El infierno bursátil, un cielo al ladito de bitcoin

"Tenemos un proceso de mínimos en máximos descendentes que llega ya al gráfico mensual, al tiempo que parece perderse una posible línea de tendencia en proceso de fondo"

Foto: Bitcoin
Bitcoin

Aprendemos a golpes, si tenemos la suerte de hacerlo. Con bitcoin pasa lo que siempre sucede en una actividad, la de la inversión, que es un péndulo entre el miedo y la avaricia sea cual sea el activo. A mayor falta de predictibilidad, y las cosas son esencialmente impredecibles aunque nos hayan contado lo contrario, más volatilidad y rango de precios. Hacer dinero de modo previsible es algo lento y fundamentalmente aburrido. Estoy de acuerdo incluso si utilizas el 'market timing'. A mayores andanzas, más grandes son las locuras. Evidentemente, las criptomonedas tienen un perfil aventurero muy marcado.

Tras la castaña, quizá pueda parecer que la reina de las criptomonedas es ya una gran oportunidad. Puede que sí, sobre todo si se piensa en lo que se obtendrá en 10 o 20 años y se está dispuesto a soportar dolor durante mucho tiempo. Pensar de otro modo revela una falta de perspectiva notable, no haberle echado un vistazo a los pitones de un toro que ha crecido de forma descomunal en el último lustro, y valorar las cosas bajo mi mantra favorito: piensa en lo impensable.

Si atendemos a las dos grandes cribas previas en el proceso de largo plazo, 2011 y 2014, bitcoin podría estar más o menos a medio camino. Si atendemos a la ruptura de soporte horizontal que se ha confirmado en cierre diario y semanal con la definitiva pérdida de los 5.900 dólares, una nueva parte del proceso de ajuste parece haberse confirmado. Y no, un RSI extremado en la zona de 20 en gráfico diario no va a evitarlo como te lo demostrará echar un vistazo al 2014: cesiones superiores al 60%, antes del suelo, tras esas lecturas.

Bitcoin

Sí, claro que es posible que tengamos un rebote, incluso uno muy fuerte aunque me resultaría extraño, pero lo que sin duda tenemos es la confirmación de un proceso de mínimos en máximos descendentes que llega ya al gráfico mensual al tiempo que parece perderse una posible línea de tendencia en proceso de fondo. Conviene señalar también que el RSI, "esperanzador" él, en semanas se encuentra muy lejos de marcar ese nivel de gran sobreventa que tenemos en diario. Dicho de otro modo, sería extraño que estuviese aterrizando, que cualquier rebote no fuese el del gato muerto.

Canalizando la caída, o pensando en términos de recuento de onda de Elliott (5 subondas potenciales desde 2010), la posibilidad de una severa corrección adicional es aún posible dentro de una tendencia alcista de muy largo plazo. Así funciona la interacción de tendencias... Y si no, que se lo pregunten a su primo bitcoin Cash, que durante la semana cayó desde los 420 a los 250 dólares en 15 minutos. Las disputas han vuelto a este 'fork' de bitcoin; que vive una nueva escisión en su comunidad de desarrolladores por la visión Satoshi. Muy apasionante, sí.

Esta semana no le cuento nada de la renta variable porque en realidad no ha pasado casi nada. Con o sin nuevos rebotes, en cualquier caso, la vela de octubre está ahí para iluminar el camino de los que creen que el mercado no es siempre igual de impredecible.

Bolságora

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios