También en bolsa, a veces menos es más

Repasamos algunos índices muy relevantes que están atacando resistencias ahora que Wall Street ha corregido por fin hasta sus primeros soportes

Foto: File photo: the nasdaq logo is displayed at the nasdaq market site in new york
File photo: the nasdaq logo is displayed at the nasdaq market site in new york

Del sentimiento inversor hemos hablado. El mercado ha alcanzado esas zonas que se pagan. Puede escalarse más o menos, pero se abre la posibilidad correctiva, bien por descenso sensible como en marzo, bien por proceso lateral. En realidad estamos así desde que el Nasdaq batió los altos previos a la crisis sanitaria. No fue un impedimento para superar la zona inmediatamente superior a los 10 mil puntos, lo que bauticé como muro de granito (ver gráfico inferior), una súper-resistencia de plazo largo. Este acontecimiento proyecta al Nasdaq hacia la zona 13.5000/14.000 puntos como objetivo mínimo teórico. De momento no hemos logrado ese nivel.

Pese al varapalo de las dos últimas semanas, todo lo que tenemos es simplemente correctivo dentro de un alza de orden superior intacta; incluso aunque el Nasdaq y el S&P500 hayan cerrado ligeramente por debajo del mínimo semanal previo, pues en las condiciones en las que todo se produce podría estarse señalando sólo una dolorosa corrección de carácter consolidativo. Una consolidación merecida.

Son dos los grandes argumentos que podemos contraponer a la idea de un techo: la situación global de la renta variable, que por lo general no había acompañado al mercado norteamericano en sus hazañas de agosto, y la fuerte corrección de volatilidad que se viene produciendo desde hace varias sesiones, algo de hecho que ya señalaba la semana pasada. Este fenómeno puede constatarse también en índices de volatilidad como el VDAX germano. Por supuesto, y como también señalaba la semana pasada, ni hemos visto un hueco de escape general en gráfico semanal ni hemos visto movida en divisas o bonos como en marzo.

Gráfica.
Gráfica.

Veamos la cuestión de la situación de la renta variable. Como puede verse en el gráfico superior, el escape alcista de agosto llevó al Dow Jones de Transportes a su máximo histórico en versión total ‘return’. También lo hizo el de Industriales, pero la bolsa de Japón no acompañó. El Nikkei225 está hoy 800 puntos (4% aproximadamente) por encima de donde estaba a primeros de agosto aunque el Nasdaq ha vuelto a esa cota. Y sin la compañía del Transportes, índice masacrado durante la crisis sanitaria y en zona de grandiosa resistencia histórica. Es relevante que éste no haya acompañado al Dow Jones de Industriales en el violento movimiento hacia primer soporte que presentan tanto éste como el Nasdaq y el S&P500. La corrección en cierre de este último no ha rebasado un primer nivel de Fibonacci del último impulso. Es una notable falta de confirmación Dow al intento de los osos de revertir la tendencia.

Puede verse también que cuando el futuro del principal índice norteamericano estaba en la zona de 3.300, a primeros de agosto, el SMI suizo total ‘return’ estaba 1000 puntos por debajo de donde está hoy. Cerca de un 4%. En el caso del DAX30, constataremos que el índice germano se encuentra también claramente por encima del lugar que ocupaba cuando el Nasdaq superó los 11.000. El Nasdaq ha vuelto a ese nivel pero el DAX no ha perdido nada de su aturullado último intento de batir máximos, y se encuentra un 4 por ciento más arriba de donde estaba antes de que por fin cayeran los 11.000 del selectivo tecnológico.

Por tanto, tenemos a algunos índices muy relevantes atacando resistencias ahora que Wall Street ha corregido por fin hasta sus primeros soportes. Un rebote del mercado norteamericano podría bastar para dejar atrás resistencias largamente peleadas y ampliar la base del alza. Mercados alcistas en conjunto suenan mejor. Estaríamos más abajo en el caso norteamericano, pero Wall Street tendría mejor pinta tendencialmente hablando de la que tenía en agosto pese la gesta con la que el S&P500 batía los altos anteriores a la corrección auspiciada por la crisis sanitaria. Menos puede ser más.

Gráfico.
Gráfico.

La cuestión de la volatilidad es aún más llamativa. Menos volatilidad siempre es algo que los alcistas deben agradecer. Y que el Nasdaq presente hoy menos volatilidad que la que tenía en 12.400 tras muchos días de ascender junto al índice, resulta impactante. Por supuesto es técnicamente relevante que el paso atrás se produzca con intento en falso de primeras grandes resistencias en el índice VXN.

Puede verse como la volatilidad estuvo cayendo con fuerza unos días antes de que el índice lograra un mínimo definitivo en marzo. Lo mismo sucedió con el VIX y el S&P500, que hoy también muestran un claro desafío para los bajistas pese a sus recientes conquistas. La volatilidad ha vuelto al nivel que presentaba el S&P500 en su máximo histórico, antes del desplome vivido hace dos jueves. En realidad, por tanto, la volatilidad sólo ha acompañado a los bajistas en la sesión de desplome inicial. Los bajistas han seguido disfrutando pese a ello, es cierto, y pueden seguir haciéndolo, pero no deberían sacar el cava ni vivir con tranquilidad. Menos es más.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios