Nueva York, emergentes, y otras criaturas del abismo

La semana ha sido positiva para los alcistas allí donde era necesaria una reacción: Wall Street y emergentes se habían quedado al margen de la recuperación

Foto: Imagen del distrito financiero de Nueva York. (R)
Imagen del distrito financiero de Nueva York. (R)

La semana ha sido positiva para los alcistas allí donde era necesaria una reacción: Wall Street y emergentes se habían quedado al margen de la recuperación de Japón y Europa con el dólar como elemento que las mantenía y sigue manteniendo fuera del foco en el corto plazo. No más allá, ojo, desde hace muchísimo tiempo. Nótese que ha sido suficiente un movimiento lateral del dólar para que reboten.

La semana pasada me atrevía a considerar que los soportes estaban aquí para ofrecer apoyo a los alcistas, del mismo modo que lo hice cuando era Europa quien rondaba el abismo. No es tan raro, la verdad, los técnicos lo llamamos tendencia.

Y una de las formas más clásicas de tomarle el pulso a la tendencia de corto/medio plazo es la media simple de 200 sesiones. Es exquisito comprobar como el mercado norteamericano, de forma general, ha rebotado desde el apoyo que ofrece a los precios de cada índice la zona en que se encuentra la llamada M200, para empezar a continuación a romper las primeras resistencias y a plantear las primeras formaciones de vuelta respecto al corto plazo bajista que mantienen la mayoría de sus índices desde febrero. Líneas y suelos de canal de tendencia han colaborado brillantemente en el proceso de consolidación, brindándose como primeros soportes de un modo general.

Así, al borde de ese abismo que tantos han vuelto a dar por abierto ante los ojos de los inversores, los índices norteamericanos empiezan a ganar momento alcista nuevamente. Puede verse con que claridad el Han Seng chino -y los emergentes en general- se asemeja en su consolidación al patrón triangular de índices como el S&P500 o el Dow Jones de Industriales. Una ruptura de la zona 17.000 puntos del Dow Jones de Transportes en su versión total return, de la mano de un Russell2000 TR marcando nuevos altos históricos, dejaría pocas dudas respecto a que la fase correctiva va quedando atrás. Y si eso es así, lo que nos queda es la tendencia alcista de orden superior y que mi querido Javier Molina pague este verano otra cena.

Bolságora

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios