Un apabullante, aunque dispar, rodillo bursátil

Es en estos momentos cuando entiendes que el análisis técnico -salvo si tienes un don, caso del que no puedo hablar- difícilmente puede batir mercado

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Diez años después, y de una forma francamente inesperada, la bolsa nos enseña a los analistas técnicos de un modo, me atrevería a decir que cruel, algo que repito a menudo: es más fácil salir que volver a entrar.

Pocas veces unos gráficos fallaron de forma más estrepitosa, pues esto nada tiene que ver con 2009. El rodillo comprador de entonces se produjo tras un mercado bajista excepcional, y el que viven algunos índices desde enero llega tras la purga de uno excepcionalmente alcista, purga que llevó al mercado hasta sus últimos soportes de medio plazo; soportes que Europa pulverizó de forma casi general con la excepción muy especial del SMI suizo y, en menor medida, del AEX holandés.

Es en estos momentos cuando entiendes que el análisis técnico -salvo si tienes un don, caso del que no puedo hablar- difícilmente puede batir mercado salvo a muy largo plazo, y siempre que esquives decentemente soberanas correcciones en una o dos ocasiones que inevitablemente se producirán durante el proceso. Acéptalo, o no lo utilices, porque no estamos hechos para batir mercado sino para controlar el riesgo monetario (la volatilidad si quieres) de tu cartera. Para hacer el camino más transitable, porque hay juegos mucho más complicados que el solitario.

El proceso de recuperación es una “v” de impresión, y ha conseguido, a las puertas de una confirmación mensual, liquidar del tirón toda la corrección previa. Esta semana algunos índices norteamericanos consiguieron cerrar en zona de máximo histórico en el caso del Dow Jones de Industriales en versión total return, y por encima del mismo en lo que al Nasdaq y al S&P500 TR se refiere. Es cierto, sin embargo, que desentonó la volatilidad. Pero no lo es menos que en términos de sentimiento inversor eso no responde por sí solo a un proceso de techo potencial, ni siquiera, aunque los datos de posiciones cortas en volatilidad nos hablen de un récord histórico.

En Europa, pese al largo camino que tienen aún por delante referencias como el DAX30, el IBEX35 o el FootseiMIB para recuperarse de la corrección del 2018, se han marcados máximos históricos en las versiones total return de índices tan representativos como el AEX holandés, el CAC francés o el Stoxx600 paneuropeo.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios