¿En agosto? Continuidad y criptos…
  1. Mercados
  2. Bolságora
Carlos Doblado

Bolságora

Por

¿En agosto? Continuidad y criptos…

Seguimos teniendo un sentimiento inversor absolutamente desmadrado en Wall Street. Desde octubre del pasado año

placeholder Foto: Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Cierra julio con una sensación de continuidad poco cuestionable en las bolsas. Incluso en China, la parte que más extrañamente se está comportando este año. No en vano, venía cayendo y se ha reafirmado en su camino bajista al reventar niveles de soporte que, personalmente, no esperaba que se perdieran en este momento del proceso global de mercado. Una corrección superior al 20% en una de las partes más fuertes de la bolsa en tendencia de fondo y con Wall Street subiendo a velocidad de crucero en 2021.

Para un técnico, el de China es uno de esos expedientes X que suelen resolverse del lado de Wall Street, un expediente que empieza a correr el riesgo de extenderse a todos los emergentes y que en esta ocasión podría ser diferente: no olviden la súper resistencia del S&P500 de la que vengo hablándoles de vez en cuando desde hace meses.

Tómese nota en cualquier caso de cómo se las gasta el animal. En el gran mercado alcista que mantiene Wall Street desde 2009, ya se han visto varios zarpazos de ese tipo en las bolsas norteamericanas, y sin tener que tomar como ejemplo de lo sucedido en marzo de 2020. Y volverán a verse, intuyo que no tardando demasiado, pero parece que el mercado neoyorquino, tan técnico él, no va a defraudar y conseguirá alcanzar la súper resistencia ascendente que el chart 'total return' del Standard & Poor´s 500 tiene hoy un 4,5% más arriba. Subiendo un 1% cada mes que pasa. Si lográsemos estirar el chicle hasta diciembre, conseguiríamos la psicológica cifra de los 10.000 puntos.

placeholder [Pinche para ver la imagen completa]
[Pinche para ver la imagen completa]

Seguimos teniendo un sentimiento inversor absolutamente desmadrado en Wall Street. Desde octubre del pasado año. Podemos ver como este, pese a las ganancias del índice, el VIX ha ascendido claramente aunque haya quedado lejísimos de los altos marcados en los momentos de tensión de julio, esos momentos que esconden las velas mensuales y en los que más de uno se ha hecho barro en tiempo real, porque esto es mucho más difícil de gestionar cuando no se hace desde el retrovisor. Y ese proceso de volatilidad ascendente, de hecho y atendiendo al gráfico de largo plazo, podemos ver que vendría desde 2018. Es algo que sucedió también, durante varios años, en la segunda y última parte del dorado mercado alcista de los ´90.

En Europa la suerte mensual fue por barrios. Hubo plazas que ganaron altura con gran claridad, lo que explica los nuevos récords del Stoxx600 'total return'. Otras, con fuerte peso bancario, patinaron moderadamente gracias a que los bancos acabaron aferrándose hace dos semanas a su primer gran soporte en tendencia de corto/medio plazo. Esta es un deporte en el que (se) juegan millones contra millones, y al final siempre gana Wall Street. Agosto se presenta, por tanto, como un mes que de entrada no debiera ser hostil a los alcistas en el mercado de renta variable. Al menos mientras se mantengan los 14.200 del Nasdaq Composite.

placeholder [Pinche para ver la imagen completa]
[Pinche para ver la imagen completa]

Como no debiera serlo para los criptoactivos si algo de lo que he hablado en varias ocasiones en las últimas semanas, con mi plataforma Atani en mano, acaba de madurar y concretarse. El bitcoin, de hecho, y tras sonar la campana en Nueva York, vivió un rally adicional que lo pone en la senda de reventar la banda de resistencias clave en proceso de fondo, situada entre 41.300 y 43.000 puntos; una zona que, de ser batida, refrendaría la hipótesis de trabajo de las ideas de inversión que he planteado para el rey de las monedas digitales, tanto la que mantengo desde los 10.000 aceptando una lógica corrección en proceso de fondo, como la que he planteado últimamente, algo que revisaba precisamente esta semana.

Estos activos serían hoy los favoritos de Gordon Gekko, nunca duermen, así que ojo a Ethereum este fin de semana porque batir la zona 2.400 equivale a lo logrado con el bItcoin por encima de los 36.000 dólares: confirmar una señora figura de vuelta, circunstancia que se podría ir produciendo en muchos tokens (Ripple, Cardano, Uniswap, Litecoin, Solana, Stellar, Vechain, Filecoin y un largo etcétera entre los que, por supuesto, está el mismísimo Dogecoin) para cerrar definitivamente la gran corrección de mayo, un ajuste en tendencia principal que los habría llevado de modo general hasta zonas que, de entrada, no dejan de ser los primeros soportes en el proceso de fondo para muchos de estos activos digitales… Debiera ver los gráficos de esos y otros muchos criptos con esa maravilla española que es Atani si esta clase de inversión va formando o considera que va a formar parte de su vida próximamente. Descargarse la plataforma es gratis, así que los gráficos al menos debiera conocerlos.

Todo puede fallar, como ha fallado la reconstrucción del CSI300 chino que destaqué con la superación de los 5.200 puntos, pero si este caso no falla van a quedarse con cara de panolis, por un tiempo al menos y nuevamente, los que abominan del mundo cripto. Nos leemos de nuevo la primera semana de septiembre, sean buenos.

Análisis técnico