¿Quiere el Nasdaq volverse loco?

Si cerramos el gap semanal dejado el pasado lunes en los 10.342 puntos del Nasdaq100, podríamos tener una primera señal de alerta correctiva más allá del muy corto plazo

Foto: Una pantalla muestra la evolución de un valor bursátil en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Una pantalla muestra la evolución de un valor bursátil en la Bolsa de Madrid. (EFE)

He llamado el muro de granito a la resistencia ascendente que presenta el Nasdaq. Moverse más allá de ella, como el mercado procura, podría mantener al índice en un rally adicional aún muy notable antes de que llegue la corrección. De momento, ahí está, con otro récord en la mano, ayer facilitado por Netflix y Tesla. Lo que no podía valer 1.000$ ya vale 1.500. Sin embargo, no ha sido una semana exactamente feliz para los alcistas más allá del muro…

En Europa hemos visto un quiero y no puedo semanal, salvado a última hora. Los precios, pese a haber abierto con hueco de la mano del calentón de las bolsas chinas y consiguiendo el lunes la superación de los máximos de las últimas semanas en el sector bancario europeo, recayeron. Ayer viernes, sobre el fuerte gap comprador dejado en la semana previa por el Stoxx600 total return para alentar la ruptura de resistencias y líneas de tendencia en corto plazo, el mercado vivió una jornada de ida y vuelta que mantiene a los alcistas al mando pese a todo aunque con menos convicción de que la que esperaba el lunes con la ruptura del movimiento lateral establecido, en la segunda parte de junio, por el sector bancario.

Visto lo visto, cualquier continuidad compradora, planteen lo que plateen los triángulos alcistas rotos al alza en algunos índices y el doble suelo bancario, pasa por la ruptura de la zona 29,5 en la volatilidad del DAX. Cualquier recaída en tendencia, por la clara superación de los 44 puntos.

.
.

En Wall Street las dudas son más claras desde hace semanas. Si dejamos al Nasdaq al margen, ninguno de los grandes índices ha conseguido cerrar el gap bajista desplegado en la segunda semana de junio. El S&P500, que ayer volvió a intentarlo, se quedó con la miel en los labios. En ese sentido, tendremos una señal bajista para el más corto plazo en caso de pérdida de los mínimos marcados en la volátil sesión del jueves: 6.385 puntos del S&P500 total return.

.
.

La semana, sin embargo, fue impresionante una vez más para el Nasdaq. Gap de apertura, y vela blanca de impresión. Tan impresionante como volátil, y ahí se nos revela un mercado que es problemático por el momento más allá de la falta de “compañerismo” que presenta desde junio. Estos días, como antes de la corrección que se llevó un 6 por ciento en tres o cuatro días duros a primeros de junio, el Nasdaq ha seguido ascendiendo con incremento del VXN, el índice análogo al famoso VIX. Un VIX, es cierto, que no está tan declaradamente en las mismas. Como en la primera semana de junio, por cierto. Como sucede con el mercado europeo, una ruptura de resistencias solo será fiable con nuevos mínimos en la volatilidad que deberían empezar por el VIX y sus 25 puntos. Por el lado contrario, los 40 puntos del VXN.

Si cerramos el gap semanal dejado el pasado lunes en los 10.342 puntos del Nasdaq100, podríamos tener una primera señal de alerta correctiva más allá del muy corto plazo, de lo que advertiría la ruptura de los mínimos del jueves en el S&P500. Mientras eso no suceda, el Nasdaq está en un intento de superación de una resistencia ascendente que tiene casi una década de vigencia. Es propio de los mercados eufóricos tener una última subida acelerada y desde luego podríamos estar ante algo así durante los próximos meses si el citado gap no se cierra. En tal caso, técnicamente, la proyección podría estar en las inmediaciones de los 14.000 puntos que es la que nos marcaría la amplitud del canal alcista cuyo techo el Nasdaq100 intenta batir.

.
.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios