional de por medio. La única mala experiencia, verano de 2015, es a su vez excepción en la muestra porque, como puede verse, la lectura se produce sin que el mercado haya corregido (así sucedió también en la séptica ocasión en que se superó el 1,15 en el ratio, tras el Brexit). En el resto de ocasiones, tenemos cinco correcciones de precio con el ratio en zona de 1,15 o superior, tuvimos una oportunidad para seguir disfrutando del vigoroso mercado alcista en el que vivimos desde hace años. ¿Será la sexta la vencida? Como analista técnico mi obligación es pensar lo contrario.

Bolságora

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios