No sé si hemos visto el suelo

Esta semana, tanto el martes como ayer viernes, tuvimos correcciones de precio y fuertes descensos de volatilidad

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Ahora que hemos encontrado soporte y rebotado con cierta fuerza sobre él, ahora que hemos visto algunas circunstancias positivas como las velas envolventes de hace dos semanas o el movimiento bajista de la volatilidad, la pregunta es… ¿Ha sido esto todo?

Y no lo sé. Puedo tener claro que es muy probable que haber comprado en zonas de soporte pueda resultar rentable más allá del corto plazo. De hecho, es muy probable que así sea. Pero eso no quiere decir que los índices no puedan volver a pasar por sus mínimos, o incluso perderlos temporalmente para generar divergencias y no sólo lecturas extremas.

Es algo que puede suceder, que sucede en muchos suelos, aunque quizá es especialmente habitual aunque no específico de grandes mercados bajistas. Y el que podría haber nacido en 2020, porque la posibilidad es real, por doloroso que resulte el batacazo, no es tal cosa por el momento: es un latigazo violento, seco y de brutales consecuencias financieras. Pero no un mercado bajista. Aún no. Como ya he escrito, el S&P500 total return se mantiene sobre su mínimo de 2018 y el Nasdaq100 lo hace incluso sobre su línea de tendencia principal.

Es posible que la fuerte corrección que experimentó la volatilidad esta semana sea un paso en la dirección correcta, si bien es algo que quedó de algún modo pendiente en la reacción alcista de la semana previa; quizá porque la última parte del descenso de los precios se hizo con volatilidad descendente. Hay quien apunta a que atendiendo a lo sucedido en 2008, la única vez que hemos visto el VIX en los 80/90 puntos desde 1987, debiéramos tener divergencias entre precios y volatilidad antes de tener un suelo en formación, y ésta sería una forma de prepararlas: si los precios recaen hacia nuevos mínimos, la retirada temporal de la volatilidad permitiría falta de confirmación por el lado del VIX.

Es un buen argumento, aunque por buscar alguna diferencia entre hoy y aquellos días de fuerte volatilidad de 2008, diré que simplemente no se produjeron fenómenos de descenso de la volatilidad con cesiones en los precios como los que hemos visto esta semana. Ni un solo día. Esta semana, tanto el martes como ayer viernes, tuvimos correcciones de precio y fuertes descensos de volatilidad, para un descenso del 5,2 por ciento para el S&P500 en cierre semanal mientras el VIX se dejaba casi un 20 por ciento. Tanto es así que el VIX ha cerrado por primera vez en muchas jornadas por debajo de los 50 puntos, y sin poder hacer una analogía, el S&P500 está entre un 10 y un 20 por ciento por debajo de los precios que alcanzó en las sesiones de 6, 9 y 10 de marzo, con una volatilidad en estos niveles en rango intradiario.

Por supuesto, seguimos viendo circunstancias que deben considerarse alcistas, como las que se recogen en el siguiente chart: en los últimos 30 años, sólo seis veces se ha visto una señal de compra vía MACD dentro del S&P500 tan masiva como la vivida con el despliegue de pauta envolvente semanal de la que hablaba la semana pasada. Sólo en 2008 se habrían requerido de nuevos mínimos descendentes, aunque en la mayoría de los casos los precios habrían vuelto a la zona de mínimo previo para reestructurar la tendencia. Es cierto que en 2001 vimos algo no tan diferente tras los acontecimientos del 11S, con un rebote posterior de gran envergadura que fue una gran trampa para alcistas.

El pequeño rebote de la encuesta se sentimiento inversor de Investors Intelligence que hemos visto esta semana me invita a considerar muy prematura la idea de que ya hemos visto suelo con alta probabilidad. El diferencial entre alcistas y bajistas debe moverse por encima de cero nuevamente, y para eso vamos a tener que darle continuidad a las velas de las que hablaba la semana pasada. Para empezar a respirar, lamentablemente, vamos a tener que ganar mucha más altura. Y digo respirar, porque volveremos a ver correcciones sensibles sin duda aunque tengamos la suerte de alejarnos de las zonas de peligro con mucha claridad durante los próximos meses. Nos espera un mercado no apto para personas con problemas cardíacos…

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios