Los 10.000 del Nasdaq, ese muro de granito

Me ha sorprendido la violencia, tengo que reconocer que no esperaba tener que enfrentar otra vuelta en “v”

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Parecía ganar el mercado un aliado con la ruptura alcista de los bancos, algo de gasolina de última hora para que el Nasdaq atacase la misma zona de inmensa resistencia que se alcanzó antes de que estallara el covid. Hay que decir que entonces teníamos algunas resistencias más que enfrentar: máximos históricos del DAX30 y del IBEX35 total return, antigua directriz alcista del Stoxx600 total 'return'… Los 10 mil debían alcanzarse, se alcanzaron, y el fallo ha sido estrepitoso.

Me ha sorprendido la violencia, tengo que reconocer que no esperaba tener que enfrentar otra vuelta en “v”. Es cierto que entre semana hemos hablado a nuestros clientes de que algo no iba bien. El ataque a los 10.000 puntos del Nasdaq fue un acto solitario y además con volatilidad creciente en sus tres últimas sesiones de ganancias. Olía a chamusquina, hasta el punto de que sugerimos cerrar la operativa Intel precisamente advirtiendo precisamente del rebote que estaba mostrando el VXN (el VIX del Nasdaq).

Ha sido sorprendente la intensidad de la recaída tras el paso adelante que daban durante la semana pasada los bancos. Incluso pese a que los inversores hayan regresado a niveles de complacencia que son incluso superiores a los de primeros de año, al menos desde el punto de vista de la media de 10 sesiones en el ratio put/call. Estas lecturas me llevaron a plantear en enero la posibilidad de que un virus distinto al de Wuhan atacase a las bolsas.

Por un lado eso no es inevitablemente bajista. Por otro, en enero vimos un repunte del indicador antes de que el mercado se viniera abajo, cosa que hasta ahora no ha sucedido pero que presumiblemente vamos a ver a muy corto plazo.

Con todo lo que se ha conseguido desactivar en la recuperación, que técnicamente ha sido muy impresionante, esperaba un comportamiento menos violento en la recaída... ¿Distribución por una vez en la vida?. Pero en la sesión del jueves el Nasdaq planteaba una isla con su apertura fuertemente bajista y se abría la posibilidad de una nueva “v” en los precios. Es algo que francamente no esperaba y que me extrañaría que cristalice. Los patrones suelen alternarse. Resultaría extraño que el mercado se lo ponga de nuevo tan fácil a los bajistas, dando paso a un limpio movimiento vendedor que imploran todos los que se tiraron al suelo en marzo. Pero es cierto que hemos abierto esa posibilidad que yo había descartado, con una impresionante vuelta semanal que compromete, y mucho, a un mercado que, todos estaremos de acuerdo, ha recuperado de forma completamente prodigiosa.

Las velas semanales, salvo en la tecnología, son tremebundas incluso aunque no consiguieron ser envolventes. El movimiento de vuelta atrás ha sido aún menos anunciado por el mercado que en febrero salvo por la cuestión del repunte de volatilidad que mostraba el Nasdaq en su visita histórica a los 10.000 puntos. Pero no canten vuelta en “v” los osos todavía, queda mucha pelea hasta el cierre mensual. Yo no descartaría un segundo acercamiento al muro de granito mientras la volatilidad no rompa su primera zona de resistencia… ¿O es que esperábamos batirlo todo sin encontrar nuevos oponentes?

CHART

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios