La prensa económica y el ridículo
  1. Mercados
  2. Bolságora
Carlos Doblado

Bolságora

Por

La prensa económica y el ridículo

La realidad es que el análisis técnico no es la bola de cristal que creen tener entre las manos sus más fervorosos talibanes, pero tampoco es la solución homeopática de la que lo tachan

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Acabé mi etapa académica en una universidad de Reus, saltándome las clases de derecho fiscal para fotocopiar montones de ejemplares de 'Expansión'. Llené las estanterías de mi habitación de informes y papeles que finalmente no sirvieron para nada. Los recopilé con tanta esperanza y emoción que lo recuerdo como si fuera ayer. La ingenuidad intacta.

Mi vida se encuentra a años luz de aquellos días, cuando me acercaba a los gráficos, animado por ese profesor que logra que te enamorases de su asignatura. Antonio Rodríguez. No recuerdo el nombre de ningún otro de todos aquellos que, sin ninguna culpa, intentaron en vano inculcarme algo de conocimiento.

Pero Antonio Rodríguez tampoco sabía bien por dónde iba aquello del análisis técnico. Cosas de la fuente. Entiendo que haya personas formadas y competentes que afirmen que no sirve para nada, que es hora de desenmascararlo. La realidad es que el análisis técnico no es la bola de cristal que creen tener entre las manos sus más fervorosos talibanes, pero tampoco es la solución homeopática de la que lo tachan sus detractores. A estos 'haters' no se les puede culpar demasiado, habida cuenta del trabajo realizado por tantos analistas técnicos.

Foto: ventana-locura-nio Opinión

Buena parte de la prensa económica lleva toda la vida haciendo un uso francamente mejorable de los 'charts'. Leerlos a los unos y a los otros, cuando de análisis técnico se refiere, es querer morir de un infarto. Si algo que simplemente mejora un poco la gestión pasiva en términos de ecuación riesgo/beneficio se hace mal, entonces se convierte en homeopatía.

El pasado fin de semana, se publicaba en el líder de la presa económica española algo tan absurdo como lo siguiente: "El Dax 30 de Fráncfort está marcando nuevos máximos históricos tras subir más de 1.000 puntos, y el EuroStoxx 50, que sube como un cohete, ya está a menos de 1.500 puntos de sus máximos HISTÓRICOS".

¿Y qué hay de malo en ello? Pues todo. En unas pocas líneas, se muestra el completo desconocimiento de los analistas técnicos sobre cómo debe hablar de 'charts'. Y por supuesto, de cómo deben usarse los gráficos. Hace unos años, Planeta me invitó a escribir un libro sobre el tema, que me atreví a publicar solo porque considero que es lamentable cómo lo enfocamos. Me daba bastante vergüenza hablar de algo tan manido, así que acepté solo para introducir una problemática que todas las cabeceras económicas parecen desconocer.

En unas pocas líneas, se muestra el completo desconocimiento de los analistas técnicos sobre cómo debe hablar de 'charts'

Lo primero tiene que ver con las escalas de los gráficos. El texto nos habla de que el EuroStoxx 50 está a 1.500 puntos de su máximo histórico. ¿Y eso qué significa? ¿Es mucho? ¿Es poco? Porque subir 1.500 puntos si estás a 100.000 no es nada y si estás en 5.000 es un mundo. Esto refleja el problema de cognición de los técnicos, capaces de usar escalas aritméticas. Dicho en cristiano: conceden la misma importancia gráfica a un movimiento de 1 dólar cuando cotizas a 10 dólares que cuando cotizas a 2.000. Ponga el número que quiera. Este absurdo matemático pasa cientos de miles de veces al día aunque se pueda corregir, para siempre, con un par de clics.

Esto, siendo grave, lo es menos que hablar en los mismos términos del Dax alemán y del EuroStoxx 50. El primero es un índice 'total return', un índice que ajusta entre otras cosas el dividendo, reinvirtiéndolo en el mismo. El segundo, como la mayoría de índices, no lo hace. Y claro, te parece que al EuroStoxx 50 le queda mucha marcha porque está a 1.500 puntos de sus máximos y tirando como un loco. Obviamente, el EuroStoxx 50 'total return' también existe y, como puede verse en el gráfico inferior, está muy por encima de sus máximos históricos. Pero algunos analistas técnicos parecen no saberlo.

placeholder  Vea aquí el gráfico completo.
Vea aquí el gráfico completo.

¿Cómo vas a relacionar dónde están una moto GP y una moto de GP3 aunque hayan salido al tiempo? ¿Cómo vas a relacionar un EuroStoxx50 ('price return'), o un Ibex35 ('price return'), con un Dax 30 ('total return')? ¿Cómo vas a hacerlo hablando de un máximo histórico que se marcó hace 20 años con la de dividendos que se han pagado y, eventualmente, reinvertido en el índice? La foto que se obtiene por uno y otro camino nos sitúa ante dos mundos completamente diferentes. Evidentemente, si quieres mostrar algo coherente no puedes hablar en base diez en una parte de un texto y en base dos en la segunda. De hecho, los índices que no ajustan dividendos no son comparables entre sí porque unos pagan más y otros menos.

Si los datos no se normalizan, no se pueden comparar. Lo sabe cualquiera que tenga un conocimiento mínimo de uso de datos. De otro modo, te puede parecer a ti que el Dax 30 lo hace muy bien y que el EuroStoxx 50 deja mucho que desear como inversión. Y del Ibex 35, por supuesto, no quieres ni hablar porque te dan ganas de llorar. Obviamente, puedes normalizar los datos para que sean comparables.

Realidad hay solo una, y no nos mantenemos a la misma distancia de esta si usamos un acercamiento 'total return' o un acercamiento 'price return'. La realidad, por definición, nos está vedada. Tal vez nunca poseamos las herramientas necesarias para conocerla completamente, pero situarnos a mayor o menor distancia de la misma es algo que depende solo de nosotros y de las herramientas que utilizamos. Mientras los físicos se dedican a buscar refutaciones del modelo estándar porque saben que hay cosas que se escapan al mismo, una pléyade de analistas técnicos sigue utilizando los mismos gráficos que usaba Charles Dow, ignorando en su inmensa mayoría a lo que se dedican, que no es el estudio de los precios sino el de la acción del mercado.

Una pléyade de analistas técnicos sigue utilizando los mismos gráficos que usaba Charles Dow, ignorando a lo que se dedican

No, queridos amigos, el EuroStoxx50 no está a 1.500 puntos de su máximo histórico. No, al menos, si hablas de un índice que puedas manejar al mismo nivel que el Dax 30. Y el del Dax 30, siendo 'total return', es entre ambos un mejor nivel para acercarse a la acción del mercado atendiendo a las herramientas de que dispone el analista técnico común. Que un analista se permita durante décadas semejante desprecio a la inteligencia, como pasa en el decano de la prensa económica española, es ridículo.

PD: el libro que escribí se llama 'Fundamentos del análisis técnico'. Si lo adquiere en algún momento, no espere una línea recta al dinero. Es solo un lugar de acceso, un primer paso, para establecer un sistema de protección del capital que ayude hacer rentable su dinero a largo plazo protegiendo en la medida de lo posible el capital. Pero es el paso necesario para no perderse por el camino del análisis técnico durante años, para evitar el laberinto en que acaba convirtiéndose si lo enfocas tan lejos de la realidad. El beneficio del libro se dona a Fundela, la fundación creada Carlos Matallanas para combatir a la ELA, esa terrible enfermedad que tan valientemente combatió hasta el final de sus días. La muerte no es el final, su ejemplo sigue presente.

Eurostoxx 50 Dax Prensa Homeopatía Carlos Matallanas