El mercado se merece este descanso

Esta semana, la renta variable merecía lo mismo tras una violenta recuperación de unas pocas sesiones después de unas semanas de "descanso"

Foto: Wall street. (Reuters)
Wall street. (Reuters)

En mayo, la renta variable se merecía un descanso tras cuatro meses de violenta recuperación desde última zona de soporte estructural. Algunos índices de Wall Street, también varias referencias europeas, reconquistaron sus altos históricos de una forma que a muchos nos dejó boquiabiertos. Sí, una corrección inquietante de gran dimensión es o puede ser un simple descanso en esas circunstancias. ¿Le llamamos mejor “descanso”? Bien, sea…

Esta semana, la renta variable merecía lo mismo tras una violenta recuperación de unas pocas sesiones después de unas semanas de “descanso”. Es así de sencillo. De momento, en el muy corto plazo y a diferencia de lo acontecido en mayo, el mercado simplemente ha propuesto una consolidación; nada que ver con las brutales pautas mensuales de entonces. Eso no quiere decir que no vayamos a ver un ajuste de muy corto plazo, no debería haber sido suficiente.

No me atrevería a descartar, ni mucho menos, que los precios se muevan de nuevo hacia los mínimos de mayo en las próximas semanas. Pero tampoco apostaría en contra de que antes, y después de una corrección de media asta del 'rally' de la primera semana de junio, nos veamos en zona de máximos de un modo más o menos general. Sin superarlos de modo general, al menos por un tiempo…

Al fin y al cabo, y como puede verse, el movimiento de recuperación no cuenta ni con el dólar/yen, ni con los bonos; y nos son pocas las referencias bursátiles que se han quedado bastante atrás: lo del Russell2000, las cíclicas, los bancos y las automovilísticas, es mucha tela... Todas estas referencias no han acompañado realmente al movimiento comprador de junio, pese a haberlo hecho con vehemencia durante el gatillazo de mayo.

De momento nos hemos movido, de modo más o menos general, hasta primeras resistencias a uno y otro lado del charco. Quizá haya quien destaque el comportamiento del DAX30 de esta semana, rompiendo el techo de su bandera correctiva, patrón de continuidad, pero yo quiero mirar más lejos y volver a poner en valor el comportamiento de una bolsa con gran carácter predictivo: el mercado suizo. Sus nuevos altos históricos, rompiendo alto previo, reafirman una voluntad de moverse más allá de una resistencia creciente que viene nada más y nada menos que de 1998. Se dice pronto considerando la fama predictiva que tiene el índice entre los analistas. Como ya maticé la semana pasada, lo de mayo lo veo más consolidativo que bajista.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios